-Bienvenido a la Fraternidad-
 
ÍndicePortalCalendarioFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» naruto: the frozen ones -[13+]
Lun Abr 18, 2016 2:07 pm por r4pt0r12

» Las Legiones: Heroes del las Dimensiones /// Capitulo 3 - ???
Dom Mar 08, 2015 12:03 am por All

» El Nuevo Inicio
Jue Mayo 01, 2014 2:13 pm por Juri Di Lammermoor

» Bryan Fury (Tekken 5) VS Wesker (RE5)
Vie Jul 12, 2013 6:14 pm por pumaangel

» Noche de Soledad version 2.
Lun Oct 22, 2012 7:17 pm por Raziel_Saehara

» Fairy Tail (Manga)
Vie Oct 19, 2012 9:27 am por Gabe_Logan

» Las aberraciones del Cuestionador
Dom Sep 09, 2012 10:26 pm por Talgoose

» Con el permiso de mi Sexfriend :D
Sáb Sep 08, 2012 10:09 am por Alejandro

» [Pokemon] la leyenda de las alas de la estrella [12/??]
Miér Jul 11, 2012 7:56 pm por Talgoose

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 [FanFic] [Harry Potter~] Magia Nueva

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Urza
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 12/06/2010
Localización : El Centro de Universo

MensajeTema: [FanFic] [Harry Potter~] Magia Nueva   Miér Mayo 18, 2011 4:23 pm

Ok, aquí va este escrito. Advierto algunas cosas antes de que empiecen a leer. En primera, este es mi primer Fan Fiction, jamás he escrito algún otro. Suelo escribir historias y cuentos originales, y esta es la primera vez que trato de hacer algo con material de otra persona, así que realmente no sé cómo haya quedado. Este primer cap es corto, pero ya en los demás juzgarán qué tantos errores pude haber cometido y ver qué me falta.

Y en segunda, esta historia va a estar LLENA de Mary Sues, self-inserts, plots raros, cursilerías y descripciones innecesarias. Algunos fueron adrede, otros porque no pude evitarlo. Así que sobre advertencia no hay engaño, quedan avisados :p

¿Porqué diantres se me ocurrió hacer mi primer FF sobre Potter? Ni idea. Terminé de leer los libros, que en un principio agarré para poder spoilear a una amiga antes de que saliera la ultima peli, y cuando los acabé pasé a abrir Word casi sin pensar y salieron las primeras tres páginas. Luego dije "qué diablos" y seguí. En fin, ya fue mucho rollo, les dejo el Fic, ustedes háganlo pedazos.





Capítulo 1

El Anillo



Lamia caminaba como podía entre la tupida hierba y las raíces gigantes, cada vez más adentro del Bosque Prohibido. El sonido de la lluvia ahora parecía apenas un murmullo sobre la copa de los árboles que bloqueaban incluso el más pequeño rayo de luz exterior. La chica debía andar con mucho cuidado, no sabía qué tan profundo eran los charcos de lodo y fango por los que caminaba. El agua que escurría por los troncos había formado pequeños arroyos aquí y allá en la tierra. Pero aunque sabía lo peligroso que era el lugar, aún más en aquellas condiciones, se negaba a dar la vuelta y regresar. Podía ver a lo lejos las pequeñas motas de luz de las varitas buscándola, pero no tenía planeado ir hacia ellos.



Los miraba un y otra vez y refunfuñaba, aún con una o dos lágrimas que se confundían entre el lodo que cubría su cara. “Son unos idiotas” se decía “Todos, todos, todos ellos. Idiotas, idiotas, idiotas”. Y mientras hablaba consigo misma continuaba caminando y pensando, tal vez más de lo necesario. Detestaba a sus compañeros. Le desagradaban los Gryffindor, irrespetuosos, atrevidos, engreídos, soberbios, pretenciosos y sintiéndose con derecho a hacer lo que les viniera en gana, saliéndose con la suya solo porque “era un broma” o “fue divertido”. Incluso la propia casa a la cual el sombrero la había asignado no le agradaba mucho. Era cierto, en Ravenclaw había algunas personas inteligentes y varias con las que no estaba mal pasar el rato, no conocía a nadie especialmente malo o molesto, pero faltaba algo. Hufflepuff era igual, no eran malas personas pero la mayoría eran mediocres, sumisos o con muy pocas aspiraciones. En general las casas le aburrían. No Slytherin, claro. Le gustaban los slytherin. Alice era una slytherin y le agradaba. Le agradaba más que cualquier persona en el colegio.



Aún recordaba la primera vez que había abordado el tren en King’s Cross. Lo nerviosa que estaba y lo fuera de lugar que se sentía entre todos los alumnos que parecían hablar todos de cosas que ella no entendía en lo más mínimo. Había seguido caminando por los vagones hasta encontrar un compartimento vacío. Se sentó y miró por la ventana cómo la estación desaparecía a lo lejos, preguntándose si irse a una escuela de magia sería lo correcto. Había estado acostumbrada a su internado y estaba cómoda ahí desde que sus padres se habían ido. Pero ahora no los tenía ni a ellos ni a su escuela y entraba en un mundo muy extraño. Pero por otro lado ¿A quién lo le gustaría ir a una escuela para magos?



Pensando que seria mejor no llegar sin preparación alguna había traído algunos libros adicionales y comenzó a leer “Historia de la Magia” para ver si podía entender algo. Pero apenas dio la vuelta a la primera página la puerta se abrió de golpe y alguien entro. Era una niña de su edad, muy bonita según pensó Lamia. Era alta comparada con ella, con brazos largos y un bello cabello rubio claro que le llegaba a media espalda, el cual hacía juego con sus ojos color verde. Sin voltear a verla caminó recto, dejó una pesada maleta en el fondo del compartimento y se recostó cual larga era en el asiento frente a Lamia, cruzando los brazos tras su cabeza, cerrando los ojos y dando un gran suspiro.



Lamia se quedo observando, curiosa sobre su compañera de viaje que ya vestía la túnica negra que usarían como uniforme y parecía de lo más despreocupada, como si nada en el mundo tuviera la mayor importancia. Pasaron varios minutos hasta que la nueva chica notó que no estaba sola.

— ¿Qué? —le dijo simplemente.

— ¿Qué cosa? —respondió Lamia inocente.

— ¡Tú! ¿Qué me ves?

— ¡Ah! ¡Lo siento, lo siento! —contestó Lamia, comprendiendo lo raro que debía de haber sido aquello y hundiéndose en su libro, en la primera página en que lo abrió.

— ¿Estás estudiando desde ahora? —la chica continuaba como si no hubiera pasado nada—Si ni siquiera hemos llegado al colegio.

—Pues sí… Pero… Bueno, hay que estar preparadas ¿cierto?

—Claro que no. Es una escuela, vamos a aprender AHÍ ¡Deja que los profesores hagan su trabajo!

Ambas se miraron por un momento sin decir nada y, Lamia primero, comenzaron a reír mientras la una ponía su libro al lado y la otra se sentaba y extendía su mano con largos dedos.

—Soy Alice Cole ¿y tú?

—Lamia Blake. Mucho gusto—tomó una postura un poco más seria y continuó: —Pero aunque digas eso, ya llevas puesto el uniforme.

— ¿Esto? —dijo al estirar el cuello dela túnica—Quería saber cómo se veía. Apenas y tuve tiempo de medírmela en la tienda ¿Qué opinas? —y se puso de pie dando una vuelta para Lamia.

—Muy bien, en serio—le contestó sonriente—Me pregunto si debería haberme puesto ya la mía.

—Pues hazlo. No creo que tardemos mucho en llegar, ya está oscureciendo afuera.



Lamia revolvió nerviosa su maleta y sacó varias prendas perfectamente dobladas, las tomó entre sus brazos y se quedó paralizada en la puerta a medio abrir, mirando de un lado a otro y viéndose notablemente nerviosa.

— ¿Qué haces? —le preguntó Alice.

—Dónde… ¿Dónde debo cambiarme?

—No seas tonta. Solo ponte la túnica encima y listo.

— Pero la carta decía… Una blusa blanca, las muñequeras, los zapatos y… y…

—Entonces solo cámbiate aquí—replicó Alice, viendo ahora la horrible vestimenta de jeans y una gruesa sudadera que llevaba puesta Lamia.

—Pero… Pero…

Con un sonoro bufido Alice se levantó de su asiento, empujó a Lamia hacia atrás y echó llave a la puerta del compartimento.

—En serio ¿Eres tonta o qué?

— ¡Claro que no soy tonta! —se molestó Lamia, pero al escuchar la risa de Alice ante su reacción lo olvidó de inmediato y comenzó a divertirse también. Mientras se quitaba los zapatos y la sudadera su nueva amiga extendía el nuevo uniforme y le ayudaba a cambiarse.

Cuando hubo estado vestida Lamia también modeló. Era más baja que Alice pero también muy delgada (tal vez demasiado para su edad), con rostro afilado y un cabello rubio cenizo, quebrado, que caía pesado sobre sus hombros. Y así el resto del viaje consistió en preguntarse cómo serían sus próximos maestros, elegir golosinas del carrito de comida y platicar de prácticamente cualquier cosa que se les vino a la mente.



Ahora, después de casi seis años, el recuerdo parecía muy lejano. Y aún así, igual de grato que siempre. Ahí, sobre un pequeño río de lodo, Lamia sonrió pensando en Alice, usando algún hechizo desilusionador para esconderse, esperándola. Tal vez Potter estuviera con ella. Severus era completamente diferente de su hermano James. Era más noble, más respetuoso y mucho mejor estudiante. Si se apresuraba a regresar tal vez podrían colarse a la cocina y pedirle algo a los elfos. Eso estaría bien. Había estado de tan mal humor en la tarde que no había tomado bocado y estaba hambrienta. Tomó una bocanada del aire frío y húmedo del bosque y dio media vuelta, pensando reunirse con sus compañeros, cansados ya sin duda de buscarla.



Pero algo andaba mal. Por más que aguzó la vista no pudo ya encontrar las luces de las varitas. Se había adentrado tanto en el bosque que le habían perdido el rastro, y la tormenta había empeorado. El suelo parecía moverse por sí mismo con tanta agua y lodo corriendo a sus pies y los rayos hacían que ni ella misma escuchara su voz cuando. Luego de un cuarto de hora más de caminar, comenzó a llamar por alguien, quien fuera, que la ayudase a regresar al castillo. Pero nadie parecía estar cerca. Sola, mojada y sucia, después de que la ira pasara, Lamia comenzó a asustarse. Levantó su varita lo más alto que pudo y gritó “Lumos”. Emitió tanta luz como pudo con su varita, esperando que alguien la viera, y caminó a algo que parecía un claro unos metros más adelante.



Cuando llegó ahí le pareció, por un momento, ver una luz del otro lado, a lo lejos. La persiguió, la llamó y corrió tras ella durante diez minutos. Cuando ya no pudo soportarlo más y que parecía que, quien fuera que estuviera sosteniendo la luz no parecía escucharla o verla, se echó a correr con todas sus fuerzas, sin siquiera mirar por dónde pisaba. En consecuencia, apenas habiendo avanzado unas zancadas, tropezó con un una raíz saliente y cayó de bruces al suelo. Al levantar la vista se dio cuenta de que la luz se había detenido a unos metros de ella, pero ya no la seguiría. Viéndola tan cerca pudo saber que no era más que una burbuja de luz opaca flotando sin sostén. Lamia había sido engañada por un ‘will-o'-the-wisps’.



Furiosa consigo misma, y aún un poco asustada, trató de ponerse de pie, solo para caer una vez más cual larga era en el charco de fango. Gritó de enfado y cerró los puños con intención de golpear el lodoso suelo, pero al hacerlo se dio cuenta de que había cerrado su mano derecha sobre algo. Curiosa como era, el descubrimiento de algo nuevo la tranquilizó un poco. Lentamente se sentó sobre sus rodillas y examinó el objeto, la pequeña luz iluminándola todavía, al parecer le divertía también el estado de la chica.



Era algo metálico, estaba segura. Porque al limpiarlo un poco, a la luz del ‘will-o'-the-wisps’ (que se comportaba más como un animal juguetón que como un poltergeist) había relucido brillante entre el lodo. Lamia lo frotó con la manga de su túnica y vio un anillo viejo. Muy viejo, o al menos eso parecía. No tenía marcas y el metal no estaba empañado, pero por alguna razón se sentía viejo, como las personas en los retratos del colegio. Uno los veía jóvenes y vigorosos, pero no había duda de que eran muy antiguos. La chica lo miró una y otra vez, examinándolo curiosa. Era de oro, de muy buena calidad, una gran hechura, exquisito y firme. Pero estaba roto. La piedra negra en forma de rombo estaba partida por la mitad. Lamia no podía identificar el tipo de piedra (y era extraño, porque era una gran conocedora de joyería) y tampoco podía reconocer la escritura que había en la base dela piedra. Estaba dañada e ilegible. Podía bien ser un simple anillo ¿Cuánto tiempo debía de haber permanecido enterrado hasta que la tormenta lo había sacado a la superficie?



Se puso de pie, aún observando el anillo, sin olvidar que debía encontrar una forma de salir de aquel lugar. Lo apretó en sus manos, tratando de concentrarse, pero era inútil. Estaba perdida, no recordaba a dónde debía ir y el hechizo para orientar parecía no servir dentro del bosque. Cada vez que trataba de saber dónde estaba el norte con la barita, esta solo giraba sin detenerse. Sin la ayuda de las estrellas, con agua a todo su alrededor y oscuro como estaba, era imposible orientarse. Lo único que pudo hacer fue aumentar la luz en su varita y seguir caminando.



Deseó encontrar a alguien. A quien fuera, no importaba. Solo quería a alguien que conociera el bosque y que supiera cómo llevarla al castillo. Llamó con fuerza a quien pudiera oírla, sin ponerse a pensar en que algún tipo de creatura indeseable pudiera escucharla. El tiempo pasó así, sin que la chica se diera cuenta de que la burbuja de luz aún la seguía. Ella solo apretaba sus puños y levantaba su varita. Se sentía como una tonta y ahora todo su enojo de unas horas antes estaba dirigido a sí misma. Si tan solo alguien pudiera ayudarla ahora. Aunque fuera alguno de los compañeros a los que detestaba. Aún sí era James…. Sí, incluso si fuera el odioso Potter…



Y entonces, como un susurro dentro de la tormenta, como si el rugir de los truenos se alejara de ella, pudo escuchar algo. Apenas más elevado que un murmullo, pero sonaba como si gritaran. Como si la llamaran de muy lejos. Pero cada palabra se sentía como pronunciada al rose de su piel, podía sentir aire más frío que el de la tormenta penetrar hasta los huesos.

“Yo conozco el bosque” le decía “Yo sé a dónde ir”

Lamia volteó a un lado y otro, pero no había nadie ahí, salvo la pequeña esfera de luz que parecía haberla seguido y ahora daba vueltas a su alrededor como loca. Pero la voz no venía de ella, y de hecho, no parecía venir de ningún lugar, porque podía escucharla en todas partes.

— ¿Quién eres? —dijo ella, sintiendo al hablar que el calor regresaba a su cuerpo.

“No importa” susurró la voz “¿Qué importa? Yo conozco el bosque. He estado aquí, como tú, perdido en la noche. Muchas noches. En tormenta. Peores tormentas. Hace muchos años. Escondido o buscando, o esperando. Pero siempre salí. Al castillo. Sí, en el castillo todo está bien”

— ¿Dónde estás?

“Aquí... Y allí. No lo sé bien. El anciano se fue, no me dijo. Pero por ahora, estoy contigo. Hace tiempo, muchos habrían querido mi compañía. Pero ahora…”

— ¿Por qué estás aquí? ¿Porqué me ayudas?—insistió Lamia, pues aunque no lo había escuchado en ninguna clase, suponía que dudar de una voz invisible que te ofrece ayuda de la nada era sentido común.

“¿Por qué? Porque… Buena pregunta. Tú me llamaste, yo vine. No sé porqué. Antes sabía mucho, pero descubrí que no era tanto. No importa. Tú querías ayuda, yo ayudo. Mejor estar aquí que allá”

— ¿Mejor aquí que dónde?

“En ningún lado” y su tono cambió, como si se diera cuenta de algo “Mira. Ese árbol, el que está inclinado a la derecha. Tras él hay otro con una raíz que se pega a un árbol muerto. Los centauros hicieron un sendero de tierra pisada, será solo lodo ahora, pero sigue ahí. Síguelo, hasta el árbol sin corteza y da vuelta a la derecha. Veremos el castillo desde ahí… Mira, tu amigo nos sigue”



En efecto, el ‘will-o'-the-wisps’ seguía tras ella. Nunca había escuchado de uno que se comportara así, pero cuando menos no era un hinkypunk, y no hacía ningún daño. Al terminar el juego de perseguirlo parecía que no se apartaría pronto de Lamia. Y por otra parte el camino de centauros estaba ahí, y poco después el árbol sin corteza, así que no le importó. No pasó mucho tiempo hasta que pudo ver el castillo y, muy cerca de ella, a sus compañeros buscándola, con el profesor Hagrid a la cabeza, bamboleándose cual enorme era hasta ella y casi cargándola a la enfermería, pero Lamia se negó.



Lo único que quería era un baño y algo de comer antes de dormir, así que dijo lo bien que se sentía, se disculpó con todos, aunque solo fue sincera con su profesor, e inventó que simplemente se había tropezado y que lo siguiente que recordaba era estar en el suelo sin nadie alrededor salvo la pequeña esfera que continuaba revoloteando el lugar, y que ésta la había guiado hacia donde estaban.



Hagrid pareció maravillado con la historia que la chica le contaba mientras caminaban al castillo, tanto que parecía olvidar todo a excepción de la pequeña bola de luz. Así que cuando Lamia le preguntó, más para seguir desviando la situación, si podía conservarla, Hagrid aplaudió tan fuerte con sus guantes empapados que aún bajo el techo del recibidor pareció que la lluvia continuaba.

—Pero claro que sí—dijo—Nunca pensé que un…. Eh… que este tipo de, eh, creaturas vivieran en el bosque. Creí ver uno hace años, pero solo esa vez. Muy afortunada, muy afortunada. Parecen fuegos fatuos, pero tienen conciencia y son muy inteligentes… pero son muy raros.

— ¿Cómo se llaman? —preguntó un chico de cabello castaño.

—Oh, bueno… la verdad es que son, eh, son más un hechizo que una criatura. Son magia condensada, sí, magia condensada en un fuego fatuo. Es como cuando las cosas cumplen cien años en una casa mágica. A veces cobran vida. Es algo así, pero mucho más raro.

—Tsukumogami—dijo Lamia sin pensar y su rostro se iluminó—Pero para que un fuego… Wow.

—Sí, eso mismo. O algo así. Muy estudiosa, Lamia, muy estudiosa.

—Tsuko…—intervino de nuevo el mismo muchacho castaño—Que cosa más rara.

—Supongo que lo llamaré Wisp.

— ¿Lo llamarás “mechón”?—se burló su compañero—Que nombre más tonto ¿Porqué no le pones Willy?

—Oh, púdrete, Potter—le espetó ella y no dijo nada más aquella noche.



Es todo. No soy muy bueno dando formato al pasarlo de Word a Foro, así que si ven algún error solo díganmelo. Gracias por leer.


.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jack

avatar

Mensajes : 562
Fecha de inscripción : 14/06/2010
Edad : 28
Localización : ¿Realmente importa?

MensajeTema: Re: [FanFic] [Harry Potter~] Magia Nueva   Lun Jun 13, 2011 2:17 am

Muy bueno, no encontre ni un solo error en los tiempos y lo ajustaste a la perfeccion para que no dañara la vista... me dejo intrigado

¿se habra encontrado con un horcrux?

Debo preguntarlo tambien, ¿esa voz esta interesada en la reliquia de la vida eterna?... digo, el paso de los centauros me recuerda mucho a la descripcion de como Harry se deshiso de la piedra

Duda... ¿en que casa esta Albus severus en esta historia?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Urza
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 12/06/2010
Localización : El Centro de Universo

MensajeTema: Re: [FanFic] [Harry Potter~] Magia Nueva   Mar Jun 14, 2011 2:49 pm

Wow, pensé que esto se iba a quedar muerto xD
Albus está en slytherin, creí que sería adecuado que estuviera un poquito más alejado de su hermano, aparte de que voy a usar algo en particular que tiene que ver con eso.
En cuanto a las demás cosas, se irán explicando solas, aunque sí tienes algo de razón con lo del lugar.
Iba a postear el segundo cap, pero creo que no me gustó mucho como quedó, así que le haré unos ajustes antes de ponerlo. Gracias por leer, en serio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [FanFic] [Harry Potter~] Magia Nueva   

Volver arriba Ir abajo
 
[FanFic] [Harry Potter~] Magia Nueva
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Harry Potter 7 las reliquias de la muerte 1 parte (2010) Dvdrip Latino (Aventura)
» Amortentias +18 Normal (foro rol rpg Harry Potter)
» Harry Potter MMORPG
» Los personajes de Harry Potter imaginados de nuevo en nuevos y adorables diseños.
» PRUEBAS PARA LA ORDEN DE MERLÍN | Exámenes de Harry Potter

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fraternity :: Escritos :: Fanfictions-
Cambiar a: