-Bienvenido a la Fraternidad-
 
ÍndicePortalCalendarioFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» naruto: the frozen ones -[13+]
Lun Abr 18, 2016 2:07 pm por r4pt0r12

» Las Legiones: Heroes del las Dimensiones /// Capitulo 3 - ???
Dom Mar 08, 2015 12:03 am por All

» El Nuevo Inicio
Jue Mayo 01, 2014 2:13 pm por Juri Di Lammermoor

» Bryan Fury (Tekken 5) VS Wesker (RE5)
Vie Jul 12, 2013 6:14 pm por pumaangel

» Noche de Soledad version 2.
Lun Oct 22, 2012 7:17 pm por Raziel_Saehara

» Fairy Tail (Manga)
Vie Oct 19, 2012 9:27 am por Gabe_Logan

» Las aberraciones del Cuestionador
Dom Sep 09, 2012 10:26 pm por Talgoose

» Con el permiso de mi Sexfriend :D
Sáb Sep 08, 2012 10:09 am por Alejandro

» [Pokemon] la leyenda de las alas de la estrella [12/??]
Miér Jul 11, 2012 7:56 pm por Talgoose

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 A.I.S (Alpah Intervention Squad)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
GLENN
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 13/06/2010
Edad : 31
Localización : antofagasta, la tierra donde se dan los hombres

MensajeTema: A.I.S (Alpah Intervention Squad)   Lun Abr 25, 2011 1:22 am

Hace mucho que no escribia algo aqui, debo admitir que lo lamento mucho, pero entre el Judo, el Airsoft, la Universidad y el vil Starcraft las 24 horas se hacen chicas. Pero lejos de introducciones aqui esta un Fic o OS que ando llevando a cabo.

AIS

Capitulo 1: porque necesitamos una tragedia para todo.

-0630 AM-
Suena el despertador, da inicio así un nuevo día para la agente Lillian Briseño, precisamente una agente monitora de la UAE o Unidad de Actividades Extraordinarias creada para actuar como una respuesta de los Estados Unidos a la creciente aparición de seres extraordinarios como individuos que están en un paso arriba en la evolución, dioses que caminan en la tierra, usuarios o portadores del misticismo y la superstición así como una mente dotada de un ingenio y una visión de un futuro distante.
Lillian como monitora se dedica a proveer información, monitorear y dar indicaciones y ordenes a uno de los pelotones de trajes tácticos, una compañía de la fuerza aérea cuyo objetivo principal es reaccionar directamente contra cualquier amenaza extraordinaria como los conflictos de ciudadanos Estadounidenses víctimas de la evolución con una organización terrorista conocida como la sociedad de Prometeo.
Su pelotón táctico es dirigido por la capitana Yolonda Loraine, una mujer para la cual una vida en la fuerza aérea es un triunfo con 1300 horas de vuelo en caza F24 Torment y 400 horas en traje táctico modelo “Angel”.

-0900 AM. Cercanías de New York.-
-Partimos un nuevo y aburrido día capitana. Nos toca monitorear nueva York.- Saluda cordialmente Lillian desde las comunicaciones en la base aérea Langley-
-Recién salimos de la base jefa.- Saluda con ánimos Yolonda y su pelotón en pleno vuelo de rutina.
-Je, sabes que usarlos para algunas cosas seria como matar una mosca a cañonazos.-
-Seria aburrido que me usen solo para detener asaltantes.-
-¿no te basta con salvar vidas de esos locos de la sociedad de Prometeo?-
-No, solo que yo y mis niños podríamos hacer mas en otra parte.-
-Noto inconformidad con tu trabajo.-
-no me puedo sentir inconforme con un trabajo como este, solo que puedo más en él- responde Yolonda con seguridad.
-Mmmmmmm si soy monitora a mis 23 años no es por tener una cara bonita, el pelotón nuestro no suele ver mucha acción y el de Massachusetts puede vigilar muy bien Nueva York. Con algunos favores políticos podríamos ir a Japón contra los monstruos.-
-Me alegro por esta vez de ser una herramienta política.-
-Por hacer este mundo más seguro me encanta usarte.-
-Déjame adivinar, pasaremos una amenaza colosal que será el principio de un grupo asombro que enfrente lo imposible y vuelvan todos de la manito juntos.- dice Yolonda con gracia.
-Ya quisieras que tu vida fuera como esas caricaturas japonesas que tanto te gustan.-
-mejor volvamos al patrullaje.- respondió Yolonda con incomodidad.
Tras unas horas de patrullaje y revisión en una Nueva York que no parece notar nada más allá de multas, stress y uno que otro fan. Las cosas en el estado le reafirman que pueden dar más en otra parte. A Yolonda y a Lillian les toca almuerzo previo a las prácticas de armamento y vuelo, seguido del ejercicio.

-1221 PM: comedor de la base aérea Langley, Virginia.
-¿Y que sabes de Japón y sus monstruos gigantes? Yo solo he sabido los rumores de la base aérea Yokota que tienen un pelotón y sus noticias.
-debido a la alta actividad extraordinaria es común que sus pilotos sufran heridas.- Responde Lillian con evidente sinceridad.
-por eso vamos de refuerzo.-
-no tan rápido, debes tener presente que vamos a ir esporádicamente. No habrá tiempo para turistear y su entrenamiento es aun más intensivo.- dice Lillian con clara confianza, como si conocería por completo la situación.
-lo dices como si no supiera que voy a esto.- responde velozmente Yolonda.
-en parte sí, lo siento muy caprichoso de ti, como que te mueres por una aventura.- le dice Lillian con mirada y tono firme.
-es frustrante que cada cuantos meses solo peleamos contra robots que vencemos fácilmente cuando en Rusia o Japón podemos ayudar.- le dice Yolonda con un tono de exaltación, toda la conversación agarra ya un tono de discusión-
-Rusia parece andar tranquilo, esas cosas raras en Siberia, los grupos mágicos y el cuarto Reich o son una amenaza menor o parte de la historia.
-pero no me niegues que a pesar del riesgo, es una gran oportunidad y una buena experiencia- le responde Yolonda con más calma mientras toma un sorbo de su coca cola.
-huesos rotos o amputaciones no son para nada una gran experiencia.-
-no me va a pasar nada tontita, yo y mis niños nos sabemos cuidar- le responde Yolonda con seguridad mientras come pedacitos de su Bistec.
-deberías verte los archivos, son buenos los “Perries” como unidades tácticas, pero aun así sufren riesgos. Si quieres ir deben ser de los mejores.-
-tengo 400 horas de vuelo.- dice Yolonda en respuesta.
-y ellos más de 1000, no moveré un dedo si no hasta que estés de verdad lista.-
-lo dices como si no me conocieras.-
-esto lo digo porque no quiero que hagas algo impulsivamente y termines de por vida en una silla de ruedas.-
-tú no puedes ser mi madre.-
-solo no quiero que te pase algo malo.-
-AAAAAAAAAhhh mira, discúlpame y mejor hablemos más tarde.- le dice Yolonda mientras se retira del comedor ante los ojos de pilotos y personal.

2200 Horas, Manhattan nueva York.
En alguna tienda de abarrotes cercana al Bronx, Stephen Hobbes, un joven de 17 años caucásico muy desarreglado, en ropas juveniles muy sucias y barba desarreglada lo cual es algo que no habla bien de su estima o posición social. Se encontraba esta noche con una navaja y necesidades, su vida ha sido de abusos y está muy presionado por la falta de anfetaminas, nunca se sintió a gusto con su vida y carece de mucho de lo que tienen otros. Que de seguro no se lo merecían, el tiempo pasa y no será un joven por siempre. Esto no lo haría en otras circunstancias pero la tienda se va a recuperar y Stephen necesita la anfetaminas por esta semana.
Stephen se acerca con nervio e inseguridad a la cajera, una señora de aproximadamente 42 años con un hermoso pendiente con diseño de hoja de roble. Stephen salta la barra y ante sorpresa de clientes e impotencia de la cajera le toma del cuello con la navaja pero claramente denotaba Stephen ansias y clara desesperación.
-el dinero o la vida y sin trucos.- grita con tartamudeos y tics nerviosos a una cajera que solo podía resignarse a la situación y mantener calma y silencio.
Stephen sentía la adrenalina en su interior, la satisfacción de conseguir sus metas y obtener lo deseado, junto a su posición actual de poder en que se hallaba según el por su mera voluntad, ante lo cual Stephen empieza a sentir un fuerte ardor en su pecho, un ardor que le está causando nauseas atroces y un deseo de vomitar resistido por el ansia y la necesidad de mantener a su víctima.
Pero era ya muy tarde para Stephen, la evolución estaba al final en su genética, dándose a ver en él como una explosión de llamas que salió de su boca y se desprendió de sus poros como si de un ataque de Napalm se tratara abarcando con un calor abrazador y mortífero varias manzanas a la redonda.
2205 horas Manhattan nueva York.
Manhattan está en una situación y un escenario digno de una película de desastres o de guerra, la isla se encontraba en llamas en su totalidad con explosiones de llamas esporádicas provenientes del mismo Stephen.
-esto es grave Yolonda, tenemos un evolucionado con una capacidad destructiva a escala regional. Actúen con fuerza letal, dudo que haya juicio con este.- informa Lillian desde su centro de comunicaciones en Virginia muy preocupada por la situación.
-odio esto pero no hay opción.-
-Ok niños, flanquéenlo y disparen misiles, lo quiero bien muerto VAMOS- ordena fuertemente desde su traje táctico.
Al acto el pelotón táctico rodea con sorprendente celeridad a su objetivo desde el aire a decenas de metros, un Stephen Hobbes cubierto totalmente en llamas con una ropa hecha jirones. A su vez que lanza llamas por todas partes de forma errática y descontrolada.
-fuego.- ordena Yolonda apenas se forma el rodeo y al acto los pilotos de trajes tácticos disparan desde las palmas de sus manos unas ráfagas de misiles. Lillian desde sus pantallas y cámaras observa atenta y esperanzada en que esto acabe pronto y solo se vean las consecuencias de este horror.
Pero esa idea se desvaneció apenas se acercaron los misiles a unas decenas de metros al objetivo y explotaron a la brevedad, en virtud a un extremo calor que volvió locas las cabezas buscadoras de calor, acto seguido Stephen con total carencia de control empieza a formar un caótico torbellino de llamas, un espectacular y mortal espectáculo del cual su creador apenas tiene control.
En este espectáculo los trajes tácticos deben reaccionar veloz e instintivamente, ante el cual en la confusión de colores brillantes y sensores fallando en estas circunstancias acarrean la muerte de Jennifer y de Harold los miembros más jóvenes del pelotón cediendo ante las incapacidades de los trajes tácticos de soportar los miles de grados que suponen las llamaradas de Stephen.
-esto es complicado jefa, perdí a dos niños y justo ahora cayeron 3, necesito información y refuerzos rápido.- dice una tensa y nerviosa Yolonda. Por el claro poder de este evolucionado mientras realiza maniobras evasivas sacando a flote su experticia.
-no te gustara esto, el evolucionado según los sensores y el comando orbital está acumulando energía térmica en cantidades ridículas. Va a explotar haciendo desaparece nueva York.-
-a la mierda, vamos a sacarlo de aquí niños. La ciudad depende de nosotros.- le dice Yolonda a los restos de su pelotón.
Rápidamente el pelotón se acerca peligrosamente a Stephen debiendo esquivar y soportar altísimas temperaturas para poder agarrar a Stephen y sacarlo de la ciudad a la fuerza.
El avance le cuesta la vida a Geoff y María quedando solo Yolonda soportando su miedo y esquivando a cientos de kilómetros por hora con un calor brutal y ya doloroso en su traje táctico. Chocando contra Stephen quien sorprendentemente soporta una embestida comparable a la de un tren.
El calor es terrible para Yolonda que debe llevar a un Stephen inconsciente ante el golpe, elevándole al cielo de una Manhattan en llamas y calcinada.
-rápido sácalo, su cuerpo está empezando a generar la combustión. Sácalo ya.- grita Lillian a todo volumen en su comunicador.
Yolonda está sufriendo en su traje una experiencia comparable a que las manos desnudas sostengan una bandeja recién salida del horno sin apagar. Stephen aun carece de control de su piroquinesis, elevándose a varios kilómetros para así asegurarse de evitar el daño de la explosión en la ciudad. Llegando a los 7000 metros con rapidez.
-Lo lamento.- le dice Yolonda a una persona que nunca ha conocido y solo resulto ser víctima de una evolución que anda experimentando de manera inmisericorde con la juventud.
Mientras tanto, el cuerpo de Stephen está empezando a incendiarse a si mismo generando en un instante muy difícil de notar una explosión colosal que vista a lo lejos podría haber arrasado nueva York con facilidad. Yolonda salvo la ciudad.
En pocos segundos tras la explosión se puede ver desde la devastada ciudad el traje con Yolonda cayendo en picada a la costa de Manhattan inconsciente.

Día siguiente 12.21 PM.
-Ya era hora que despertaras chica.- dice con simpatía Lillian sentada en la sillita al lado de la cama de Yolonda en el hospital de nueva York mientras sostiene un envase de helado trisabor.
-Mmmmm ¿acabo todo bien?- pregunta Yolonda un tanto confundida en la cama del hospital.
-sí y no, veras. Este desastre ha hecho que el mundo se replantee muchas cosas.-
Continuara.

Proximo capitulo: Un mundo nuevo y valiente.

Disfrutenlo, sus recomendaciones, mentadas, chuchadas, elogios, salidas de closet y demas son siempre bienvenidos (sobre todo las criticas).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
A.I.S (Alpah Intervention Squad)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Marvel Super Hero Squad, el Video Juego
» DATS (Data Squad)
» Tipos Digivice disponibles
» Megumi Shirokawa
» Hiroshi Yushima

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fraternity :: Escritos :: Original Stories-
Cambiar a: