-Bienvenido a la Fraternidad-
 
ÍndicePortalCalendarioFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» naruto: the frozen ones -[13+]
Lun Abr 18, 2016 2:07 pm por r4pt0r12

» Las Legiones: Heroes del las Dimensiones /// Capitulo 3 - ???
Dom Mar 08, 2015 12:03 am por All

» El Nuevo Inicio
Jue Mayo 01, 2014 2:13 pm por Juri Di Lammermoor

» Bryan Fury (Tekken 5) VS Wesker (RE5)
Vie Jul 12, 2013 6:14 pm por pumaangel

» Noche de Soledad version 2.
Lun Oct 22, 2012 7:17 pm por Raziel_Saehara

» Fairy Tail (Manga)
Vie Oct 19, 2012 9:27 am por Gabe_Logan

» Las aberraciones del Cuestionador
Dom Sep 09, 2012 10:26 pm por Talgoose

» Con el permiso de mi Sexfriend :D
Sáb Sep 08, 2012 10:09 am por Alejandro

» [Pokemon] la leyenda de las alas de la estrella [12/??]
Miér Jul 11, 2012 7:56 pm por Talgoose

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 [+18][OneShot] Digimon: Perfect Present

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
solrahak

avatar

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 17/08/2011

MensajeTema: [+18][OneShot] Digimon: Perfect Present   Miér Ago 17, 2011 1:40 am

«La inmortalidad es el peor castigo que el infierno mismo»

Alguna vez se han preguntado: ¿El Mundo Digital, de Digimon, existe? Esa
pregunta corría en mí desde que conocí la franquicia, hasta que llegó el día de
vivir mi propia historia digital.
Mi historia comienza un día antes de navidad, de hace seis años.
Yo me encontraba con mis parientes en casa de mi abuelo disfrutando las
vacaciones de invierno; las primeras que pasaríamos sin mi abuela, que murió un
año antes.
En ese año, me llevaba pegado solo en la computadora todo el día. No me
importaba el mundo de afuera, solo aquel que tenía frente a mis ojos; un mundo
donde yo pudiera estar libre, un donde no existiera el final.
La serie de Digimon se trasmitía por televisión por cable todo los días, era lo
único que yo prestaba atención, al menos en la «caja estúpida». En mis
fantasías infantiles, deseaba poder huir a un mundo como ese: El Mundo Digital,
junto a los Digimon.

24 de diciembre, 2004.
Hermosillo, Sonora, México.

Mi prima Celeste me invitó a ir a las compras de última hora para esa noche. Yo
acepté con gusto, aunque solo era una escusa de no hacer otros preparativos en
la casa.
Ambos fuimos a Plaza Sendero, un centro comercial que acaba de ser inaugurado
ese mismo año. Allí, compraríamos lo que son los obsequios que hacían falta; es
decir, los de mi abuelo, mi madre, tía (madre de Celeste) y José –único
pariente que siempre está al pendiente de mi abuelo cuando no estamos con él.
Las tiendas eran impresionantes, ya que nunca había visto tantas en un solo
sitio, al menos en mi ciudad. Se podía encontrar desde restaurante, boutique,
supermercados y hasta un cine dentro de la misma plaza. Llegamos a entrar a
todas las tiendas departamentales y supermercardos de aquel lugar, solo para
poder encontrar el último presente que nos hacía falta: el de mi abuelo.

—Nunca encontraremos el obsequio perfecto. —se quejaba mi prima. Era obvio, ya
estaba agotada de tanto caminar.
—Demos una última vuelta, y vamos a comer— le dije

Ella reprochó, ya que quería irse a casa. Pero no podíamos regresar sin el
regalo perfecto.
Seguimos en la última caminata en aquella lujosa plaza.
Yo había dormido tarde en la noche anterior, y mi visión estaba en el estado
perfecto para mostrarme algunas imágenes, que algunos expertos llamarían:
Microsueños. Y así fue. Cuando Celeste y yo íbamos caminando en el pasillo
principal de Sendero, creí haber visto a un ser antropomórfico de aspecto
femenino, con una vestimenta púrpura de tres piezas como traje de baño con
listones que llegan desde la cintura hasta las partes media de sus muslos,
mismos que están siendo cubiertos por la parte superior de las botas –en los
tobillos lleva unas alas pequeñas-; otro par de alas blancas de mariposa
detallaban su espalda; además, unos grandes guantes era lo que llevaba en sus
manos con otro par blanco de alas de insecto con una gema carmesí en el centro
de la muñeca, mientras que unos lentes cubre por completo su rostro siendo
detallado con aquellos largos copetes de color púrpura cayendo en su bella
cara.
Inmediatamente supe que se trataba de Fairymon. ¡Un Digimon!

¡Un Digimon! ¡Pero es imposible, no existen! Creo que debí acostarme
temprano. Pensé, ya que mis ojos estaban jugando conmigo.

Sin embargo, Aquella imagen aun seguía, y esta me indicaba que la siguiera.
Después de ver esto, pensé que era una chica que estaba disfrazada de un
digimon para un concurso que se realizaría allí mismo. Pero después recordé que
no había tal evento.
Le pregunté a Celeste que sí ella podía ver lo que mis ojos, y me contestó que
yo estaba loco y que no había nada allí; solo estaba una tienda cerrada y
sellada con una cortina negra, indicando que aun no rentan ese puesto.
La imagen desapreció cuando había volteado a ver a mi prima. Pese a eso, seguía
cuestionando si aquello era real o una ilusión causada por mi desvelo y
cansancio. Después le tome poca importancia y me dediqué a buscar «aquel»
regalo perfecto para el patriarca de la familia.
Con ello, se consumió cuatro horas más de las primeras dos que llegamos a la
tienda. Por la fecha, aun permanecía abierta y llena de gente en asuntos
similares a los nuestros.
Resignados, decidimos regresar a casa. Fue un total fracaso aquella búsqueda.

— ¿Y ahora qué haremos? Tenía pensado regalarle algo bonito a mi tata.
—Lo sé. —Le contesté
—Pero no pudimos encontrarlo… Nunca pensé que el regalarle algo fuese tan
difícil. ¿Fran, Alguna idea de donde podemos llegar en el camino? —Su pregunta
solo me está estresando más. Ya estaba cansado de buscar y buscar, y solo
quería llegar a casa y recostarme para estar listo para la noche. Pero ella
insistía, por lo que me vi obligado a contestarle. Sin embargo, callé al último
segundo debido a un estrépito.

La gente corría despavorida, los niños caían al suelo y eran olvidados por sus
padres. Otros simplemente chocaban entre sí en el intento de escapar de
cualquier amenaza.
Mi instinto me obligó a voltear a donde Celeste estaba, tomé su mano
fuertemente y la jalé hacia mí para poder correr juntos –sin importa que las
bolsas cayeran-. Pero ella no respondía, sus ojos parecían vacíos; el color de
su piel era opaco, a diferencia de cómo la tenía hace unos instantes.
Me asusté. Pensaba que algo terrible le había pasado a mi pariente. No
soportaba la idea de perder a otro familiar en menos de dos años.
Sin embargo, aquel estruendo me carcomía la curiosidad; si corría a buscar
aquello, Celeste estaría en problemas; pero si corría para salvar a mi prima,
la curiosidad me mataría, figurativamente.
Decidí poner a salvo a mi pariente. Rápidamente, tomé a mi prima con mis brazos
para correr fuera de peligro hacía el exterior del centro comercial. Gracias a
la suerte, la salida estaba enfrente de nosotros, y por ende, la gente se
amontonaba en la dimensión del umbral.
Fue allí cuando me aterré, puesto que la única salida estaba sellada por
personas atoradas en ella.
Otro estrépito invadió el mall; esta vez el interior fue cubierto por escombros
y polvo que eran disparados por el pasillo derecho, provinente de la plaza de
la comida, al sur del centro. Un sismo, posterior al estruendo, me tumbó al
suelo; traté de caer de espaldas para que Celeste cayera por encima de mí –así
no se lastimaría ella.
Mis oídos zumbaban. No podía oír nada más que aquel chillido, aunque viera
gritar a la gente u objetos impactar el suelo o paredes. El impacto de la caída
me había aturdido, a tal grado que perdí la orientación.
Me compuse al minuto, solo para tomar en brazos –de nueva cuenta –a mi pariente
para ponernos a salvo. Mi carrera era ágil y rápida; no podía decir lo mismo
del resto de la gente.
El pasillo de la izquierda estaba libre, corrí hasta llegar a una zona
grandísima donde se encontraba la entrada del cine; ahí fue donde me percaté
que una de las tiendas departamentales tenía salida: las ventanas de
exhibición.
No lo pensé dos veces: corrí hacia aquella salida provisional. Pero como era de
esperarse, un tercer impacto se hace presente.
Un rugido profundo y penetrante, como si una bestia estuviese dentro de mi
mente y éste gritara en mi interior, se escuchó en aquel lobby.
Un monstruo de dimensiones extremas, que bien supera a un Diplodocus si éste
estuviese a su lado, aparece; su color es púrpura, cuadrúpedo, con diez alas
endemoniadas y carcomidas en su espalda con un circulo –como si fuese un sello
mágico –de diferentes colores en cada una; piernas gruesas y musculosas, brazos
largos y delgados con una esfera negra entre sus garras; y su cara está
cubierta por una máscara dorada. Era increíble, y a la vez atemorizante.
Mi corazón palpitaba el triple de lo normal; además, despedía sudor frío y mis
piernas temblaban sin control al igual que mi quijada.
Sin duda, era el abominable Lucemon en su modo bestia, quién rugía ferozmente.
Un segundo rugido escapa de aquellas fauces babeantes y sanguinolentas de aquel
ser. Cuando suelta aquel estrépito, todo lo que me rodea –piso, techo, paredes,
lo que sea –cambiaba a una dimensión cuadricula con el fondo negro y líneas
verdosas; al termino de su gutural grito, todo volvía a como debe ser.
La figura de aquella bestia era trasparente; es como si estuviera allí, pero a
la vez no lo está. Ésta voltea a mí. Yo aun estoy en aquel estado de
petrificación.

Voy a morir. Pensaba. ¡Morir! Grité mentalmente, mientras cerraba
mis ojos con gran presión, tanta que tenía el ceño fruncido y provocaba arrugas
en mi frente y a los lados de mis parpados.

Cuando Lucemon decide devorarme, un hombre aparece y patea el rostro de aquella
inmensa bestia diabólica. Aquella persona tenia puesta una armadura plateada
con detalles en carmesí, una gran lanza y un majestuoso escudo.
Abrí mis ojos, solo para observar aquel caballero de la realeza luchar contra
aquel demonio.
La batalla era titánica.
Nunca pensé que Dukemon fuese tan poderoso como para mantener una pelea contra
el señor demonio de la soberbia en su modo bestia.

—Fran… —se escuchó la voz de Celeste. Inmediatamente después, voltee hacia ella
para abrazarla y protegerla ante aquello que éramos testigos. — ¿Qué está
pasando? —me preguntó. No supe que responder, ya que aquello no podía ser real;
lo más probable es que sea un ataque terrorista y que mi mente estaba jugando
conmigo. Pero ella dijo lo que no esperaba: —Valeroso caballero.

Eso me confirmaba que estaba viendo a Dukemon luchar.
No estaba loco. Tenía una batalla de dos digimon enfrente de mí.
Un tercer grito de la bestia se escucha; está vez las imágenes del centro
comercial se quiebra como vidrios reventados y deja a cambio aquel mundo
cuadriculo que se observaba con anterioridad. Poco a poco, aquella dimensión
dio otro cambio a un mundo donde yacían aquellos seres.
Ahora me encontraba tirado en tierra seca y dura, con mi prima en brazos. El
cielo era oscuro y solo brillaba una esfera azulada con ciertos destellos de
luz en partes predefinidas. A mí alrededor se veían montañas y el océano hasta
no poder más.
Un trueno me libera de aquella hipnosis que me provocaba la curiosidad. El rayo
negro atravesó todo el cielo hasta llegar al punto donde se encontraban aquella
bestia y aquel «valeroso caballero».

— ¡Fran, hay más caballero!

Voltee a donde ella me indicaba.
Quedé anonadado; allí estaban otros cuatro: uno era de tres metros de alto, con
una cabeza de una especie de dinosaurio como su brazo izquierdo y una de lobo
en el derecho. Otro era un ser mediano de color azul con una brillante armadura
dorada. El tercero era un caballero delgado y de armadura rosada con listones
metálicos en amarrillo que lo detallaban aun más. Y el cuarto era un caballero
de oscura armadura, su escudo era pequeño pero fuerte y su espada grandísima.
Se trataban de Omegamon, Magnamon, Lord Knightmon y Craniunmon. En total, eran
cinco Caballeros de la Realeza –incluyendo a Dukemon –en aquella pelea contra
el demonio.

Si ellos son los que yo creo… ¡Entonces estamos en el…! Mi pensamiento se vio continuado con
mi propia voz:

— ¡… el Mundo Digital! —Terminé exclamando.

El cuarteto de caballeros estaban en posición de puntos cardinales: Omegamon al
sur, Craniunmon al norte, Lord Knightmon al este, y por ultimo Magnamon, que se
encontraba en el restante. Pareciera que sus brazos –éstos extendidos hacia
enfrente –acumulaban energía del mismo espacio, solo con el fin de mantener
abierto un portal que tenían a sus pies.
Inmediatamente lo entendí: trataban de encerrar a esa bestia en aquel orificio.
Pero si su objetivo era ese, y tratándose de Lucemon, eso significa que lo
liberaron por alguna razón, misma que no llegó ha culminarse gracias a los
Caballero de la Realeza.
El poder de aquel demonio es tan grande, que ni yo y ni Celeste podemos
ponernos de pie; la presión generada por su presencia nos mantenía pegados al
suelo. No obstante, lo único que podíamos hacer era observar aquella pelea.
Dukemon esquiva aquellos relámpagos oscuros con una gran agilidad, mientras que
apuntaba su lanza hacia la espalda de la bestia; con esa posición, el caballero
embiste al demonio impactándose en su lomo.
Sin embargo, no lo podía tocar. Aquellos círculos de luces eran enfocados en
dirección a él, mientras que el ser antropomórfico se percata de aquel ataque y
salta lejos de su oponente.
Desde donde yo me encontraba, podía ver que aquel caballero movía su cabeza
como si hiciese expresiones orales: estaba hablándole a uno de sus compañero,
si bien, a todos a la vez. Estos mismos le contestaban al plateado.
Parecía que él pedía ayuda para vencer o encerrar al señor de la soberbia, pero
sus camaradas de rehusaban a dejar sus puestos.
Si están allí manteniendo aquel portal abierto, entonces Dukemon no podrá
tener apoyo en la batalla.

Era estresante. El caballero plateado no sabía que hacer.
Cuando Lucemon intentaba huir, Dukemon lo alcanzaba y, sujetando su cola por
aquella garra que tenía al final, jalaba al monstruo y lo soltaba para que
impactase el suelo. Cada vez que eso sucedía, un sismo se sentía.

—Fran, ¿qué haremos? No podemos quedarnos aquí. Para peor de los casos, este
monstruo ya nos ha visto.

Ella tenía razón. En la tienda, Lucemon nos observó detenidamente y se nos
abalanzó para tragarnos enteros.

—No te preocupes, aquellos guerreros pueden con él. —Le dije, con el fin de que
pudiera tranquilizarla, tan siquiera un poco.

Al igual que Celeste, yo también estaba abrumado y desesperado. No sabía que
hacer. En el servicio militar que tuve en ese año, no nos dijeron que hacer en
caso de un ataque de monstruos… Era obvio, puesto que no existen.
Una explosión se hace presente en aquel lugar. La onda expansiva nos levanto de
los suelos para volver a tirarnos a él. Esta vez no pude amortiguar la caída de
mi pariente, y queda lastimada; de igual manera, yo también quedo herido: me
fracturé el radio del brazo derecho. El dolor era pulsante y acongojador,
además de que me provocaba ansiedad.
Con esa herida, y sumando la caída, solté un grito desgarrador –que si bien, se
pudo haber escuchado a centenares de metros-. Fue allí cuando los caballeros se
percataron de nuestra presencia; era normal que la ignoraran, somos demasiados
débiles como para que ellos puedan sentirnos.
Todos respingan al ver que somos un par de humanos en el Mundo Digital.
Lucemon vuela hacia nosotros con una velocidad indescriptible, a pesar de su
tamaño.
Dukemon trata de alcanzarlo, además de haber soltado una maldición por haberlo
perdido de vista.
Nos estremecimos al ver que aquella bestia endemoniada se dirigía hacia
nosotros. Todo por mi culpa.

Moriremos. Pensaba en esos
instantes. ¡Moriremos! Exclamaba en mi interior, mientras me
levantaba para correr en dirección opuesta al demonio, junto a mi prima.

El rugido de aquel ser era tan grave, que su tonalidad la sentí en mis
pulmones. Parecía que con aquel ruido, él dijera que nos atraparía.
En ese instante, pude escuchar la voz del caballero elegante:

— ¡No podré alcanzarlo, maldición!

Corríamos a todo lo que nuestros cuerpos nos permitían. Pero no era suficiente;
para empeorar las cosas, mi prima tropieza con una roca desnivelada y medio
enterrada. Pensar en dejarla y salvar mi propia vida, era algo estúpido y
egoísta como para hacerlo. Es mi familia, mi sangre. No podía dejarla. Si ella
debía morir allí, yo moriría con ella. Con ese pensamiento, el valor salió de
mi corazón y frené mi carrera para quedar a lado de Celeste. Me agaché y tomé a
mi prima de sus hombros, quedando en un abrazo que, tal vez, sería el último.

— ¡Fran!
—No te dejaré sola. ¡Nunca! —Le juré. Era lo único que podía hacer en ese último
momento.

Estábamos perdidos. Moriremos en ese instante.
Sin embargo, a unos cuantos cientos de metros, Lucemon es impactado por
incalculables relámpagos blancos. Estos rayos provenían de unas nubes blancas
que estaban amontonadas encima de nosotros.
Dukemon queda impactado al ver el tremendo poder que, aunque pareciera
imposible, paralizó al demonio por unos instantes.

—Lucemon. No solo has escapado del Dark Area —decía una voz gruesa y profunda,
como si un tenor estuviese hablando—, sino que también has osado ha matar a
estos inocentes humanos.
»Eres un ser abominable. No haz cambiado en absoluto. —suspiro aquel nuevo
caballero de armadura rojiazul.

Él se encontraba justamente por detrás de nosotros.
Nunca me percaté de su llegada; ni siquiera hizo el más mínimo ruido.

—No dejaremos qué cumplas tu venganza hacia aquellos hermanos de los que
murieron por encerrarte en esa prisión.
» Yo, Susanomon, heredero de los poderes de los Antiguos Diez Guerreros y
descendiente de ellos, te encerraré por siempre en el Dark Area; como el peor
castigo, incluso más abominable que la muerte misma, la inmortalidad en el
encierro eterno en la zona de la oscuridad. —Junta sus brazos alargándolos a
toda su envergadura y apuntándolos hacia aquel ser, para así lanzar una especie
de energía blanquizca de entre aquellas cabezas que tenía en sus antebrazos
–similares a los brazos de Omegamon-, y con ellos embestir a Lucemon.

El demonio es lanzado hacia la distancia que él había recorrido.
Dukemon aprovechó aquella situación para usar uno de sus ataques que consistía
en lanzar un rayo de energía carmesí desde su escucho en dirección al monstruo
para debilitarlo.
Susanomon corre ágilmente por toda la zona, a velocidad cegadora, e impacta su
pierna derecha en el costado de la bestia quebrándole las alas que tenía cerca
de la zona impactada, incluyendo también aquellas costillas.
El resto de los caballeros de la realeza se sentían aliviados al ver que ya
tenían el apoyo suficiente para controlar la bestia. Con ellos, pudieron concentrar
su atención al portal que tenían en el centro; éste mismo aumentó de tamaño
hasta llegar a la envergadura de aquella bestia.
Lucemon rugía de frustración; aunque en aquella forma él no tenía control o
razonamiento, si podía sentir aquellos sentimientos negativos que cada ser
tiene en su interior.
Ambos caballero seguían en el aire golpeando a su rival con técnicas propias:
Dukemon con estocadas con su lanza y habilidades con la misma, y Susanomon con
ataques de cuerpo a cuerpo.
Mi dolor había quedado atrás al estar observando aquella titánica pelea entre
aquellos seres. Mientras que Celeste tenía oculta su cara en mi pecho, aun
llorando por el miedo que nos provocó nuestra casi muerte.
El cuarteto gritó al unísono indicando que ya tenían listo aquel portal.
Dukemon avisó a su compañero de aquella señal. Él asintió, en respuesta de su
mensaje.
Ambos volaron hacia el enemigo, mientras que éste les arrojaba relámpagos
oscuros, pero eran esquivados por las grandes habilidades de ovación; ambos se
movían en direcciones opuestas siguiendo una misma rotación imitando a un par
de electrones con un centro invisible entre ellos –como si de un átomo se
tratase.
El par, utilizando sus ataques a larga distancia, y situándose por encima del
monstruo infernal, impactan el lomo del mismo para empujarlo a las
profundidades de aquel abismo eterno. Sus rugidos, que eran cada vez más
chillante, me provocaba lastima hacia aquel ser, independientemente que intentó
matarme. Él soportaba aquella presión generada por los impactos, pero los
guerreros no tenían la opción de fallas, por lo que utilizaron todo lo que
ellos tenían en sí para mandar un golpe aun más fuerte que el anterior; así,
con ello, introducen a Lucemon en el Dark Area, donde debe permanecer por la
eternidad.
Tras ser devorado por el abismo, Lucemon deja de ser una amenaza, y aquel
portal se cierra dejando a en su lugar un sello naranja –en forma de circulo
con una especie de tridente en el centro –indicando ser una de las tumbas del
pecado.
El descendiente de los antiguos guerreros voltea a verme, después desaparece y
reaparece a unos cuentos cientos de metros de donde yo y mi prima nos
encontrábamos. Su velocidad era impactante, aun después de haber usado tanto
poder, permanecía con aquellas energías. Aquel ser fue cubierto de una luz
blanquizca, inmediatamente después de haber tocado tierra; aquella misma luz
fue separada en diez esferas caloríficas, y cada una de estas fue tomando forma
propia: la del centro tomó la de aquella ilusión que había visto en el centro
comercial. Ésta murmura algo, que al oírla, me quedé anonadado.
Tras terminar aquel murmuro, me apunta con su brazo derecho para después decir:

—Deben regresar. —Tras decir esto, los diez digimon resplandecen y me ciegan
por un instante.

Al poder abrir mis ojos, me percaté de que ya no estaba en aquel mundo
maravilloso. Celeste se despegó de mí, y empezó a observar detenidamente en
donde ahora estábamos: En Plaza Sendero… o al menos, lo que quedaba de ella.

— ¡Sobreviviente! —Escuché a la lejanía

Eran personas con trajes verdes y cascos del mismo color. Eran militares
expertos en salvamento; llegaron para rescatar a las personas que aun seguían
vivas en los restos de aquella plaza.
Después de unas horas, Celeste y yo escuchamos que habían explotado tres coches
bombas a causa del crimen organizado: un ataque terrorista. Pero yo sé que eso
era mentira, una escusa que usaron para responder la pregunta que, tal vez,
nunca podrían encontrar respuesta.
En minutos, nuestros familiares llegaron a la zona cero, ya que los militares
habían dado aviso de nosotros.
Frente a mi, se encontraba mi madre y mi padre llorando de felicidad por
tenerme ante sus ojos, sano y salvo. A un lado de ellos, los padres de Celeste
estaban en las mismas condiciones. Mi abuelo, quien estaba al centro de ellos,
corrió a abrazarnos al mismo tiempo –ya que mi prima estaba a mi lado –y nos
apretó como nunca lo había hecho.
Celeste rompe en llanto, de igual forma que yo lo hice… quien no lo hiciera en
ese momento, no tiene corazón.

— ¡Tata! Perdón, perdón… — se expresaba entre llanto y lágrimas mi querida
prima— Nunca encontramos el regalo perfecto.
—Tontuelos. —Nos dijo— Ustedes son el mejor regalo que me pudieron haber dado
en la vida, ya que el día de sus nacimientos fueron mis mejores días… No… Hoy
es el mejor día y regalo de mi vida. Son mi «regalo perfecto».

Aquella fue mi experiencia. Aunque la sociedad lo haya disfrazado de
terrorismo, los digimon aparecieron en nuestro mundo. ¿Cómo? Es simple: el
poder de un digimon de último nivel es tan grande, que si aparecen un par de
ellos causan la apertura de puertas dimensionales… en este caso, eran siete
mega digimon.
Se preguntarán ¿Por qué les cuento esto? Bueno, ¿recuerdan a Fairymon? Ella ha
vuelto a mí, y me guiará de regreso al mundo digital, tal como ella lo prometió
en aquel momento, cuando murmuró en aquel momento:



« —Humano, eres interesante. Si llega el día en que aun nos recuerdes, yo
misma iré por ti a tu mundo y te traeré de regreso… es una promesa. »

Es por ello que dejo esta carta, en este escritorio, para que aquellos que la
lean sepan donde me encuentro en estos instantes.
Nos veremos, ya sea en el mundo humano o en el mundo digital.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bellette

avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 14/07/2011
Localización : En mi casa

MensajeTema: Re: [+18][OneShot] Digimon: Perfect Present   Miér Ago 17, 2011 8:19 pm

Buen fic amigo, siempre había querido hacer un fic de digimon con ese tipo de realismo pero me lo ganaste XD. saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
[+18][OneShot] Digimon: Perfect Present
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» {Re-Inscripciones}Digimon Last Adventure Cap.1:Dark Masters
» Adopta a tu Digimon
» Cual Digimon Se te parece ati?
» [FC] Digimon Restart: El Llamado de los Dioses. [11 Cupos]
» Laganmon, el digimon con muchas etapas.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fraternity :: Escritos :: Fanfictions-
Cambiar a: