-Bienvenido a la Fraternidad-
 
ÍndicePortalCalendarioFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» naruto: the frozen ones -[13+]
Lun Abr 18, 2016 2:07 pm por r4pt0r12

» Las Legiones: Heroes del las Dimensiones /// Capitulo 3 - ???
Dom Mar 08, 2015 12:03 am por All

» El Nuevo Inicio
Jue Mayo 01, 2014 2:13 pm por Juri Di Lammermoor

» Bryan Fury (Tekken 5) VS Wesker (RE5)
Vie Jul 12, 2013 6:14 pm por pumaangel

» Noche de Soledad version 2.
Lun Oct 22, 2012 7:17 pm por Raziel_Saehara

» Fairy Tail (Manga)
Vie Oct 19, 2012 9:27 am por Gabe_Logan

» Las aberraciones del Cuestionador
Dom Sep 09, 2012 10:26 pm por Talgoose

» Con el permiso de mi Sexfriend :D
Sáb Sep 08, 2012 10:09 am por Alejandro

» [Pokemon] la leyenda de las alas de la estrella [12/??]
Miér Jul 11, 2012 7:56 pm por Talgoose

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Un cuento al calor del pulque

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nyarlathotep

avatar

Mensajes : 147
Fecha de inscripción : 12/06/2010
Edad : 36

MensajeTema: Un cuento al calor del pulque   Vie Sep 10, 2010 2:20 am

“Conejo Barman”


¡Que siga fluyendo el pulque Patecatl!, si es que quieres que siga con mi relato- el dios conejo toma entre su patas el acocote y empieza a llenarlo con el viscoso liquido, el aguamiel, para después soplar y verter el contenido ya fermentado mágicamente en la jícara de barro del anciano sentado en el suelo de la humilde choza.

Es la ventaja que seas tu quien llene mi jícara, no tengo que esperar un par de días para seguir bebiendo- la choza se empieza a llenar lentamente de mas conejos- ya llegaron los demás, así que puedo proseguir con mi relato, en donde me quede- el anciano le da un sorbo al pulque y se lame los labios- cierto, era muy joven cuando la joven Coatlicue tuvo a su ultima hija, Coyolxauhqui, la pequeña era muy hermosa, blanca y labios rosa claro, nada que ver con la belleza humana, hablamos de una belleza divina, la pequeña creció rápidamente, y tuvo su sitio a lado de sus otros hermanos, para regirlos, la muy hermosa también resulto ser ambiciosa.

Pero su naturaleza femenina, por muy divina que fuera, cayo presa de los cortejos de otra deidad, de cuyo nombre no me acuerdo o tal vez no quiero nombrar, pero esta divinidad estaba muy interesada en la relación de Coyolxauhqui con su madre, en poco tiempo la joven diosa estaba consumando su unión con esta deidad, el sonido que llenaba las habitaciones de Coyolxauhqui cuando su amado llegaba era de una flauta, aunque parecía que la tocaba un gato moribundo, y el acompañamiento lo hacia un coyote gangoso, realmente un sonido indescriptible, por lo menos en esta dimensión, tal vez nuestro oído musical no es el mismo que tendrían los habitantes de otras- uno de los conejos empezó a rascarse con su pata derecha- luego porque se las cortan para la buena suerte, bien, a si, varias noches esta deidad visito a la jovencita, y sus platicas iban mas allá de simples coqueteos o cursilerías que las parejas se dirían en el lecho.

“¿No crees que es mejor que tomes el lugar de tu madre?, ella ya no tiene el mismo poder que otrora poseía, se ha debilitado con tanto hijo que tuvo”

“¿Realmente esperas que traicione así a mi madre? Mis hermanos me matarían por solo mencionar el hecho”

“Te preocupas demasiado, tu eres la que los rige, ese poder te lo dio tu madre, como cuando un padre le regala a un hijo muchos animales para el solo, tiene potestad sobre ellos, pero el padre es quien tiene el verdadero poder”

“¿Insinúas que mi madre aun me trata como a una niña?”

“no he dicho tal cosa…tu piensas que así te trate ella”

Coyolxauhqui no dijo nada, solo se quedo pensativa, su amado simplemente se limito a reír internamente, había sembrado la semilla de la duda dentro de la joven diosa. Los días pasaban y la duda se volvió más fuerte, amenazando con estallar, hasta que la joven diosa pregunto a su amado.

“¿Y me apoyarías si desafío a mi madre?”

“Oh querida, no soy de la familia, pero puedo indicarte el momento con el cual puedas desafiar a tu madre e incluso tener a tus hermanos de tu lado para tal acto”

La diosa se retiro meditando sobre lo que le dijo su amado y este desapareció entre la oscuridad del cielo nocturno.

Muchas veces se asomo Venus por el horizonte, hasta que en una mañana, Coatlicue barría el suelo de su templo en la montaña llamada Coatepec, cuando una agradable brisa recorrió su cuerpo, moviendo su pelo, un travieso Ehécatl recorría el cielo y saludo a la diosa, el dios se alejo y ella prosiguió limpiando su templo, por un instante alzo la vista y observo una gran bola flotando, como si fuera una hoja dejándose llevar por un arroyo, se cautivo por el hermoso color de las plumas, un verde jade, propias del quetzal, y demás plumas preciosas, guardo la bola entre sus ropas y siguió con su limpieza, mas tarde al buscar la bola de plumas, no encontró nada, pero sintió una nueva vida divina en su interior, sorprendida entro al templo, mientras que sin que ella lo notara, alguien recargado en una de las columnas de su templo observo todo.

“Es ahora, veamos si la niña caprichosa y sus hermanos tendrán el valor para enfrentar a su madre y su pecaminoso comportamiento”

Dicho lo anterior, desapareció entre la fisura de una de las columnas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Escritor Fantasma

avatar

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 16/06/2010
Edad : 31
Localización : La tierra que dormita al margen del río

MensajeTema: Re: Un cuento al calor del pulque   Vie Sep 10, 2010 6:11 pm

Te saludo, en primer lugar.

Es la primera vez que leo un relato "modernizado" sobre un mito clave en la religión azteca. Primera vez que leo un relato que no sea aquél que aparece en los libros de primaria o en versiones electrónicas acerca de las tensas relaciones entre la Diosa Madre Coatlicue y sus divinos hijos, las metáforas de la Luna y las Estrellas. Mi apreciación me hace ver una posible rebelión de estos contra las antiguas deidades y las primeras dudas de la diosa lunar sobre consumar o no el matricidio... muy lógico.

Interesante que los aztecas, como muchas culturas anteriores a ellos, hubiesen dado un simbolismo a las puestas del sol, las estrellas y los eclipses lunares.

Retrataste muy bien a los personajes clave, y Coatlicue en su silencio lo dijo todo. ¡Muchas felicidades!

Recomendación: Cuida la ortografía de algunas palabras y acentos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://eluniversodeescritorfantasma.blogspot.com/
Juri Di Lammermoor

avatar

Mensajes : 141
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Edad : 28
Localización : Montevideo

MensajeTema: Re: Un cuento al calor del pulque   Sáb Sep 11, 2010 5:40 pm

Veo que esto tiene algo de origen Maya o Azteca, supongo q hay varias cosas que desconosco...

me gusto mucho tu narrativa, ligera, pero atrapante. ¿Este es el fin? ¿o Hay continuación?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.shaman-soul.com
Nyarlathotep

avatar

Mensajes : 147
Fecha de inscripción : 12/06/2010
Edad : 36

MensajeTema: Re: Un cuento al calor del pulque   Dom Sep 12, 2010 3:06 am

Anonimo dice: Hay continuacion, aun la sigo escribiendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nyarlathotep

avatar

Mensajes : 147
Fecha de inscripción : 12/06/2010
Edad : 36

MensajeTema: 2- El placer en la destrucción de lo divino, el orgasmo en el caos generado, una vida, cientos de muertes.   Mar Oct 12, 2010 3:10 am

Los conejos escuchaban lo que el anciano narraba:

Como les estaba contando, la semilla de la rebelión estaba plantada en Coyolxauhqui, pero aun falta lo mejor, esa bola de plumas que Coatlicue recogió y que después no pudo encontrar, se estaba volviendo una nueva vida en términos divinos, pero mientras esto ocurría, la de “los cascabeles en las mejillas” visitaba a sus hermanos.

“mis muy apreciados y amados hermanos, los visito para hacer de su conocimiento un gran insulto hacia nuestro noble linaje”

“¡¿pero quien se atreve a insultarnos, quien osa levantar su dedo contra el cielo?!”

“nuestro hermano, Cuahuitlícac les hablara de dicho insulto”- Coyolxauhqui dio paso a su hermano, el cual miro fijamente a todos sus hermanos y hablo con sentimiento.

“Hermanos míos, nuestra madre ha deshonrado a nuestro honorable linaje”- todos los dioses hermanos se miraron incrédulos unos a otros.

“¡Cómo osas decir calumnias contra nuestra madre!”

“Pero es la verdad noble hermano, nuestra madre ha manchado nuestro ilustre linaje, ha quedado encinta de alguien desconocido”

El silencio se extendió por todo el amplio cielo, todos callados, sin poder articular palabra alguna hasta que Coyolxauhqui hablo.

“Realmente a todos nos duele que nuestra madre este en esta situación, pero no podemos olvidar, una falta contra un dios, sea por un humano o por otro dios cometida, no debe quedar falta de castigo”- los dioses se miraron unos a otros, y porque no hacerlo, es de su madre de quien hablan, a la que hay que castigar.

“¡Debe morir!, como un ejemplo de que no podemos ser insultados”- exclamo el joven Cuahuitlícac, muchos de los dioses se arrojaron en un frenesí de ira, el cielo trono y se ilumino, los dioses se jalaron sus cabellos, rasgaron sus divinos ropajes, llorando de rabia.

“Nuestra madre debe morir, el bastardo fruto que lleva en su seno no debe observar la luz del mundo, ¡debemos matarles!”- exclamo otro de los tantos hermanos celestiales, poco a poco todos apoyaron la idea de matar a su madre, y el frenesí de ira se volvió una frenesí previo a la guerra, mientras que el joven Cuahuitlícac se alejaba del grupo y tomando un atajo, bajo a la tierra y hecho a correr en dirección a Coatépec.

En el cielo, los hermanos se armaron para la batalla, prepararon las flechas, prepararon los dardos, se amarraron cascabeles en las piernas, tomaron los escudos, trenzaron su pelo, a todo esto los incitaba su hermana y ellos respondían con rabia…- el anciano interrumpió su relato al ver la cara de incrédulos de algunos de los conejos- ¡hahaha! Se lo que están pensado pequeños, ¿Qué no era muy exagerado que los dioses se armaran para combatir a su madre, y peor aun, que sea para una embaraza?- varios conejos asintieron- ya veo, pero lo que no comprenden es de que madre estamos hablando, no por nada es “La de falda de Serpientes” y vive donde vive, pero no desesperen, ya lo escucharan cuando llegue a ese punto del relato, ¿en donde me quede?, ¡oh si!, entonces todos se prepararon para la batalla, avanzaron por el cielo con gran estruendo y grito, parecía que el cielo se partiría, otros dioses, parientes lejanos si así los quieren tomar, solo observaban la gran marcha de los “surianos”, no interferirían en este conflicto, pero aun así llamaba grandemente la atención ver tal marcha de guerra, golpeaban sus escudos y bajaron a la tierra y echaron a andar con mas velocidad, en dirección a Coatépec.

El joven Cuahuitlícac llego a la montaña de la serpiente, entro con rapidez al templo de Coatlicue.

“¡madre! ¿Donde estas?”

Coatlicue salio de una habitación, su cuerpo ya mostraba un muy avanzado embarazo, Cuahuitlícac le contó lo sucedió, omitiendo claro el hecho que el dio parte del estado de su madre, la diosa madre sintió un gran miedo y dolor en su corazón, sus hijos están resueltos a matarla pero algo, algo en su interior le hablo, hablo a su menta directamente.

“no temas madre, se lo que hay que hacer”- y así la confortaba su hijo nonato.

“Entiendo hijo mío, si mis propios hijos vienen con animo de hacer la guerra, no tengo mas remedio que proteger mi santuario”
Y los dioses avanzaban rápidamente, el bebe nonato le indico a Cuahuitlícac que vigilara los movimientos de los “surianos” y este subió a lo mas alto de la montaña de la serpiente y observo desde ahí como el polvo se levantaba, la furiosa marcha de los dioses contra su madre dejaba a su paso un rastro de caos y destrucción.

Y los dioses llegaron a la entrada a Coatépec, y Huitzilopochtli pregunta- “¿por donde ya vienen?”

Y Cuahuitlícac le responde “ya están en tzompantitlan”

“Madre, ellos han arribado, están en “el lugar de la calaveras”, sabes que hacer”- Coatlicue entendió lo que decía su hijo, levanto su brazo derecho, corto sobre la piel divina, y la sangre consagrada fluyo en hilos que volaron cuesta abajo del cerro, y los dioses ataviados para la guerra esperaron las ordenes de Coyolxauhqui, y esta antes de que empezara a ladrar las ordenes observo la llegada de los hilos de sangre, la sangre de su madre cayo sobre los cientos de calaveras que tapizaban el lugar, como si fuera el piso de un templo, y los dioses vieron surgir el horror que el poder de su madre podría crear, el cascabel fue lo primero que se formo, con los cientos de cráneos, humanos, de bestias e incluso de dioses, que se unieron para formar a una gran bestia capaz de incluso devorar la luna de un solo bocado y todos dieron unos pasos hacia atrás, menos Coyolxauhqui, ella se mantuvo en su sitio.

“¡No teman hermanos, el castigo debe llegar a nuestra madre, no importa que es lo que ella nos lance!”- Coyolxauhqui se abalanzo contra el enorme monstruo y sus hermanos la siguieron.

“Así es como empieza la batalla madre, no tengas miedo, se lo que tengo que hacer”- Coatlicue sonrío ante el maduro comentario que su hijo hizo, ¿ya ven conejitos?, por eso es que los dioses se armaron hasta los dientes al ir contra su madre, el anciano le dio un sorbo la pulque.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Escritor Fantasma

avatar

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 16/06/2010
Edad : 31
Localización : La tierra que dormita al margen del río

MensajeTema: Re: Un cuento al calor del pulque   Jue Oct 21, 2010 6:33 pm

¡Estoy de regreso y con qué sorpresa! Nos has dejado en el momento del clímax del relato clave de la mitología azteca. Leo y siento ese aire de leyenda y al mismo tiempo como si se tratara de un momento actual, cuando un abuelo cuenta a sus muchos nietos las hazañas y cuentos antiguos para mantener su atención y tenerlos en vilo, como antes, como difícilmente ocurre ahora. Muy bien hecho, "Caos Reptante"

Sólo algunas recomendaciones. Todo párrafo después del punto y seguido y del punto y aparte inicia en mayúscula. La comillas son opcionales, maneja mejor el guión para los diálogos. Acentos, aunque suenen algunas palabras deben llevarlos para enfatizar las acciones y lugares: Donde no es lo mismo que ¿Dónde?. Exclamo es un verbo en presente y "exclamó" en pasado. Sólo edita esta oración: "¿Qué no era muy exagerado que los dioses se armaran para combatir a su madre, y peor aun, que sea contra una embaraza?" No se entiende muy bien.

Espero la continuación de este muy buen trabajo, Caos Reptante. Felicidades por el regreso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://eluniversodeescritorfantasma.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un cuento al calor del pulque   

Volver arriba Ir abajo
 
Un cuento al calor del pulque
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cuento: La Tormenta
» Angels vs. Demons[Activo]
» The servant of The Evil (Hermoso TuT)
» Los Seis Jizo y los Sombreros de Paja
» Origen del Universo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fraternity :: Escritos :: Original Stories-
Cambiar a: