-Bienvenido a la Fraternidad-
 
ÍndicePortalCalendarioFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» naruto: the frozen ones -[13+]
Lun Abr 18, 2016 2:07 pm por r4pt0r12

» Las Legiones: Heroes del las Dimensiones /// Capitulo 3 - ???
Dom Mar 08, 2015 12:03 am por All

» El Nuevo Inicio
Jue Mayo 01, 2014 2:13 pm por Juri Di Lammermoor

» Bryan Fury (Tekken 5) VS Wesker (RE5)
Vie Jul 12, 2013 6:14 pm por pumaangel

» Noche de Soledad version 2.
Lun Oct 22, 2012 7:17 pm por Raziel_Saehara

» Fairy Tail (Manga)
Vie Oct 19, 2012 9:27 am por Gabe_Logan

» Las aberraciones del Cuestionador
Dom Sep 09, 2012 10:26 pm por Talgoose

» Con el permiso de mi Sexfriend :D
Sáb Sep 08, 2012 10:09 am por Alejandro

» [Pokemon] la leyenda de las alas de la estrella [12/??]
Miér Jul 11, 2012 7:56 pm por Talgoose

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jovat



Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 27/02/2011

MensajeTema: El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3   Dom Feb 27, 2011 1:53 pm

Hola, para los que no me conozcan soy Jovat y vengo con un nuevo fic que espero sea de su agrado. Espero que este fic tenga muchos lectores y este cap. es algo corto porque digamos que es como el prólogo de lo que va a suceder en la historia, pero no les diré más pistas y los dejo con el capitulo, espero lo disfruten y también del opening y ending…


“A través del aura descubrimos nuestro verdadero estado interior”.

Hay muchas personas que sirven para criar Pokemon, otras para entrenar a sus Pokemon y otras para curarlos.
Hay una infinidad de seres humanos que se dan cuenta de por qué llegaron a este mundo y para qué.
Pero para darse cuenta tuvieron que haber pasado por un sueño. Aquel sueño podría ser cualquiera y nadie puede intervenir en él más que tú mismo.
Ese sueño antes de ser realizado necesita ser impulsado por ti y ese impulso te lo brinda la gente que aprecias en realidad.
Tus seres queridos tuvieron que pasar por una situación difícil en la que se dieron cuenta de que si no cumplías tus sueños, jamás ibas a lograr nada en la vida.
Tú aveces lastimas a esa gente que aprecias gracias a que una parte oscura de ti sale a flote y hiere los sentimientos y aveces los hieres más de lo que crees.
Esa parte oscura de ti se hace llamar odio y es parte de los sentimientos.
Los sentimientos son parte de un ser interior, un ser que nunca desaparece y jamás desaparecerá aún cuando mueres.
Ese ser es llamado aura, y gracias a ella cumples tus sueños aunque tengas que pasar por una larga y difícil cadena.
El aura siempre prevalecerá en tu interior y también de ti depende si quieres realizar tus sueños, ya que tienes que sacrificar lo que más aprecias para realizarlos.
Todos los seres vivos poseemos un aura en nuestro ser interior y cada una de ellas es completamente diferente.
Sin embargo dice una leyenda que hubo un aura especial que se le otorgó a una persona para salvar al mundo de una catastrófica situación.
Aún no se sabe si esa leyenda fue real, o simplemente ese aura sigue rondando por aquí, pero lo que sabemos todos nosotros, incluso los Pokemon, es que algún día veremos desde nuestro corazón aquel aura nos guía hacia el camino correcto y también nos hará dar cuenta de que cada quién servimos para cosas distintas en aquel mundo extraño y a la vez maravilloso…



Capitulo 1
Un Aura en lo más profundo de nuestro interior.

Nos encontrábamos en la región de Hoenn, exactamente en un bosque cerca de Ciudad Petalbrugo, ya que Dawn, una chica de cabellos y ojos azules iba a participar en el torneo de Hoenn para ganar la liga de Coordinadores Pokemon.
Aquella jovenzuela iba acompañado por dos muchachos, uno de ellos era realmente despistado con las mujeres y a la vez buen cocinero.
Se llamaba Brock y al lado de él se encontraba otro chico el cual su nombre era conocido por casi todo el mundo, era el campeón de la Liga de Sinnoh y un entrenador Pokemon magnífico.
Era Ash Ketchum, un chico que jamás conocía la palabra “rendirse”, ya que siempre prevalecía en el camino hasta cumplir un sueño.
Los tres iban directo hacia el lugar donde se iba a inscribir Dawn, sin embargo Ash recordó que tenía a alguien muy conocido por aquí.
De hecho la consideraba más que una amiga, era alguien muy importante para él, al igual que su hermano, y cada vez que se acordaba de ella, sentía que un dolor en el estómago que lo invadía.
- ¿Qué me pasa? – susurraba mientras se tocaba el estomago con una mueca de dolor.
- ¿Qué? – se extrañó Dawn al ver si le hablaba su amigo, pero el negó con la cabeza fingiendo no haber dicho nada.
- Creo que aquí acamparemos – avisó Brock al ver que la puesta del sol se estaba escondiendo por el horizonte.
- Pero odio acampar – aclaró Dawn con reproche.
Sin embargo reclamar fue nulo para la chica, ya que los tres no tuvieron otra opción más que quedarse en una tienda de acampar o estar en la intemperie rodeados de Pokemon salvajes.
Los chicos tuvieron que colaborar para hacer las tiendas e ir por leña mientras Brock cocinaba y Pikachu descansaba al lado de él.
No obstante esta joven ojiazul no se rendiría tan fácilmente puesto que nada le parecía, hasta que el azabache tuvo que hacer completamente todo.
Una vez terminada las tres tiendas de acampar, se paró con dificultad y sacudió sus manos en forma victoriosa, pero su felicidad no duraría mucho, ya que Brock sacó una lata de sopa y vio a Ash con una mirada de “No creas que la sopa se calentará sola”.

- ¿Dónde habrá leña? – preguntó al instante en que miraba hacia todos lados para ver alguna señal.
Caminó y con mucho cansancio recolectó leña para que en ese instante fuera nuevamente hacia donde sus amigos estaban esperando ya ansiosos por comer.
Caminó sin ánimo alguno por el sendero, y cargaba con fuerza el montón de leña.
Hubo un momento en el que soltó aquella leña, puesto que ya no aguantaba más caminar y cargar al mismo tiempo.
- Se supone que aquí estábamos – dijo rascándose la cabeza, lo que significaba que se había perdido por completo.
Caminó nuevamente hacia atrás y trató de buscar algún lugar en donde estaban sus amigos. Pero no llegó más que a un acantilado.
Sin embargo en aquel acantilado la vista estaba más despejada y pudo notar a un Pokemon volando por la noche.
Era un Pokemon que a duras penas había reconocido.
Ho-Ho se encontraba volando por la solitaria noche en una montaña oscura y nebulosa.
Aquel Pokemon se paró en seco por los aires hasta ver desde una larga distancia al azabache que seguía prestando atención a cada movimiento que hacía.
Ash notó que Ho-Ho lo miraba con atención y curiosidad. Un silencio absoluto reinó por todo el bosque hasta que por un momento Ash pensó que el tiempo se había detenido.
Sintió que solo estaban él y Ho-Ho en el mundo entero, pero aquel Pokemon en un instante cambió su mirada de curiosidad.
Ahora empezaba a alborotarse y el joven Ketchum se sorprendió al ver al ave legendaria con esa actitud.
- ¡Hey, para! – gritó con rabia al verlo de esa forma, pero fue nulo ya que el Pokemon seguía volando con miedo por los aires.
- ¡¿Cómo puedes comportarte así?! – esta vez se notaba más furioso hasta tal punto en el que sintió que la rabia lo invadía.
El ave se detuvo repentinamente y miró sin sentimiento alguno al azabache que aún seguía furioso.
El ave legendaria comenzó a brillar y abrió aún más los ojos del susto que se dio, puesto que notó algo en el interior del chico que lo intimidaba.
El chico no tuvo tiempo para reaccionar y cayó en el suelo, sintiendo un ardor por todo el cuerpo y dolor inevitable. Su cabeza comenzaba a arder de tal forma que empezó a retorcerse por el suelo.
Una especie de aura negra comenzó a rodear al chico, mientras notaba que el ardor ya estaba por todas sus venas.
Comenzó a gritar y trató de abrir los ojos para ver si el ave aún seguía ahí, pero no podía, ya que el dolor era tan intenso que ni siquiera era capaz de hablar.
Aquel dolor y ardor comenzaban a disminuir, y trató de aprovechar esa oportunidad para abrir los ojos y notar si el Pokemon legendario seguía ahí, pero antes de hacer eso quedó inconsciente en medio del bosque y sin recordar lo que había pasado.
Pero justo antes de haber perdido la consciencia pudo notar que alguien lo estaba observando desde lejos… un Pokemon atrás de un árbol presenciaba todo lo que estaba sucediendo en ese momento y también brillaba con un aura azul en la oscuridad, no obstante Ash no fue capaz de reconocer a aquel Pokemon en la espesura que lo observaba con demasiada atención.

Esta era la primera vez en la que aquel chico le sucedía eso, y no sabía el porqué del dolor y ardor que sentía en su cuerpo. Solo sabía una cosa que nadie habría podido descifrar en ese momento, algo que jamás se ha podido ver en todo este tiempo y que jamás había pasado en la historia. Sentía que un aura oscura lo invadía por completo…

Todo era verdaderamente extraño para Ash y en verdad no sabía por qué le sucedía en especial a él, ¿Por qué entre todos en el mundo tenía que aparecerle el mismo Pokemon cada instante? ¿Qué acaso Ho-Ho estaba interesado en él o era simplemente consecuencia?¿Qué le hará aquel Pokemon que lo andaba vigilando con curiosidad?¿Ash morirá o sobrevivirá?¿Lo encontrará alguien en medio del bosque?

Continuará…




Espero que les haya gustado y haya sido de su agrado...
Me retiro y espero sus comentarios.



Última edición por Jovat el Vie Mar 18, 2011 6:03 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gyarados



Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 27/02/2011

MensajeTema: Re: El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3   Dom Feb 27, 2011 5:01 pm

muy intrigante,me dejaste con la duda de que ocurrira en el siguiente capitulo,ojala lo publiques pronto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jovat



Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 27/02/2011

MensajeTema: Re: El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3   Vie Mar 04, 2011 11:17 pm

Gracias por el comentario y los dejo con el siguiente capítulo...
Espero lo disfruten.
__________________________


Una chica despertaba alborotadamente de su cama, con todas las sábanas en el piso y casi despeinada.
Sudaba gracias a la pesadilla que acababa de tener en ese preciso momento y en realidad pensaba que fue un raro sueño.
Con dificultad se levantó de la cama y se colocó sus pantuflas para después colocarse una bata y salir de su habitación a tomar un poco de aire fresco.
Mientras iba por el pasillo para bajar las escaleras pensó en que ese sueño era simplemente otro sueño cualquiera o realidad.
Una vez que bajó las escaleras fue directamente a la cocina para servirse un poco de leche, pero torpemente tiró la leche al suelo en señal de que en verdad estaba preocupada.

- Ese sueño… - susurró aquella jovenzuela mientras sus ojos zafiro brillaban a causa del reflejo de la luna en la ventana.

Sin pensarlo dos veces salió con un paraguas en mano, ya que estaba diluviando en ese instante y salió corriendo al bosque para notar si esa pesadilla era cierta o no, aunque todos pensarían que estaba verdaderamente loca, porque ¿Quién iría a comprobar al centro del bosque si esa pesadilla era cierta o no?

http://www.youtube.com/watch?v=TwL2cfE2PKo

Capítulo 2
Una Promesa algo apresurada

Inmediatamente corrió para dirigirse al bosque aunque estaba un tanto lejos de donde estaba en esos momentos, pero no le importaba con tal de comprobar si ese sueño era realidad.
Los charcos comenzaban a agrandarse a causa de la lluvia y los Pokemon del bosque se cubrían de las grandes gotas y algunos se alborotaban.
Algunos rayos caían cerca de la muchacha que ya cansada corría adentrándose al bosque, y por ende, unos cuantos árboles caían casi aplastándola.
El paraguas que lleva en la mano comenzaba a ser un estorbo para ella e inmediatamente lo tiró para continuar aún más rápido.

- ¿Dónde estás? – Preguntó con desesperación la chica y con más aceleración empezó a acelerar con rabia.- Maldita sea, Ash…

En efecto, esa chica que había tenido la pesadilla sobre Ash de aquella aura oscura que lo rodeaba y de aquel pokemon que lo vigilaba, todo era real, pero por alguna extraña esa joven soñó lo que realmente pasó en ese instante.

Mientras en ese mismo lugar en el que se encontraba aquel entrenador Pokemon desmayado, aquel Pokemon que lo vigilaba detrás del árbol se iba acercando y no le importaba si se mojaba por completo al salir.
El Pokemon iba acercándose paso a paso con un rostro inexpresivo y unos ojos tan intensos y tan azules al igual que el aura que lo rodeaba.
Miró hacia el cielo fácilmente y notó que el ave legendaria ya no estaba ahí, aunque era difícil de ver a simple vista si un Pokemon estaba en el cielo gracias a la neblina que rodeaba la espesura.
Una vez al lado del azabache se agachó y lo observó con tal frialdad que no sabía si iba a atacar o a ayudarlo.

- Creo que Ash ya se tardó… - dijo por fin Dawn una vez que comenzó a llover en aquella madrugada tan fría.
- No Dawn, es peligroso salir con este clima… - indicó Brock.
- Lo sé Brock, pero ¿qué le sucederá a Ash?
- Mas bien, ¿Qué le habrá sucedido? – dijo con un susurro para no despertar a Pikachu que dormía un tanto mal a causa de la tormenta.
- Es por eso que tenemos que ir a buscarlo Brock, entiende que si no hacemos nada tal vez nunca lo volvamos a ver... – insistía la peliazul que comenzaba a ponerse un impermeable para salir, pero una vez que estaba saliendo de la carpa, Brock la detuvo por la muñeca.
- Tienes razón, pero si no lo encontramos tú saldrás herida también.
- Brock – nombró con desesperación la jovenzuela.- ¡¿Acaso tienes idea de lo que le está pasando en este mismo instante?!
-¡No! ¡Pero debes de entender que es muy peligroso allá afuera con todos los Pokemon salvajes y esa tormenta tan devastadora!
- ¡¿Abandonarías a un amigo para salvar tu pellejo, Brock?!
El moreno se quedó en silencio mientras la ojiazul esperaba una respuesta, pero Pikachu se levantó tallándose los ojos y viendo si por algún lugar estaba su dueño, y al percatarse que no estaba ahí comenzó a gritar saliendo de la carpa seguido de Dawn y Brock que a duras penas tomó su impermeable y comenzaron a buscar al chico.

El extraño Pokemon que estaba a punto de hacer algo inesperado con Ash se detuvo para cerrar sus ojos y concentrar su aura aún más para que en ese mismo momento aquella aura azul se incrementara más y una fuerza impresionante rodeó el aura.
Ahora, aquel Pokemon con un aura impresionante y extraña se agachó nuevamente para agarrar al azabache…

Aquella moza que iba corriendo desesperadamente para notar si aquel suceso había ocurrido iba buscando por todas partes y no gritaba su nombre para localizarlo porque supuestamente sabía que estaba desmayado.
- Diablos… - se paraba en seco para buscar por otra parte pero de repente por entre las hojas de los árboles, los arbustos y la lluvia comenzó a brillar una luz que la cegó casi por completo, así que se cubrió los ojos con su brazo y caminó hacia aquella luz.

Brock y Dawn junto con Pikachu corrían gritando su nombre.
- ¡Ash! – decían al unísono sus compañeros.
- ¡Pika pi! – sollozaba aquel roedor pasando sobre los charcos lodosos.
- No hay señal de él – finalizó Brock, pero inesperadamente aquella luz cegadora los cubrió por completo y los tres miraron la cielo para ver de dónde provenía aquella extraña luz.
- ¿Qué diablos es eso? – contestó Dawn de una forma desesperada.
- ¡Por allá! – avisó Brock cuando creyó de dónde podía venir esa luz.

Aquel Pokemon de repente comenzó a tocar el pecho del azabache y el aura azul de la criatura comenzó a desvanecer lentamente, sin embargo notó que alguien estaba acercándose hacia él por lo que se apresuró para no ser detectado.
- ¡Hey! – Gritó con preocupación aquella chica de ojos zafiro que andaba buscando al azabache con apresuramiento.- ¡Detente ahora mismo!

Aquella criatura aún no terminaba lo que estaba haciendo, así que no reaccionó en lo absoluto.
- ¡¿Qué es lo que le estás haciendo?! – Dijo entrecortada la jovenzuela.- ¡No le pongas tus manos encima o sino…!
Sin embargo su expresión cambió inesperadamente ya que notó que un pokemon tan extraño rondaba por aquí, y no había visto uno desde hace mucho tiempo.
- Tú… - dijo con más calma y curiosidad.- ¿Qué hace un Pokemon como tú por aquí? ¿Y qué le estás haciendo a Ash? ¿Qué es esa luz que te rodea? ¡Contéstame!

- Son muchas preguntas…- dijo inesperadamente el Pokemon a lo que la chica se impresionó bastante que no pudo hablar.- Por favor cuida bien de él…

El Pokemon se acercó hasta que la joven y quedaron frente a frente, por lo que le entregó al chico con dificultad en sus brazos, aunque después lo dejó tirado casi en el suelo ya que no aguantaba su peso.
- T-tú e-eres… - tartamudeaba con asombro la jovenzuela.
- Por favor… no le hagas saber a Ash sobre mi existencia – indicó el Pokemon ya nuevamente en la sombra del árbol.- Es una orden…
- P-pero… - dijo torpemente la chica en señal de confusión.- ¿Por qué q-quieres que no le diga a… Ash?
El Pokemon se quedó por un momento en silencio y subió a la rama de un árbol significando que estaba por irse.
- ¡Un momento! – Reaccionó la muchacha de ojos zafiro.- ¿Por qué quieres que le cuente a Ash que te vi? – dijo con mas calma en sí misma.- ¿Y qué era lo que le hacías?

- ¡Ash! – se escuchaban voces por lo lejos.- ¡Ash! ¡¿Dónde estás?!
Aquel Pokemon en las sombras miró hacia el lugar de donde provenían las voces, así que no hubo momento de explicar.
- Sólo promete que no le dirás que me viste y también protégelo, porque no quiero que muera, sobretodo no quiero que se enfade … - dijo con frialdad aquel Pokemon -…May.
- ¿Cómo sabes mi nombre? – dijo rápidamente May con un nudo en la garganta a causa de que se le hacía conocido ese Pokemon.
- Sólo hazlo… -- sentenció la criatura.- Es por su bien.
Aquellas voces se iban acercando y unas siluetas se iban divisando por el sendero.
- Solo dime una cosa – dijo la chica antes de que aquel Pokemon se hubiera ido.- ¿Qué le ocurrirá a Ash si le digo?
- Aún no es el momento – dijo para que después se fuera escalando por los árboles hasta perderse entre la niebla y la espesura.
May quedó confusa por un momento y se quedó contemplando el lugar en donde había desaparecido aquel raro Pokemon que hablaba.
- ¡Ash! – Gritó Dawn para que fuera hacia el entrenador que estaba aún inconsciente y recostado en las piernas de May.- ¡May! ¿Qué haces aquí?
- ¡¿Qué le sucedió a Ash, May?! – preguntó Brock mientras cubría a Ash con una manta.
- ¡Pika pi! – dijo el roedor preocupado mientras veía a May e iba hacia las piernas de su entrenador.
- May… - nombró Dawn al notar que May no contestaba.- ¿Sucedió algo?
- No… - negó la coordinadora aún con ese comportamiento extraño.
- ¿Entonces? – preguntó Brock con desesperación.

May recordó la “promesa” que había hecho con ese Pokemon, pero no estaba segura si mentir o no, pero al recordar lo que había dicho aquella criatura…

“Sólo hazlo… -- sentenció la criatura.- Es por su bien.”

¿Acaso le ocurrirá algo malo a Ash? ¿Se lastimará si le dice que vio a ese Pokemon? ¿Si no es así, que sucedería?
May, sentía que algo no andaba bien, y si quería proteger a Ash con quien pasó mucho tiempo juntos recorriendo Hoenn y viviendo muchas aventuras, tenía que confiar en ese extraño Pokemon.

“Son muchas preguntas…- dijo inesperadamente el Pokemon a lo que la chica quedó bastante atónita por el que no pudo hablar.- Por favor cuida bien de él…”

“Cuidaré de ti Ash” – pensó decididamente May.- “Lo prometo”

-¡May! – gritó Dawn para esperar una respuesta y aquella se sobresaltó al oír su nombre.
- Sólo resbalo, pero está bien – mintió la chica mirando hacia el cielo, recordando aquel suceso tan extraño que había tenido hace algunos instantes y aunque no sabía absolutamente nada sobre lo que sucedía, ni siquiera tenía la más remota idea de lo que le pasaría a Ash si le decía acerca de aquel Pokemon, tratará de hacer su mayor esfuerzo para proteger a Ash
¿Por qué?
Porque tal vez sienta algo por él, o tal vez, simplemente quiera protegerlo…

“Sólo promete que no le dirás que me viste y también protégelo, porque no quiero que muera, sobretodo no quiero que se enfade… - dijo con frialdad aquel Pokemon.-…May.”

- Lo haré – susurró mientras miraba a Ash, por el que se preocupaba, aunque no sabía lo que pasará en un futuro con él.

Continuará...

http://www.youtube.com/watch?v=Fp131DP8f18&feature=related
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jovat



Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 27/02/2011

MensajeTema: Re: El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3   Vie Mar 18, 2011 6:04 pm



Capitulo 3
Algo que quiero ocultar…


http://www.youtube.com/watch?v=TwL2cfE2PKo

Nos encontrábamos en una habitación donde un chico aún seguía inconsciente después de aquel suceso tan extraño que había sucedido.
Sin embargo aquel azabache se movía constantemente y sentía que el corazón le latía rápidamente.
En aquella habitación solitaria solamente se encontraba él y una chica de cabellos castaños que tenía puesta su pijama.
Esa jovenzuela era May que miraba atentamente al joven que se notaba desesperado y gritaba con todas sus fuerzas y con preocupación el nombre de Ho-Oh.
No obstante la muchacha estaba preocupada por otra cosa además de todo lo sucedido anteriormente.
¿Por qué tenía ese instinto de proteger a Ash? ¿Acaso sentía algo por él en lo más profundo de su corazón?
- Ash Ketchum… - nombró con una sonrisa la jovenzuela.- ¿Por qué siento un extraño sentimiento por ti?
De repente recordó aquel día importante cuando Ash aún era su compañero.

/////////////Flashback///////////////

Un grupo de personas estaba en un hermoso atardecer mientras aquellos Tailow trataban de conseguir un lugar en los árboles.
El sol estaba por esconderse por el océano y no my lejos de donde estaba el grupo podía divisarse un ferry que estaba a punto de partir, así que aquel grupo andaba algo apresurado.
- ¡Vamos Max, tenemos que abordar a pronto! – gritaba May, aquella joven de ojos zafiros.
Su hermano asintió con decisión y apresuraron más el paso, y una vez que llegaron frente al ferry que conducía a Johto, el más joven subió a bordo mientras se despedía de Brock.
- Espera… - se paraba de pronto la castaña en señal de que quería despedirse de su par de amigos, con los que pasó grandes aventuras.
- Está bien May, pero no te tardes – dijo su hermano para que después se despidiera de Ash y Brock y esperara a su hermana mayor.
- Brock… - nombraba cabizbaja la joven.- Adiós y suerte con las chicas – esbozó una sonrisa tierna mientras Brock sonreía, pero al instante supo que estaba siendo ofendido aunque siguió con su misma actitud.
Ahora, era turno de despedirse de un chico al que May jamás olvidará, un joven que consideraba su maestro más que nada y que siempre la ayudó en cualquier situación.
- Sé que es difícil despedirse… - admitió el azabache con la cabeza por lo bajo al igual que Pikachu.
La moza de ojos zafiro acarició al Pokemon de Ash y aquel producía un gruñido tierno.
- Adiós Pikachu… - dijo soltando una pequeña lágrima.
- No tienes que llorar – dijo cabizbajo el muchacho.- Sé que eres fuerte…
La jovenzuela se quedó en silencio sabiendo que en el fondo, el azabache tenía la razón.
- Sé que pronto nos volveremos a ver – dijo de repente alzando la cabeza y mostrando una sonrisa de oreja a oreja.- Y por eso te quiero regalar esto May.
El joven sacó un collar plateado en forma de pokebola, que brillaba con intensidad por el reflejo del sol.
- Ash… - dijo dibujando una tierna sonrisa en su rostro.- No tenías que… - sin embargo aquel chico le colocó un dedo en sus labios para que callara.
- No tienes que agradecerme… es un pequeño obsequio para que me recuerdes.
La joven quedó atónita y el chico se colocó atrás de la muchacha para colocar el nuevo collar en su cuello.
- ¿Por qué? – Preguntó confundida May.- ¿Por qué haces esto?
- ¿Hacer qué? – se extraño el joven al verla con confusión.
- ¿Por qué me regalas cosas cuando yo no he hecho nada por ti? – Preguntó, pero aquel chico aún no respondía.- Quiero decir… yo no merezco estos presentes cuando yo no te he dado nada.
- No quiero que me des nada… - se colocó nuevamente en donde estaba para ver los ojos de la chica mientras su Pikachu asentía.- Somos tus amigos y eso es lo que hacen.
- Pero… - aún seguía insistiendo la castaña.- ¿Sientes algo por mí? ¿Es por eso que te comportas así conmigo?
Aquel muchacho nuevamente bajó la cabeza con perplejidad y su Pikachu quedó observándolo mientras la zafiro esperaba una respuesta.
-Yo… - decía tratando de no soltar una lágrima.- Si quieres puedes devolverme el collar.
- ¡No! – dijo tratando de no malinterpretar las cosas.- Solo quiero saber si tú sientes algo por mí.
Hubo un silencio incómodo en el muelle y poco a poco el cielo iba tornando de un anaranjado intenso a uno púrpura. Tan solo los Wingull podían romper aquel silencio en señal de que volaban sobre el océano en busca de un refugio.
El ferry tan pronto hizo sonar una chimenea y Max se asustó, por lo que subió sin pensarlo dos veces y se despidió de Brock.
- ¡Vámonos rápido hermana! – apresuró desde la cubierta del ferry.
- Bueno… - dijo la chica volteándose y aferrándose al collar con mucho cariño.- Creo que mejor olvídalo, no tiene sentido y perdón por preguntarte eso, soy una estúpida.
- No digas eso… - reaccionó el azabache al oír ese insulto.- Yo no tenía que haberte dado nada.
- ¿Qué? - rió con deterioro la castaña.- En verdad aprecio lo que me has dado, y te prometo que cuidaré este collar como signo de nuestra amistad.
- De acuerdo… - decía con un sonrojo el pelinegro, pero May no podía notarlo a causa de que la gorra cubría su rostro casi por completo.
- Está bien – dijo mientras se alejaba.- ¿Entonces es un adiós para siempre?
- No lo creo – contestó inmediatamente el azabache.
En un instante la zafiro se acercó al muchacho y le dio un beso en la mejilla para después salir corriendo hacia el ferry donde su hermano la esperaba.
- Adiós… - susurró Ash atónito mientras se tocaba con suavidad aquella mejilla sonrojada y esbozaba una pequeña sonrisa.
El ferry comenzaba a avanzar y en ese mismo instante Brock, Ash y Pikachu se despidieron de sus dos amigos mientras se perdían de vista en aquel océano.

/////////////Fin del Flashback/////////////

May después de recordad eso tuvo un leve sonrojo y se descubrió el collar que tenía escondido entre la ropa.
- Sé que siento algo pequeño por ti – sonrió y en ese instante aquel entrenador estaba por despertarse.
- ¿Eh? – se extraño el azabache al notar que alguien le hablaba, por lo que se levantó con embrollo ya que se notaba algo mareado después de haber tenido un extraño suceso.
- Hola… - dijo en un susurro la coordinadora al verlo ya despierto.
Ash volteó a ver dónde estaba y con quién estaba, pero al notar que se encontraba con May tuvo un leve sonrojo que no presintió la muchacha y después sonrió en señal de que no la había visto por mucho tiempo.
- Hola May – saludó el entrenador con ansias, pero después sintió un dolor en la espalda por lo que inmediatamente la chica castaña se paró y ayudó al azabache a recostarse.
- No tienes por qué esforzarte Ash – indicó la zafiro.- Has tenido mucho por hoy.
- ¿Qué? – dijo de repente el entrenador.
- Quiero decir… - titubeó la chica al recordar la promesa con ese Pokemon.- Al salir al bosque te golpeaste con una rama ¿Qué no recuerdas?
- Sinceramente… - dijo mientras contemplaba hacia la ventana fría y oscura.- Sentí que algo oscuro me rodeaba cuando dormía.
La chica quedó atónita al mismo tiempo que escuchaba al muchacho.
- Pero no recuerdo absolutamente nada de lo que me pasó y además no sé cómo llegué aquí.
- Yo te encontré cerca del bosque y ahora estamos en mi casa, ya que estabas cerca de Ciudad Petalburgo– mencionó con una sonrisa, pero repentinamente se le borró al recordar lo que el Pokemon le hacía a Ash en el bosque.
- Maldito Brock, dijo que aún faltaba mucho para llegar a ciudad Petalburgo… - avisó con un poco de confusión.- Por cierto ¿Dónde están Brock, Dawn y Pikachu?
- Ellos están allá afuera esperándote – mencionó May.- Pero tienes que descansar, así que no quiero que te pase nada.
- May… - dijo aún confuso el chico mientras trataba de acomodarse en la cama.- ¿Por qué haces esto?
- ¿Hacer qué? – preguntó May perpleja.
- ¿Por qué me fuiste a buscar? ¿Y por qué me llevaste a tu casa para cuidarme? – preguntó desviando la vista con nerviosismo.
- Yo… - mencionó torpemente agarrando con fuerza aquel collar que le había dado.- Sólo quiero protegerte.
- ¿Eh? ¿Protegerme? – Preguntó atónito el azabache.- ¿Protegerme de qué?
Hubo un silencio inquieto en la casa y sólo el viento de aquella ventana rodeaba la habitación por completo.
Ash no pudo apresurar a la joven a contestar ya que se notaba con algo de tristeza y confusión, pero en ese instante notó que estaba recordando algo que no quería decir la muchacha.
- ¿Pasa algo? – preguntó tratando de levantarse de la cama para estar a su lado.
- No… - dijo recordando aquella promesa con el Pokemon.
- ¿Entonces, por qué quieres protegerme? ¿Acaso sientes algo por mí? – mencionó Ash mientras tenía una especie de “Dèjá Vu”.
- Quiero protegerte porque eres mi amigo – dijo cerrando los ojos con la cabeza en lo bajo para que no se le notara un sonrojo en sus mejillas.- ¿Acaso no es lo que hacen los amigos?
- Pero ¿De qué quieres protegerme? – dijo con ya una desesperación en su ser.- ¿Acaso me ocurrirá algo malo?
- Yo… - titubeó la castaña por unos segundos.- Será mejor que me vaya – dijo parándose de la silla para salir por la puerta.
- ¡Espera! – Alzó una mano el chico para que no se vaya.- Por favor… sólo dime una cosa.
La jovenzuela se quedó un momento en la puerta para escuchar la pregunta del entrenador Ketchum.
- ¿Qué es lo que me ocurrirá? ¿Quieres decirme algo que yo no sepa? ¿Y sobretodo, sientes algo por mí para que tengas ese instinto de protegerme? – se podía notar una gran desesperación en el muchacho, que al parecer ya estaba levantado de la cama y aún con dolor en su espalda quería saber la respuesta de May.
- Son muchas preguntas… - mencionó May recordando que esa misma respuesta le había dicho el Pokemon hablador.- Sólo te diré algo.
- P-pero… - tartamudeó el chico con una confusión increíble.
- ¿Acaso tu me respondiste cuando estábamos en el muelle? – preguntó la cabizbaja mientras sujetaba fuertemente la puerta a causa de la rabia y tristeza en su interior.
- Sé que me ocultas muchas cosas que quiero saber – trató de cambiar el tema el joven que se acercaba con mucha dificultad a la chica.- Sé que hay algo en tu interior que quiere decirme algo que no sé.
La muchacha, tratando de no llorar sintió la mano del chico en su hombro, pero no reaccionó ante eso ya que estaba más concentrada en aquella promesa que había hecho.
- Te quiero proteger para que no te pase nada Ash – dijo con un nudo en la garganta la jovenzuela que sentía una lágrima recorriendo su mejilla.- Y eso es lo que hacen los amigos ¿No?
- Lo sé, pero de qué me quieres proteger… - mencionó mientras se observaba un dolor en el muchacho a causa de que no estaba descansando en la cama.- ¿Qué es lo que tratas de evitar? ¿Algo malo me estará por sucederme?
- ¡No lo sé! – gritó con rabia y llanto la chica a espaldas suyas.- ¡Tengo miedo de perderte, porque eres mi amigo y sólo eso! ¡Eres alguien importante para mí, pero ni creas que siento algo por ti, sólo te considero como un maestro… un amigo y sólo eso!
En eso se agitó para quitar la mano del muchacho que estaba en su hombro y salió corriendo por el pasillo hasta bajar por las escaleras.
Aquel muchacho se recostó ya sin dolor en la cama y colocó las manos en su rostro en señal de lo que acababa de hacer.
- Soy un imbécil… - admitió para que entonces se quedara dormido y esperara hasta el amanecer.

Continuará...

http://www.youtube.com/watch?v=Fp131DP8f18&feature=related
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3   

Volver arriba Ir abajo
 
El Aura Pokémon (Pokémon/Ash&May) Cap. 3
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Pokémon: ediciones X e Y, en 3DS
» [Presentación][RMXP] Pokémon: Gema del Amanecer/Gema del Crepúsculo
» Duda: ¿A que se refirio Drew?
» Pokemon Lost Silver
» [T][Pokemon] El comienzo del viaje de Iruka

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fraternity :: Escritos :: Fanfictions-
Cambiar a: