-Bienvenido a la Fraternidad-
 
ÍndicePortalCalendarioFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» naruto: the frozen ones -[13+]
Lun Abr 18, 2016 2:07 pm por r4pt0r12

» Las Legiones: Heroes del las Dimensiones /// Capitulo 3 - ???
Dom Mar 08, 2015 12:03 am por All

» El Nuevo Inicio
Jue Mayo 01, 2014 2:13 pm por Juri Di Lammermoor

» Bryan Fury (Tekken 5) VS Wesker (RE5)
Vie Jul 12, 2013 6:14 pm por pumaangel

» Noche de Soledad version 2.
Lun Oct 22, 2012 7:17 pm por Raziel_Saehara

» Fairy Tail (Manga)
Vie Oct 19, 2012 9:27 am por Gabe_Logan

» Las aberraciones del Cuestionador
Dom Sep 09, 2012 10:26 pm por Talgoose

» Con el permiso de mi Sexfriend :D
Sáb Sep 08, 2012 10:09 am por Alejandro

» [Pokemon] la leyenda de las alas de la estrella [12/??]
Miér Jul 11, 2012 7:56 pm por Talgoose

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Gaia Destruction

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jack

avatar

Mensajes : 562
Fecha de inscripción : 14/06/2010
Edad : 28
Localización : ¿Realmente importa?

MensajeTema: Gaia Destruction   Miér Jun 23, 2010 4:18 pm



“Cuando el arcoíris nocturno se cierne sobre todo el mundo… Él volverá y será una gran revolución para el mundo, grandes catástrofes sucederán”

Esta es la historia de un esclavo, un infeliz que no tiene nada que perder, pero se dará cuenta que el destino de todo el universo esta en sus mano.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un par de manos viejas y arrugadas sujetaban un libro de color rojo y letras doradas, lo depositaron en una mesa que estaba cerca y al siguiente instante, jalo de una pequeña cadena y todo el cuarto en el que se encontraba se ilumino por una gran luz blanca. Fue entonces la dueña de esas manos revelo todo su cuerpo, se trataba de una anciana de cabello corto color gris, usaba lentes oscuros y traía puesto un extraño traje de trabajo de minería, con un casco linterna incluido, la habitación era un lugar cuadrado del tamaño de un automóvil pequeño, tenía manchas de oxido y restos de carbón por todos lados, un par de camillas y una pequeña mesa metalica pegada a la pared eran el único adorno que se podía encontrar en todo el lugar. Un sonido como de golpeteo inundo todo el lugar, al ser de metal hasta el mas simple chirrido de un raton podria aumentar su volumen a niveles bastantes altos y cabe decir que ese golpeteo era como tener a alguien martillando justo en tu cabeza.

- Ya voy, ya voy- dijo la anciana.

La anciana jalo una palanca y de repente se escucharon varios sonidos metálicos, seguidos de un golpe muy duro que se escucho por toda la habitación y una puerta de 2 metros metálica que se camuflaba con las paredes, se abrió y se elevo hasta adentrarse dentro del techo, a través de una pequeña verja. La anciana miro hacia abajo y encontró a un niño lleno de manchas negras por toda su cara y en su pequeña ropa de minero.

- ¡Abuela!-

El niño se lanzo sobre la anciana y la abrazo con mucha fuerza, la anciana sonrió y le regreso el abrazo.

- ¡Te extrañe abuelita, mi hermano no quería llegar a tiempo, quería quedarse trabajando!-
- Si, discúlpame abuelita-

La anciana miro hacia la puerta y encontró a un muchacho de piel morena, cabello negro corto y llevaba un overol de una sola pieza de color gris, rotos y sucios, usaba botas negras con puntas y talones de metal, traía consigo un pico y una pala en cada mano. El muchacho soltó sus instrumentos y se acerco a la cama, se sentó en ella y suspiro con fuerza, en esa maldita ciudad no había ni un solo punto cómodo.

- Hola Kup… ¿Cómo te fue en el trabajo?- dijo la abuela.
- Bueno, para empezar, hubo otra explosión en la refinería de petróleo en la mañana… varios de los nuestros murieron, encontramos a la rata que nos acuso de meter comida del exterior y le cortaron las piernas y… bueno… creo que eso es todo- dijo Kup.
- Ay… esto es una barbaridad, en mis tiempos a los niños al menos les reducían la jornada solo por la mitad, ahora todos trabajan por igual-
- ¡Abuela, tengo hambre!- grito el niño.

Kup se adelante a su abuela y toco un botón rojo que estaba en la pared de la izquierda, se abrió un pequeño agujero y de este surgió una extraña manguera roja, el muchacho tomo un plato de metal que estaba en el suelo y lo acerco a la manguera, de esta comenzó a salir una extraña pasta blanca y tras unos minutos, la manguera se metió dentro del agujero por si sola y este cerro.

- Mmm… lo siento, hermanito, la hora de comer se termino, pero tranquilo tu comete esta ración, yo puedo durar todo el día sin comer- dijo Kup.

De repente un ruido de sirena se escucho por toda la habitación y la pequeña luz roja comenzó a parpadear rápidamente. Kup le entrego su plato a su hermano menor y cerró la puerta de metal como si se tratara de una persiana. Afuera del cuarto de metal, se escucharon unas pisadas de gente corriendo y a los pocos segundos, unos sonidos de disparos de ametralladora callaron a la persona que corría.

- Otro esclavo trato de escapar… que triste- dijo la anciana.

Era cosa de todos los días… ¿no entiendes que sucede verdad?... bueno, déjame explicarte… Kup es el hermano mayor de una familia que se origino en la ciudad industrial del continente de Aralea. Esta ciudad es un caso muy especial, todo esta hecho de acero, hierro y metal, los edificios son enorme torres metálicas con un gran horno en su sótano, son tan altos que alcanzan las nubes, probablemente miden 600 metros de altura y la cima de estos hay pequeños tubos que liberan grandes cantidades de fuego y humo negro. Las calles también están hechas de metal y son tan grandes y extensas, lo curioso es que no encontraras ni un solo vehículo en ellas, la respuesta es que debido al calor que se produce en ese lugar, las llantas de cualquier vehículo serian derretidas y el mismo asfalto jamás se solidificaría, estaría derretido todo el tiempo, en lugar de vehículos, los habitantes de la ciudad caminan a pie por esas calles.

Este lugar se mantiene a flote gracias a que un 80% de sus habitantes son esclavos de este infernal sitio, el resto son personas que gobiernan la ciudad escondidos bajo tierra o en lo alto de las torres, donde el calor no les afecte. La Ciudad Industrial es una de las 5 ciudades que se encuentran en el imperio de Hal Yaggdrasil, el señor del continente de Aralea y el que fijo las reglas de ese lugar.

Por muchos años varios esclavos intentaron huir, pero los que lo intentaban era asesinados a tiros por los soldados o morían debido al intoxicante ambiente que había alrededor de la ciudad. Ni Kup ni su hermano conocieron a sus padres, su abuela les dice que fueron buenas personas, pero Kup sabe que su padre fue brutalmente asesinado por unos soldados que lo llenaron de petróleo y prendieron fuego, o al menos eso rumoreaban algunos esclavos.

- Ooo… Kup, eso me recuerda que tienes que ir a recolectar acero a la zona de descarga de la ciudad- dijo la anciana.
- Si abuela… ¿tu no tienes ningún deber, verdad?- dijo Kup.
- No, hijo, despreocúpate, mi único deber es limpiar las casas de los ricachones de la zona alta-
- ¿y tu hermanito?-
- ¡Yo… tengo un trabajo importante en la mina de carbón!-
- MMM… no me agrada la idea de que pases tiempo en ese lugar… pero de todas formas te van a obligar a ir, asegúrate de estar cerca de los mayores y mas experimentados de los esclavos, ellos te ayudaran y por lo que más quieras, no te alejes de ellos-
- Muy bien, Kup- respondió el niño.

El muchacho soltó un suspiro, no hay descanso para un esclavo, simplemente no lo hay. Abrió la puerta de metal y de repente la alarma dejo de sonar, afuera se encontraban un par de soldados que usaban una extraña armadura que cubría todo su cuerpo, un casco que parecía imitar la forma de la cabeza de un león con un visor en sus ojos, grandes hombreras con símbolos similares a un hombre cualquiera sosteniendo una lanza excesivamente larga, el resto de la armadura imitaba la forma del cuerpo humano. Los soldados llevaban armas de fuego en sus espaldas y arrastraban el cuerpo lleno de agujeros de un esclavo que cometió la insensatez de intentar huir.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La zona de descarga es uno de los lugares mas lejanos de toda la ciudad, para poder llegar a ella debes cruzar al menos 10 cuadras de 400 metros cada una, en cada esquina encontraras explosiones y bolas de fuego que desaparecen a los pocos segundos y después puede que este el cuerpo de un esclavo quemándose o muriendo de hambre o alguna enfermedad extraña. El sonido de bombeo se escucha por doquier y tras recorrer todo el camino, se escucha una extraña alarma similar a un timbre y de repente un gran chorro de agua sale disparado de una tapa de caño, los esclavos corren a beber el agua, ya que muy probablemente no la volverán a ver en varias semanas.

El agua tienta a Kup, pero realmente no muere de sed como todos lo demás. Este muchacho ha sido la excepción a una regla eterna, todo aquel que es forzado a trabajar como un animal de carga debe vivir infeliz y morir joven, ya han pasado 20 años desde que nació en cautiverio y no ha vivido un solo día en el que tenga que derramar un par de lagrimas, claro ha perdido como todos los demás… quien sabe, tal vez realmente no estimaba a esa gente o el castigo no habia sido tan severo como para hacerlo llorar, no tengo esa respuesta.

Tras caminar por las ardientes calles, por fin llego a un extraño circulo de 1 kilometro de distancia. En el centro del círculo había una pila de cientos de lingotes de acero, tantos que formaban una sombra que cubría varios metros de distancia, los esclavos no se ponían bajo ella porque mas que aliviar el calor lo generaba por todo el metal acumulado. Alrededor de los esclavos que cargaban los lingotes, había muchos camiones de carga que se llevaban el metal a las fundidoras del centro de la ciudad.

Un látigo golpeo la espalda de Kup y el muchacho solo hiso una mueca, para un esclavo la caricia de un Látigo es eso una caricia, hace tiempo que ese dolor se volvió soportable. Kup tomo un carretillo y comenzó a empujarlo hacia la pila de lingotes. Tomo algunos de esos lingotes con sus propias manos y los puso en el carretillo, los malditos eran muy pesados y empujarlos era lo que hacia sudar a los esclavos, ya que en su mayoría estaban acostumbrados al calor. Tras dejar la cuarta carga de lingotes, Kup encontró algo en medio de la pila. Este lingote tenía un color diferente, era de color marrón y tenía un extraño dibujo de una llama en su parte superior.

- ¿Qué clase de material es este?-

De repente una mano salió de entre la pila de lingotes y le arrebato el artefacto de las manos. Kup grito asustado y cayó en el suelo, confundido y mirando a esa mano con extrañeza. De entre los lingotes salió una mujer que usaba una armadura medieval con la imagen del cráneo de un león en su pecho y una capa roja en su espalda, media 1.80 de altura, era pelirroja, de ojos carmesí y tenía una espada bastante grande en su espalda.

- ¡Si, el lingote de bronce donde tallaran la localización de Hefestos, el martillo por fin será mío!- grito la muchacha.
- Disculpa… pero creo que ese lingote me perte… DIGO… LEPERTENECEALIMPERIODEHALYAGGA DRASIL- grito Kup al notar que los soldados estaban mirándolo feo.
- ¿Hal Yaggadrasil?... ¡HMP!... ese infeliz puede irse al diablo, algún día probara mi espada bastarda y veremos que opina de nosotros los “salvajes”-
- ¿Qué pasa aquí?-

Kup abrió su boca para decir algo, pero no pudo, el miedo que le produjo la súbita voz de uno de los soldados hiso que más bien se quedara en un estado de shock. El soldado camino hacia Kup y justo cuando iba a decir algo, la muchacha golpeo al soldado justo en medio del casco con la funda de su espada y esta cayo en el suelo sujetándose su cabeza. Kup trago saliva, sabia que lo iban a culpar por eso.

- ¡¿Que rayos sucede ahí?!-
- ¡O NO!- dijo Kup con lagrimas en sus ojos.

La mujer sonrió al ver la mirada de temor de Kup, ella se acerco y beso la frente del muchacho, el cual se sorprendió por el gesto de la muchacha y parpadeo 2 veces. La muchacha le guiño el ojo y dijo:

- Te veré luego-

Uno de los soldados levanto su rifle de asalto y comenzó a disparar contra la mujer, ella simplemente comenzó a evadir las ráfagas del arma y desapareció en el horizonte. Kup parpadeo un par de veces y se toco la frente, justo donde lo habían besado y lentamente se ruborizo. El afecto era algo que los esclavos no tenían muy claro, por lo normal para poder procrear en la “Ciudad Industrial” debías ser un esclavo sumamente fuerte y competente, entonces buscarían otra esclava tan fuerte y competente como tú y los juntarían para sacarles crías y tener esclavos aun mas fuertes, así es como todos los habitantes de la ciudad habían llegado al mundo, como si fueran animales.

- ¡Maldición, avisen a seguridad que hay alerta naranja, una intrusa se ha robado un lingote de hierro del Imperio!-

El soldado miro a Kup y le apunto con su arma, disparo en los pies del esclavo para que bailar al son de las balas y después se rio con fuerza y se alejo caminando. Kup no le veía nada de divertido a cuando lo forzaban a bailar, no era la primera vez que lo hacían, la mayoría de los esclavos se cansaban y dejaban de moverse, era en ese momento en que el soldado de turno les volaba las piernas a balazos. Tras esa “pequeña” travesura del soldado, Kup reanudo su trabajo y se dispuso a cargar los otros lingotes.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La caminata de regreso a casa siempre es la más dura de todas. Tras un arduo día de trabajo las manos de todos los esclavos tienen el mismo color que el metal fundido y la sangre que les brota por los poros tras la jornada. Justo cuando Kup dio la ultima pisada y llego a las puertas de su casa, estas se abrieron de golpe y la abuela empujo al muchacho al suelo. Cuando Kup levanto su mirada, encontró a la anciana sujetando un pico y una pala y su casco de minera puesto.

- ¿abuela, que estás haciendo?- dijo Kup.
- ¡Durante la excavación en la mina hubo un accidente, ahora tu hermano está atrapado en una cueva, ire a salvarlo!-
- ¡¿Rio está atrapado?!... ¡O Mierda!-

El muchacho le arrebato la pala y el pico a la anciana y la empujo hacia dentro, salió corriendo y trato de ignorar los gritos de maldición que pegaba su abuela sobre su lumbago. Tras correr tan rápido como pudo, llego a las fueras de la ciudad.

Si la ciudad de metal era deprimente por dentro lo era aun mas en esta parte, no había ni una sola mancha de verdor, todas las plantas estaban muertas y el suelo infértil, caminar en ese lugar era como estar pisando una pila de ceniza de tras otra. Tras recorrer varios metros de ese desierto negro, Kup llego a una quebrada que tenía varios agujeros escarbados y varias entradas a túneles hechos por humanos, en el fondo de la quebrada se encontraba la gran costa del mar Industrial y sobre el agua se encontraba una plataforma metálica con un montón de vehículos de carga pesada, como camiones con piedras y hasta tractores y varios monta cargas.

De la entrada de uno de los túneles, había mucho humo saliendo y varios trabajadores se arrojaban al suelo tosiendo fuertemente. Kup se asusto y corrió tan rápido como pudo hacia abajo, tomo el elevador y comenzó a respirar rápidamente, esa maldita maquina era demasiado lenta. Tras unos minutos, por fin llego a la plataforma y se tapo la cara con un trozo de tela que arranco de su ropa y corrió dentro del túnel.

La caverna era un lugar demasiado oscuro para él, inclusive con la luz del casco encendida, no tenía ni la menor idea de hacia dónde se dirigía ya que la luz no llegaba muy lejos. Tras dar un par de pasos en la oscuridad, el muchacho se resbalo y cayó en el suelo, golpeándose el pecho y el rostro, llenándose de restos del carbón que sacaban de la mina.

Tras ponerse de pie y mirar el lugar donde se había caído, pudo notar que se había resbalado con el estuche de la espada de aquella mujer, el mismo que golpeo a ese soldado en la mañana. Kup lo tomo y se encamino más en lo profundo de la cueva. Tras caminar por unos cuantos minutos, llego hasta una gran zona donde se encontraban varios rieles de tren, en distintas partes de la mina se podían encontrar vagones repletos de carbón. El humo se hacía cada vez mas fuerte con cada paso que Kup daba en el interior de la mina, estaba cerca.

- ¡¿Dónde rayos esta?!... ¡¿de dónde sale ese maldito humo¡?!-

Busco por todos los caminos que tenía esa mina, pero ninguno lo conducía a su objetivo, hasta que un agujero se formo bajo sus propios pies y el muchacho comenzó a caer por lo que parecía ser un precipicio subterráneo. Tras caer por algunos segundos, el muchacho cayo sentado y con un tremendo dolor en el coxis. Kup se puso de pie y se acaricio la parte golpeada, de repente una gran cantidad de humo cubrió el lugar.

- ¡¿Qué demonios?!-

Un rugido monstruoso se escucho por todos lados y penetro la mente de Kup como un taladro. Kup tomo el pico y dejo la pala, por alguna razón, sentía que iba a necesitar más algo que tuviese filo y fuera puntiagudo. Tras dar unos pocos pasos, el muchacho fue cegado por una gran luz que resplandecía como el sol. Kup se cubrió el rostro y camino hacia el origen de la luz, tras dar unos pasos llego a una gran caverna repleta de diamantes, cada uno más grande que un hombre adulto y otros mas grandes aun, diría que inclusive habían diamantes gigantes de hasta 100 metros de altura y anchura.

- ¡impresionante!- dijo Kup.
- ¡Maldición!-

Kup abrió su boca impresionado y encontró a la mujer de antes con su espada en su mano y con una mirada fiera en su rostro. Pero más que la mujer, Kup quedo boquiabierto por el enorme monstruo que tenia enfrente. Era una criatura gigantesca de casi 6 metros de alto, su cuerpo estaba hecho de piedra volcánica y varias líneas de color rojo sangre cubrían su cuerpo, de su boca surgía una gran cantidad de humo, sus ojos eran un par de flamas y de su cabeza surgían pedazos de diamante que poco a poco se hacían mas delgados hasta formar un especie de hilo brillante, sus manos parecía poseer un tipo de martillo de piedra ardiente.

- ¡¿Qué demonios?!- dijo Kup.

El enorme monstruo lanzo su martillo contra la muchacha, la cual salto hasta una distancia de 5 metros en el aire, puso su pie derecho en el hombro de la criatura, se impulso hacia la cabeza del monstruo, uso su espada para cortar su ojo derecho y al instante dio un giro de 360 grados en el aire y cayo de pie justo frente al monstruo, mientras que pedazos de piedra salían del cuerpo del monstruo. La ciratura comenzó a rier de manera burlona y del lugar donde el martillo habia impactado, una gran cantidad de magma surgió e inundo el suelo.

- ¡Ayúdenme!- se escucho la voz de un niño.
- ¡Rio!- grito Kup.

El niño estaba justo sobre un diamante de gran tamaño y con lágrimas bajando por su rostro. Kup se apresuro y salto sobre un diamante muy grande, sin embargo fue interrumpido por un enorme martillo que rompió en pedazos el diamante en el que estaba parado. Al mirar hacia arriba, Kup se encontró con el enorme monstruo que no se veía nada feliz de tenerlo cerca. Hubo una gran explosión y de repente mas magma comenzó a surgir del mismo punto en el que se encontraba el diamante en el que Kup había estado. El monstruo volvió a levantar su martillo con ambas manos, listo para aplastarlo, pero un haz de luz le corto las manos y estas cayeron en el suelo.

- ¡¿Qué haces aquí?!- grito la muchacha.
- Mi… ¡Vine por mi hermano!- grito Kup.

La muchacha miro hacia arriba y vio al pobre niño, asustado y temblando de miedo. Ella se mordió el labio inferior y sujeto su espada con más fuerza.

- ¡ve por él!- grito ella.

La mujer lanzo una estocada de su espada hacia la espalda del monstruo. Kup comenzó a escalar por los diamantes que habían sido destrozados por la pelea entre ella y esa cosa. La mujer volvió quedar sobre un diamante gigantes y se sujeto fuerte, la magma que estaba en el suelo le impedía tener un soporte estable para atacar y en algún momento se cansaría de saltar, debía terminar esto rápido antes de quedar sin energías.

El monstruo abrió su enorme boca y escupió una gigantesca cantidad de humo que cegó a todos los presentes. Kup tosio un poco y al poco tiempo continuo escalando los fragmentos de diamante. Justo cuando llego donde su hermano, una enorme columna de fuego surgió de dentro del humo y al siguiente instante la muchacha fue clavada en el techo de la cueva en una estalagmita. Kup tomo el pico que traia consigo y pensó en que debía defender a su hermanito sin importar que.

Delante de ambos, unos gigantescos ojos amarillos como el fuego surgieron con la ansia de despedazarlos. Kup se lanzo con el pico contra la cabeza del monstruo, pero este se derritió antes de llegar a tocarlo. El monstruo se rio burlonamente del inútil esfuerzo de Kup y disparo una bola de fuego de sus ojos. Kup empujo a Rio hacia otro pedazo de diamante que estaba cerca y al poco tiempo, el diamante sobre le que se encontraba comenzó a derretirse. Kup veía que la muerte se le acercaba poco a poco conforme caía hacia el magma, hasta que una luz roja salió le llego a la vista.

La luz salía de un pedazo de diamante que estaba justo en el techo de la caverna. Dentro de ese diamante habia un martillo gigantesco que emitia una luz roja tan fuerte como una linterna. De repente el diamante se fragmento en pedazos y salió disparado hacia la manos de Kup. Una que el martillo hiso contacto con la piel de sus manos, todo el magma que estaba en el suelo se solidifico y se transformo en roca nuevamente. El martillo tenia un largo de 1 metro de largo, su cabeza media más 40 centímetros de ancho y 30 de largo, estaba hecho de un metal negro con un par de anillos dorados en ambos lados de la cabeza.

- ¿Qué?- se dijo Kup a sí mismo.
- ¡O vamos!- grito la muchacha.

El monstruo de roca rugió tan fuerte que es escucho por todos los rincones de la caverna y al siguiente instante lanzo una llamarada de fuego de sus ojos. Kup se defendió con su martillo y al siguiente y observo como el fuego lo rodeaba por completo. Solo el calor que emitían las llamas que salían de los ojos del monstruo era tan grande como para derretir los diamantes que tenia a su alrededor. Kup sujeto su martillo con fuerza y comenzó a caminar a través de las llamas, como un taladro que lentamente perfora una tabla.
Tras empujar su martillo contra el fuego, Kup consiguió estar lo suficientemente cerca como para que las llamas dañaran al mismo monstruo, ya que parte de su cabeza de piedra fue derretida por el calor del fuego de sus propios ojos. Kup sujeto su martillo con fuerza y golpeo a la criatura justo en las piernas, rompiéndolas en miles de pedazos y granitos.

El monstruo grito de dolor y miro con odio a Kup, el cual simplemente le golpeo la frente de un martillazo hasta convertirla en muchas piedrecillas. Kup comenzó a respirar lentamente, eso había sido demasiado intenso para él. Camino hacia el mismo lugar donde había arrojado a su hermano y lo encontró en posición fetal y con los pantalones mojados, el pequeño se había orinado del miedo. Kup lo tomo y lo abrazo, el niño se seco las lagrimas y los mocos en la ropa de Kup, cosa que lo hiso sentir un escalofrió.

- … (odio las cosas babosas)-

De repente el martillo que sostenía en su mano comenzó a quemarle el brazo derecho. Kup solto a su hermano y este cayo sentado en el suelo. La muchacha logro soltarse del techo y fue bajando poco a poco entre los diamantes que no habían sido destruidos. Kup comenzó de dolor, se llevo su mano izquierda a la derecha y trato de quitarse el martillo, pero es como si este se hubiese pegado a su mano. El martillo se encendió en llamas y estas cubrieron todo el brazo, cosa que espanto a Rio, ya que parecía que su hermano mayor estuviese siendo incinerado por completo.

- ¡Kup!- grito Rio.
- ¡AAAA!-

El fuego creció y consumió todo el cuerpo de Kup. Los gritos de dolor del esclavo no cesaban, hasta que el mismo fuego se adentro en la boca de Kup, bajo por su garganta y comenzó a quemar el interior de su cuerpo. Fue como si esas llamas tuviesen vida, ya que todo el cuerpo de Kup dejo de quemarse y el fuego se introdujera dentro de su cuerpo. La venas de Kup se tornaron de color rojo brillante, como si su sangre estuviese siendo hervida y sus ojos se tornaron amarillos por el color del fuego, el sudor que salía por sus puros caía en el suelo y producía vapor.

- ¡Hermano!- grito Rio.
- Quédate quieto chico, tu hermano debe salir de esta por si solo-

Rio miro a su derecha y encontró a la mujer sentada en el suelo, mordisqueando un pedazo de tela y poniendo un pedazo de piedra caliente en su pierna lastimada, después echándose alcohol y cosiendo su herida con un hilo y aguja. Rio quedo impresionado, ella fue empalada, debería estar muerta.

- Hefestos lo está poniendo a prueba- dijo la muchacha.

La mente de Kup comenzó a distorsionarlo todo, la cueva se desvaneció y delante de él surgió una extraña criatura de piel oscura como la ceniza y escamosa como la de un reptil, tenia largas alas negras como de cuervo, ojos con la pupila estirada y largo cabello gris hasta sus hombros, sus manos tenían formas de garras y sus pies eran como pesuñas de toro, estaba encadenada a una pared con un pentagrama pintado y con un bozal de metal en su boca. Kup observo a la criatura a los ojos y esta gruño tan fuerte que hiso estremecer todo su cuerpo.

- ¿Qué demonios es esa cosa?-

Una llama salió de la nada y esta consumió el cuerpo de Kup nuevamente, sin embargo, esta vez no hubo dolor, mas bien se sentía bien, hasta refrescante y seguido de ello, hubo un gran flash de luz que cegó a Kup y al siguiente instante, estaba fuera de la caverna, en medio del desierto de ceniza con Rio y la muchacha vigilándolo de cerca.

- ¿Qué?... ¿Cómo llegamos hasta aquí?- dijo Kup.

Rio sonrió y abrazo a su hermano con fuerza, la muchacha suspiro, todo el problema de viajar por esa pieza de bronce en la cual venia la localización del martillo Hefestos fue una pérdida de tiempo. Kup se rasco la cabeza y al mirar hacia atrás, encontró el gran martillo que había usado para matar a ese monstruo de piedra.

- ¿Qué es este martillo?... ¿Qué paso en la mina?- dijo Kup.
- ¡Hermano, esta mujer nos saco de ese lugar después de que mataras a ese monstruo!- dijo Rio sonriendo.
- ¿Qué?-
- Así es… y al parecer Hefestos te escogió a ti… vaya pérdida de tiempo, vine de otro continente solo para esto- dijo la muchacha.
- Aaa… ¿y tu quien eres?-dijo Kup.
- Me llamo Alexa y en caso de que te preguntes quien es Hefestos… es el nombre de esa arma-
- ¿Hefestos?... de qué rayos estas…-

De repente el arma comenzó a brillar con una gran intensidad y segundos despues un rayo salió disparado hacia el cielo y comenzó a viajar por el cielo, iluminando las 4 esquinas del planeta. En todo el mundo surgieron luces de distintos colores que iluminaron la mismísima atmosfera. Los noticieros de Aralea lo reportaron como un evento natural, los alquimistas, magos y sacerdotes de Serena lo llamaron un mensaje de los dioses. Sea cual sea el punto de vista, para todas las personas del mundo, esa gran aurora boreal multicolor significo lo mismo, el inicio de un cambio y el de una gran batalla.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Espero que les haya gustado,lo continuare despues... denme su opinion, sus criticas y lo que uds crean que debo hacer para mejorarlo... hasta tomatazos si asi lo desean. El fic esta hecho para que se paresca lo mas posible a un manga shonen... ¿fracase o lo hice bien?

El fic es bastante largo...

Hasta luego.[b]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
GETHEL ®

avatar

Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 18/06/2010
Edad : 29
Localización : un pixiel en el Google-Earth

MensajeTema: Re: Gaia Destruction   Mar Jul 06, 2010 3:53 pm

si dices que va a ser como un shonen...exijo una buena dosis de eso en ese caso XD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jack

avatar

Mensajes : 562
Fecha de inscripción : 14/06/2010
Edad : 28
Localización : ¿Realmente importa?

MensajeTema: Re: Gaia Destruction   Jue Jul 08, 2010 10:52 pm

El viento sopla fuerte, lo suficiente como para que los arboles muevan sus copas de manera desesperada, como si tuvieran miedo de algo. Por encima de los arboles, encontramos el cielo nocturno, pero en esta ocasión no lo veremos iluminado por las estrellas, si acaso se ve la luz de la Luna. Danzando con el movimiento de las nubes, encontramos una aurora boreal que cubre todos los cielos del mundo.

Rojo, azul, rosa, amarillo, naranja… son todos los colores imaginables, todos en perfecta comunión, en el cielo oscuro, iluminándolo como ningún otro evento estelar. Gaia se estremece por su belleza, pero los que entienden el significado de este evento, sienten la llegada de algo realmente grande, algo que cambiara la faz de Gaia para siempre y pondrá el destino del universo en las manos de un solo ser. Entre aquellos conocedores de esta profecía, encontramos a uno, observando el cielo.

En la cima de una torre que esta por encima de las nubes, un hombre mira la aurora por todos lados en su balcón, el único que esta en la cima de la torre. El balcón tiene las estatuas de un par de monstruos reptiles humanoides con alas como de ángel y cabello largo, ambos se inclinan y miran hacia abajo, como protegiendo al dueño de la torre. El hombre tiene cabello largo rubio que llega hasta su espalda, posee ojos azules y facciones muy finas, tanto que parecieran ser de mujer, lleva puesta una armadura un tanto extraña, sus hombreras tienen la forma del cráneo de un dragón, su armadura pectoral es redonda y cubre todo su pecho, sus brazos están cubiertos por una larga lamina de metal con articulaciones para que pueda moverse sin dificultades, sus guantes son de metal y tienen extrañas garras de acero en sus puntas, como las de un águila, la parte inferior de su armadura es básicamente lo mismo que sus brazos y sus botas de acero tienen un pico que se levanta al final como un garfio, en su espalda trae una simple lanza con una punta de hierro oxidado.

- Parece que ya empezó- dijo el hombre.

El hombre dio media vuelta y comenzó a caminar hacia la puerta de su balcón, era mas grande que 2 humanos juntos, tal vez media unos 10 metros de altura y 5 de ancho, su color era blanco. El hombre empujo la puerta con su mano derecha y esta se abrió de par en par, dio unos cuantos pasos por un pasillo oscuro que no tenia luces, lo único que podía notarse era la alfombra roja que lo guiaba hasta otra puerta del mismo tamaño, pero esta tenia pintada en frente la imagen de esos monstruos reptiles alados. El rubio abrió la puerta y al abrirla, se encendió una luz automáticamente que ilumino todo el cuarto en el que se encontraba ahora.

El cuarto era un lugar bastante grande, iluminado por candelabros de oro mas grandes que un camión, en el centro de la habitación se encontraba una enorme piscina circular con bordes de oro y en el centro de la piscina, se encontraba una gran cama, tan grande que probablemente mas de 5 personas adultas entrarían en ella, para llegar a la cama había un pequeño puente de mármol puro con estatuas de ángeles tocando el arpa y sonriendo, pero lo que debe llamarnos la atención mas alla de estos ostentosos lujos, es lo que hay en el segundo piso de solo este cuarto. Una escalera de mármol lleva hasta el segundo piso, donde se encuentran una enorme cantidad de libros, todos en libreros gigantescos de hasta 6 metros de altura y más de 10 de anchura. El hombre camina hasta llegar al segundo piso y revisa los libros, uno por uno, hasta llegar a uno con las palabras:

“El aurora”

- Hefestos fue liberado… ahora irá en busca de sus hermanos… hmp, este es el momento ideal para iniciar la conquista de Serena-

El hombre puso su mano en un globo terráqueo que tenia cerca y le dio la vuelta, algo grande iba a suceder, algo que cambiaria la faz del planeta para siempre.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A la mañana siguiente:

Alexa era una invitada en la casa de Kup y Rio, la abuela solo estaba contenta de que sus nietos hayan regresado sanos y salvos, aun que estaba un poco enfadada por el empujón que le dio Kup. El castaño sabia que tarde o temprano, esa ancianita iba a hacerlo sufrir como ningún otro ser vivo en este mundo, ni siquiera ese monstruo de ayer se comparaba con lo que ella le haría. Alexa miro su plato repleto de su pasta blanca y saco su lengua tratando de no vomitar.

- ¿Qué es esto?- dijo Alexa.
- Es comida de esclavos- respondió la anciana.
- ¿comida de esclavos?- dijo Alexa.
- Cuando un esclavo muere, toman los restos de su cuerpo que todavía son utiles, los muelen, les agregan propiedades nutritivas y lo transforman en esa masa- respondió Kup.

La pelirroja puso cara de enferma, se puso verde y fue a vomitar a una esquina, la abuela suspiro, tendría que volver a racionar el agua para lavar eso. Kup sonrió y al siguiente instante su hermano menor, Rio, le jalo el pantalón y le dijo:

- ¿Qué es ese martillo, hermano?-
- No lo sé… estaba dentro de un diamante-
- Ese es Hefestos-

Alexa se limpio la boca y camino cojeando por la herida hacia Kup, le miro a los ojos y a los cinco segundos inflo sus mejillas, miro con rencor al pobre esclavo y se sentó de piernas cruzadas y con los brazos estirados verticalmente. Kup trago saliva y comenzó a analizar esa infantil e incomprensible mueca de niña malcriada, pero justo cuando iba a abrir su boca, Alexa comenzó a patalear como una malcriada y grito:

- ¡YO QUERIA A HEFESTOS, NO ES JUSTO, NO ES JUSTO!- grito Alexa.
- Yayaya… cálmate… si tanto quieres este martillo, solo tómalo, además… atraerás la atención de los guardias- respondió Kup.
- ¡No puedo, ahora estas ligado a él!-
- ¿de qué hablas?- dijo Kup.
- Verán… - Alexa jalo mocos y continuo- … hace muchos años, se crearon 7 armas que toman todos los elementos que gobiernan el universo, Hefestos martillo de fuego, Escalibur espada de Viento, Kusanagi sable de agua y Gungnir lanza de la tierra, Cadaceus el báculo de la vida y Apofis la guadaña de la muerte… pero esas solo son las armas preliminares, ellas solo son llaves para el autentico premio-
- ¿autentico premio?- dijo Rio.
- El que junte a las 6 primeras armas tendrá acceso al arma del “Destino”, se dice que quien posea las 7 armas, poseerá el poder para controlarlo todo... aun que yo no creo en eso, yo solo las busco para venderlas en mercados negros-
- Arma, arma, arma… esa condenada palabra va a resonar en mi cabeza durante un mes- dijo Rio.

Mientras Alexa estrangulaba a Rio y su abuela le golpeaba con una cuchara en la cabeza a la pelirroja, Kup miro al martillo por un tiempo, se pregunto si esto lo embarcaría en algo malo, si esto traería desgracias para los demás, el solo quiere vivir en paz y que nadie lo moleste… ¿es mucho pedir?... huir de este maldito lugar y simplemente olvidarlo todo, es todo lo que quiere.

- No lo quiero-
- ¿Qué?- dijo Alexa mientras le jalaba las orejas a Rio, la abuela le golpeaba con la cuchara en la cabeza y Rio mordía su pierna derecha.
- Esta cosa solo traerá problemas, tómala-
- No puedo, una vez que el arma legendaria se une al alma de su portador, es imposible separarlas… al menos eso es lo que cuentan las leyendas-
- Si solo es una leyenda… entonces no habrá problemas para que la tomes, adelante, hazlo-

Todos se mantuvieron mirando a Hefestos por un rato, eso que había dicho Kup tenía mucho sentido, la mayor parte de las leyendas no son nada mas que folklore y este martillo puede que no sea diferente. Alexa estiro su mano, pero justo cuando iba a tomarlo, en su mente se pinto la imagen de un par de enormes ojos estirados como los de un reptil y al siguiente instante se vio obligada por una fuerza invisible a alejarse de Hefestos y Kup.

- ¿Qué pasa?-
- No puedo tomarlo… simplemente no puedo, es tuyo ahora- dijo Alexa.
- ¡Pero…!-

Alguien toco la puerta con fuerza y al siguiente instante se escucho la voz de un soldado, preguntando por el ruido y más importante aún, por el motivo por el que no estaban trabajando. Alexa saco su espada y sonrió de mejilla a mejilla, Kup se hecho para atrás y vio alarmado como la mujer se acercaba hacia él con esa escalofriante sonrisa:

- Te necesito a mi lado, ven y obtendrás el poder para liberar a los esclavos de esta ciudad-
- ¡¿de qué demonios hablas, mujer?!- dijo Kup.
- Solo el dueño de Hefestos puede encontrar las otras armas y tu eres de Hefestos-
- ¡NO IRE A…!-

La puerta volvió a ser golpeada y esta vez el guardia se escuchaba enfadado. Kup trago saliva, iban a azotarlos a todos los esclavos, a dejarlos sin comida y a darles de beber vinagre por una semana entera. Alexa sonrió y puso la punta de su espada frente a la puerta, se lanzo contra ella y la penetro como si estuviese hecha de papel y un montón de sangre bajo por el filo de esta. Kup se puso de pie de golpe, lo había hecho, mato a un soldado justo en una casa de esclavos, ahora los iban a culpar de todo y la muerte se paga con la muerte.

- ¡¿Qué demonios has hecho?!-grito Kup.
- Ahora no tendrás de otra, descuida, me hare cargo de todos los que vengan a este lugar, pero a cambio TU vendrás conmigo-respondió Alexa.
- ¡Aquí hay más de 10000 soldados patrullando toda la ciudad, ahora los pusiste a todos en nuestra contra!-
- Así es y tu sabes que hacer para salirte de esta-

Kup cerró sus ojos, frunció el ceño y suspiro tan fuerte como su pulmón se lo permitía. De repente todas las paredes fueron destrozadas y toda el cubículo de metal fue completamente destruido y algo arraso con las paredes hasta dejarlas añicos y descubrirlos a todos. Delante de los protagonistas, se encontraron varios soldados, todos con rifles de asalto apuntándoles y una gigantesca grúa que tenia los pedazos de las paredes en sus garras. Alexa sonrió y limpio la sangre de su espada, miro a Kup y el pobre solo hiso lo único que podía hacer en ese momento.

- ¡Vamos por ellos!- dijo Kup abriendo sus ojos y aferrando a Hefestos.
- ¡así me gusta, cariño!-

Todos los soldados comenzaron a disparar, Alexa comenzó a mover su espada a gran velocidad, desviando las balas y enviándolas contra otros soldados que caían con heridas de balas en sus brazos, pechos y piernas. Unos soldados se movieron hacia el punto ciego de Alexa y dispararon contra la abuela y Rio. Kup lo noto y golpeo el suelo con fuerza, la placa metálica que era el suelo cubrió a ambos.

- ¡ARRG!- grito Kup enfurecido.

El muchacho ataco a los soldados con su martillo, el cual aumento de tamaño significativamente y aplasto a varios soldados, uno de ellos arrojo una granada hacia Kup, el cual cerró sus ojos y la explosión lo cubrió por completo, pero como si se tratara de una aspiradora, el martillo succiono toda la explosión. El soldado miro confundido la situación, Kup miro su martillo tan confundido como su enemigo
.
- Hefestos es el fuego y todo lo que este produce será consumido por él- respondió Alexa.

Justo cuando Alexa termino esa oración, la cabeza del martillo se prendió en fuego y cuando Kup lo agito un poco, una llamarada salió volando contra un escuadrón de los soldados, los cuales comenzaron a correr por todos lados y a tirarse al suelo para apagar las llamas. Alexa clavo su espada al suelo, salto y cayo justo sobre el mango de la espada, saco de sus bolsillos unas pequeñas dagas y comenzó a lanzarlas contra ellos, para cuando termino todos los cañones de los rifles habían sido tapados por las dagas.

- Bueno chicos, hora de decir buenas noches-

Alexa tomo su espada nuevamente, saco una pequeña bolsa de entre sus bolsillos y la arrojo al cielo, la corto en pleno vuelo y polvo de color rosa comenzó a caer por todos lados, haciendo que todos los soldados comenzaran a caer dormidos de uno a uno. Antes de decir que esto fue una victoria, la grúa se lanzo contra los 4, Kup se interpuso, pego un salto y golpeo la garra de la grua con Hefestos, la grúa comenzó a derretirse poco a poco, como chocolate bajo el sol.

- ¿Qué fue eso?... tu martillo hasta ahora solo podía golpera- dijo Rio.
- Sí, pero ahora que está cargado con las llamas de la explosión de la granada ha ganado algunos atributos… pero dejemos eso para después… ahora debemos irnos de esta ciudad- dijo Alexa.

Alexa tomo a la anciana y a Rio con los dos brazos y puso su espada en su boca, comenzó a correr tan rápido que prácticamente dejaba un rastro de polvo a sus espaldas. Kup sintió una gota de sudor bajar por su nuca y después suspiro, si no se apuraba lo iban a dejar abandonado y si hay algo que él sabe, es que si hay algo mejor que los castigos de un esclavo, eso es la muerte. Kup comenzó a correr por las calles de metal, varios automóviles hechos completamente de metal y que lanzaban grandes cantidades de humo, comenzaron a perseguirlo. Kup sujeto su martillo y golpeo el suelo de metal, este se calentó tanto que se puso rojo y el material de las llantas se pego al suelo, haciendo que los vehículos se paralizaran en el acto.

- ¡JA, este martillo no es tan malo!-

De repente una gran explosión lo empujo varios metros, Kup abrió sus ojos y sintió un poco de sangre bajar por su frente, al mirar hacia el horizonte, encontró a 3 soldados con lanzacohetes en sus manos y apuntándole, dispuestos a matarlo. Kup tomo a Hefestos y salió corriendo, los misiles salieron de las armas y causaron 3 explosiones que cubrieron una distancia de hasta 100 metros. Kup salió volando y choco contra la pared de un edificio, casi perdió el conocimiento por esa explosión, pero aun podía ponerse de pie y de hecho, lo hiso, cuando abrió sus ojos, 3 misiles ya iban en su dirección, esto lo asusto y puso a Hefestos frente a su rostro, como si se estuviera cubriendo.

Cuando los misiles le impactaron, Kup pudo ver como la explosión lo rodeaba pero no le hacia nada de daño, a los pocos segundos, todo el fuego de la explosión fue absorbido por la cabeza de Hefestos. Kup trago saliva y miro impresionado a su martillo. Los soldados se sorprendieron, pero no iban a detenerse por eso, volvieron a disparar sus misiles directo hacia Kup. El moreno miro a los misiles que se dirigían hacia él, golpeo el suelo con su martillo y al hacerlo una enorme pared de fuego de hasta 100 metros de altura lo cubrió a los 360 grados, incluso carbonizo el metal del edificio que tenia detrás. La pared del edificio que tenia en su espalda era una de las que soportaban el peso total del complejo, este comenzó a derrumbarse, Kup comenzó a correr tan rápido como sus piernas se lo permitían y al poco tiempo el edificio cayo sobre otro y este sobre otro y hace hasta formar un domino en los que se destruyeron al menos 6 edificios de Ciudad Industrial, hasta que uno de ellos aplasto a los que usaban los lanzamisiles.

Tras de que los edificios se derrumbaran, una gran alarma se escucho por toda la ciudad. Kup se asusto mas que nunca, esa era la alarma de escape de esclavos. Tras recorrer unos 3 kilonteros, encontró a Alexa clavándole su espada a un soldado en el pecho y matándolo. Ella limpio la sangre de la hoja de su espada y después miro a Kup, le guiño y le sonrió de manera amistosa.

- ¡Vaya que eres lento!-
- Si me sacas de esta, te juro que te ayudo con lo que sea- respondió Kup con una vena resaltada en su frente.
- ¡Jajajaja!... ¡Descuida, tenemos este camión para huir hasta la salida de la ciudad!-
- Solo hay una entrada y una salida de este lugar y apuesto a que esta bien resguardada- dijo Kup.
- Mmmm… ¡No hay problema!- dijo Alexa.

El camión sonó su clac son y Kup se quedo frio al ver a su abuelita querida con las manos en el volante y con una sonrisa maliciosa en su rostro.

- ¡Anda nietecito, súbete de una vez, vamos a vengar a tu abuelo por haber sido quemado en aceite!... ¡JAJAJAJAJA!-
- Santa madre de Dios- dijo Kup asustado.

Al poco tiempo, Alexa se subió en el asiento que estaba al lado del conductor, Kup fue a la cajuela donde estaba su hermano menor. Rio se encogió de hombros y sonrió nerviosamente, Kup hiso lo mismo y se sentó a su lado. El camión se encendió y los 2 nietos hicieron sus plegarias y cerraron sus ojos, de inmediato el camión salió disparado como una bala de cañón, dejando las huellas de las llantas en la calle. En todas las cuadras se podían ver a los esclavos vitoreándolos y dándoles apoyo para escapar, algunos se arrojaban sobre los soldados que trataban de dispararles, era como toda una revolución. Tras recorrer varios kilómetros en cuestión de minutos, gracias a la loca forma de conducir de la abuela, llegaron a una gigantesca puerta de metal.

- ¡¿Esa es la salida?!- grito Alexa sujetándose el cabello para que no le tapasen los ojos.
- ¡Si, la puerta de la venganza!- respondió la abuela mientras limpiaba la sangre de los soldados que había atropellado del parabrisas.

La “Puerta de la Venganza” llamada así puesto los primeros esclavos que trabajaron en Ciudad Industrial eran guerreros enemigos atrapados en batalla, al haber infringido daño a la dinastía Hal, ellos pagarían con una vida de esclavitud, era la venganza de los Hal. Las enorme puertas miden hasta 200 metros de altura y está pegada a una enorme muralla de acero que rodea toda la ciudad, como un gran anillo de un grosor de 300 metros. La entrada estaba completamente rodeada por soldados con ametralladores, rifles de asalto y había un campo minado frente a ella.

- Bueno abuela… ¡A toda velocidad hacia las minas!- grito Alexa sonriendo.
- ¡Con gusto, queridita!-
- ¡¿Qué?!- gritaron Rio y Kup.

El camión comenzó a aumentar mas la velocidad, al punto que todo lo que les rodeaba se veía como chicle siendo estirado. Cuando estuvieron cerca de las minas, Alexa miro a Kup y le guiño un ojo, el muchacho compendio y sujeto su martillo. Cuando pisaron la primera mina, una gran explosión cubrió el lugar y esta hiso explotar todas las demás minas creando una marea de fuego por doquier. Los soldados se alegraron de no tener que trabajar de mas, pero a los 5 segundos un camión los arrollo, los transformo en carne molida y paso a través de la puerta.

- ¡Bien hecho con la explosión, Hefestos la absorbió, canalizaste el calor de esta y la mandaste directamente a las otras minas para que explotaran y no nos molestaran!- grito Alexa.

Kup volvió a encogerse de hombros, lo único que él hiso fue sacar su martillo y tratar de usarlo como ancla para detener el camión, ni de broma pensó que eso iba a suceder. De repente el camión se detuvo justo en el puente que conectaba al mundo exterior de la ciudad. Alexa se extraño y miro a la abuela, sin embargo ella se veía asustada, hasta sus ojos se veian perdidos en el aire.

- ¿Qué sucede, anciana?-

Delante de ellos, se encontraba un solo hombre con un extraño uniforme militar totalmente negro, con una gorra negra militar, botas negra y guantes de color café y un cinturón de cuero negro, tenia varias medallas con formas de águilas, cruces de hierro y una insignia de una lanza justo en el centro de todas sus medallas. Kup saco su cabeza para revisar y al ver ese hombre sus ojos se tornaron rojos de furia, tomo su martillo y corrió hacia él.

- ¡¿Qué esta haciendo?!- dijo Alexa.
- Ese… ese hombre es el General Oppenheimer… el… ¡él mato a mi hijo!- dijo la abuela.
- ¡¿Qué?!- respondió Alexa.

Kup se lanzo contra Oppenheimer y trato de golpearlo con Hefestos, el comandante evadió el ataque con solo moverse a la derecha y dejo que el martillo golpeara el suelo. Un cráter de30 centímetros se formo y cuando Kup saco su martillo del cráter, una columna de fuego salió disparada de él. Oppenheimer noto el efecto y sujeto la muñeca de Kup, le golpeo el estomago y le quito el martillo.

- ¿es este el martillo Hefestos?-

Tras decir esto, el martillo emitió un sonido extraño y un fuego azul comenzó a consumir su brazo derecho. El comandante arrojo el martillo al suelo, saco un sable de que tenía en su cintura y se corto el brazo el mismo. Kup tomo el martillo nuevamente y lo golpeo contra el suelo, al hacerlo una gran pared de fuego rodeo a Oppenheimer, el cual ni siquiera se inmuto y apunto con su sable hacia donde él creía que estaba Kup.

- ¡Mil espadas negras!- grito Oppenheimer.

De la punta del sable, surgieron varias espadas de distinto tipo, desde katanas a claymores. Todas las espadas salieron disparadas hacia Kup, el cual agito a Hefestos para que emitiera el suficiente calor para derretir a las espadas, sin embargo estas parecían no estar hechas de metal alguno y aun así estaban cortando el aire mismo. Las espadas se incrustaron en sus brazos, piernas y en su pecho.

- No está mal, pero todavía debes aprender a manipular esa arma-

Una espada se puso justo en la garganta de Oppenheimer, este sonrió y cerró sus ojos. Alexa estaba sujetando su espada, lista para degollarlo.

- Déjalo libre o te matare aquí mismo- dijo Alexa.
- Jaja… Alexa Bundertal, del Reino de Hatrigan Solomon, una salvaje- dijo Oppenheimer.
- ¿Cómo lo sabes?-
- Soy uno de los generales de Hal Yaggadrasil y esta es mi ciudad… yo se todo lo que entra y sale de este lugar, además tienes un precio bastante alto en esa cabeza, incluso en tu hogar- respondió Oppenheimer.

Alexa se mantuvo inmóvil, Oppenheimer sonrió y aparto la espada de su garganta, miro a ambos y dijo:

- Bueno, los dejare ir… ¿Por qué?... porque me da la gana-
- ¿Qué?- dijo Alexa.
- ¡No necesito tu compasión, te matare!- grito Kup.
- Jaja… yo soy el General Richard Oppenheimer, ni un ejército de salvajes pudo detenerme… ¿crees que tu puedes?...- tras decirle esto a Kup, volvió su mirada hacia Alexa- … escucha, debes vigilarlo, porque algún dia vamos a necesitar su ayuda-

El comandante se fue sonriendo y cuando paso al lado de la abuela, la vio, le guiño el ojo y continuo su caminata. La abuela sujeto el volante con impotencia y dejo que un par de lagrimas bajaran por su rostro. El General les dio luz verde y ninguno de los soldados disparo ni un tiro contra ellos, los dejo irse. Del otro lado de la puerta, uno de los soldados miro a l general y le dijo:

- Señor… ¿los va a dejar ir?-
- Yo si, pero veamos si “Tánatos” los deja, pero démosle unas 2 horas de ventaja- respondió Openhaimer.
- ¡Si señor!... ¡Activen a Tánatos!-

Alexa se acerco a Kup y cuando iba a sacar las espadas que tenía clavadas, estas se hicieron ceniza y sus partículas se fueron volando con el viento. La pelirroja se sorprendió por ello, pero lo mas impactante, fue el hecho de que las heridas tampoco estaban visibles, con ese ataque Kup debería de haber muerto, pero ahí estaba, inconsciente, respirando y hasta roncando. La pelirroja tomo a Kup de la cintura y se lo llevo al hombro, camino hacia el camión, lo deposito en la cajuela y después miro a Oppenheimer, el cual le sonreía con una cara de prepotencia.

- Abuela, vámonos- dijo Alexa.

La pelirroja se subió al camión y este comenzó a moverse, alejándose poco a poco de ese infierno y adentrándose en el desierto de ceniza negra. Oppenheimer se ajusto su gorra militar y se fue caminando, silbando una tonada de cuando era niño.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya han pasado un par de horas desde que salieron de Ciudad Industrial, el enorme desierto tenía varios kilómetros de distancia y era tan plano como una tabla, lo que le hacia un lugar peculiar, era el hecho que este desierto no tenía ni arena ni tierra solida, era un desierto hecho de pura ceniza negra, lo último que quedo de los arboles de la gran selva tropical que rodeaba este lugar. El camión hiso un sonido como de disparo y una gran nube de humo salió de su escape, se detuvo de repente y todos se bajaron para revisar, pero lo que encontraron fue un motor que liberaba una gigantesca cortina de vapor.

- O demonios- dijo la abuela.
- ¿Qué haremos ahora?- dijo Rio.
- Bueno, la “Selva Negra” esta solo a escasos metros de aquí, creo que caminar no sería mala idea- respondió Alexa.

Kup estaba en la espalda de la pelirrojo, seguía inconsciente y babeando como un bebe, al punto de mojar el cabello de Alexa con una gran baba, la pelirroja le patearía el trasero en cuanto se despertara. Comenzaron a caminar hasta el lugar denominado “La Selva Negra”. Es llamado así puesto es el único lugar cercano a la Ciudad Industrial que todavía posee vegetación, pero esta se ha adaptado de una manera distinta a la contaminación a de las demás plantas del mundo. Si las plantas normales son verdes, estas tienen un color negro como el petróleo y para hacer mas competente esa analogía, creo que deberías saber que además de liberar oxigeno, esta plantas liberan un extraño liquido pegajoso parecido al aceito, transformando el suelo en una especia de chicle gigante.

Tras recorrer la distancia de 300 metros, llegaron al lugar donde los arboles brotan aceite. Al dar el primer paso y sentir como sus pies se hundían en esa extraña sustancia pegajosa, Alexa supo que usar armadura iba a ser un inconveniente, así que deposito a Kup en las manos de su hermano menor, el cual lo dejo caer y se embarro de ese liquido pegajoso, y se quito su armadura, revelando un leotardo negro que cubría su cuerpo debajo del metal de la armadura.

- Vamos-
- O mis pies, siempre pensé que esta cosa que salía de las plantas de este lugar era un asco- dijo la abuela.

Alexa las partes de su armadura en una bolsa y se llevo a Kup al hombro nuevamente, comenzaron a caminar dentro de la selva, mientras que Rio escupía esa cosa. Aun siendo de día, el lugar era tan oscuro que no se podía ver absolutamente nada y no ayudaba el hecho de que el piso era como estar en un lugar hecho de pura goma de mascar. El suelo era pegajoso, las plantas negras eran pegajosas y el aire del lugar era tan pesado que respirar era toda una odisea.

- Odio este lugar… ¡LO ODIO!- grito Rio.
- Al menos tú no cargas a un hombre adulto y a un martillo gigantesco… ufff… dile a este tipo que se ponga a dieta en cuanto salgamos de aquí- dijo Alexa.

La abuela se detuvo y miro hacia atrás, a pesar de su edad y lo maltratada que estaba, la anciana estaba detectando algo en el aire, algo que se sentía más caliente que el viento del desierto y olia peor que el aroma que liberaba ese aceite negro. Alexa noto que la vieja se detuvo y miro en la misma dirección que ella, de repente un sonido de engranajes moviéndose le llego al oído.

- O no- dijo Alexa.

De repente varios árboles salieron volando y un sonido como de sirena cubrió todo el lugar. De repente todo los arboles salieron volando y enorme maquina con forma de araña salió de entre la espesura. Cuarto patas robóticas que parecían funcionar con vapor, ya que lo liberaban cada vez que se movía, tenía un par ametralladoras gatlin en su lomo, un par de cierras circulares en sus patas y un cañón muy pequeño que si acaso alcanzaba los 6 centímetros, un especie de lector rojo en el centro de una improvisada cabeza robótica.

- ¿Qué es eso?- dijo Alexa.
- ¡Es… el Tánatos!- grito Rio.
- ¿el qué?- dijo Alexa.

El enorme robot cargo el pequeño cañón hasta formar una pequeña esfera de luz roja en su punta, tras unos segundos, disparo un laser que comenzó a cortar a todos los arboles que estaba alrededor y tras unos segundos se formo una gran explosión que cubrió todo el lugar. El aceite del suelo era flameable, por ende la explosión creció más de lo necesario y formo una bola de fuego que estaba por tragarse a todos los que estaban en ese lugar.

Mientras esto sucedía, en la mente de Kup se libraba otra batalla.

El muchacho estaba rodeado por agua y al tratar de nadar, solo se hundía más. Al final, encontró el cadáver de un hombre el cual parecía haber muerto quemado, ya que toda su piel estaba rostizada y sus ojos negros como carbón. Kup miro ese cuerpo más de cerca y fue entonces que se dio cuenta que el cadáver estaba llorando y no cualquier tipo de lágrimas, lloraba sangre. La sangre de sus ojos comenzó a cubrir todo el agua y lentamente todo el agua en la que se encontraba se transformo en sangre.

“Es tu culpa”

Esas palabras sonaron en todo su cráneo y fue entonces que Kup grito tan fuerte como pudo y toda la sangre comenzó a hervirse. Mientras todo esto sucedía, en el mundo real todo se veía de color oscuro, el fuego de la explosión estaba a escasos centímetros de consumirlo todo.

- ¡Vamos, Kup, despierta, necesitamos a Hefestos!- grito Alexa.

Alexa cerró sus ojos y espero lo peor mientras el fuego la rodeaba, sin embargo, no había calor y al mirar hacia atrás, encontró que Kup estaba sujetando a Hefestos y levantándolo en el aire. La pelirroja soltó a Kup y dejo que este hiciera su trabajo, Hefestos absorbió toda la explosión y tras unos segundos, todo se volvió visible, ya que los arboles que cubrían la luz de sol habían sido destruidos.

- Genial… despertaste justo a tiempo- dijo Rio.

Sin embargo, el niño se detuvo y vio como los ojos de su hermano estaban completamente en blanco. Rio se hecho para atrás y abrazo a su abuela, era la primera vez que veía una expresión tan aterradora. De la espalda de Kup, surgió un tercer brazo con piel escamosa y verde, como de reptil, el brazo tomo a Hefestos y lentamente lo fue introduciendo dentro de su espalda, haciendo que los huesos de su espina dorsal se hicieran visibles y un sonido como de rompimiento de huesos se escucho por cada rincón de la jungla.

Kup abrió su boca tanto que su quijada se desmonto por completo y emitió un rugido bestial que cubrió toda la selva e inclusive se escucho en cada rincón del continente. Lentamente Kup fue aumentando de tamaño, si en un principio media 1.69, de repente alcanzo los 2. 60, su quijada se estiro y sus dientes se hicieron tan filosos como los de una piraña, sus huesos comenzaron a deformarse hasta poder estirar sus brazos unos 40 centímetros, de sus codos salían pedazos de hueso muy filosos que tenían forma de espada, sus dedos se transformaron en garras y sus piernas se estiraron hasta alcanzar más de 1 metro y de su tobillo también salía una hoja filosa hecha de hueso, el último detalle era que de su frente surgían un par de picos que hacían que su cara se estirara mas.

- ¿Qué es esa cosa?- dijo Alexa.
- Abuela… tengo miedo- dijo Rio.
- … (Kup)- pensó la abuela.

El monstruo emitió un gran rugido y después de ello levanto sus brazos al cielo, golpeo el suelo y una gran llamarada cubrió todo su cuerpo. El fuego en sus pies era de color azul, el que cubría su estomago y pecho era transparente y el fuego que estaba por encima de su cabeza era amarillo, como la llama que se produce en un encendedor. Tánatos apunto con sus ametralladoras hacia Kup, pero las balas se derretían en cuanto entraban en contacto con las llamas que rodeaban su cuerpo. Kup miro a Tánatos y rugió nuevamente, el fuego que estaba rodeándolo se concentro en su boca y formo una extraña esfera de color amarillo. Alexa tomo a Rio y a la Abuela, se introdujo debajo del Tánatos y se escondió detrás de una de sus piernas. Kup mastico la esfera amarilla y una encandecente onda de calor cubrió todo el luga. El propio aceite que estaba en el suelo estab siendo incinerado junto con las plantas y todo lo que hubiese en esa jungla. Tánatos hiso unos ajustes y formo un campo de energía alrededor de él.

Para cuando la onda se detuvo, toda la jungla había sido quemada por completo y mucho vapor salía del suelo. Tánatos emitió un par de rayos de corto circuito de su cabeza y fue entonces que su escudo cayó.

- Kurrrrr-

Tras emitir ese sonido, Kup desapareció de la vista de todos y reapareció delante del Tánatos, salto varios metros y cayo justo sobre su lomo, arranco las ametralladoras con sus manos, las arrojo y golpeo el centro del robot y le perforo lo suficiente para que su puño se adentrara dentro de él, al poco tiempo, todo el metal del Tánatos se torno de color rojo y todo dispositivo que tenía en su interior comenzó a destruir. Tánatos cargo su cañón y justo cuando iba a dispararlo, Kup alargo su cabeza como si fuera una serpiente y mordió el pequeño cañón, lo arranco de una mordida y lo escupió al suelo.

Alexa volvió a tomar a la abuela y a Rio y corrió fuera de ese lugar, el calor estaba haciendo que todos los tornillos y engranes del Tánatos salieran disparados como un juguete inconcluso. Tras unos segundos, hubo una explosión y cuando todo se disperso, no encontraron a nadie. Alexa estaba a más de un par kilómetros del lugar y apenas creía lo que veía, ese extraño monstruo en el que Kup se transformo, acabo con ese enorme robot en cuestión de minutos.

- ¿Qué era eso?- dijo Alexa.
- No tengo idea- respondió Rio, aun en su mano derecha.

En el centro de un gran cráter, se encontraba Kup como humano nuevamente, desnudo, aun inconsciente y con un par de lágrimas bajando por su rostro, por primera vez en su vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
chainsaw

avatar

Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 13/06/2010

MensajeTema: Re: Gaia Destruction   Mar Jul 13, 2010 3:50 pm

pues que puedo decir, ya espero mas participacion de apeman, no he podido leer los fics por estar ocupado, y ya deje de postear en dz porque parece ser que hay problemas haya, o nose, el foro esta abandonado, nose si le siga, recien subi el otro cap haya, pero bueno, solo paso a dejar mi huella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jack

avatar

Mensajes : 562
Fecha de inscripción : 14/06/2010
Edad : 28
Localización : ¿Realmente importa?

MensajeTema: Re: Gaia Destruction   Vie Jul 16, 2010 11:03 pm

En un enorme cuarto oscuro, encontramos una gigantesca mesa redonda, en el centro de ella hay una especie de globo terráqueo de hasta 5 metros. Cuatro personas caminaron hacia la mesa, movieron las sillas y se sentaron en ellas. Una luz se encendio justo en el centro de la mesa e ilumino el globo. Uno de los hombres que estaban presentes, puso sus pies sobre la mesa y bostezo fuertemente.

- Why is that pendejo tardando so much?-
- Cálmate, todos aquí somos generales del ejército… si el Sr. Hal Yaggadrasil quiere llegar tarde, llegara tarde y nosotros sus vasallos aguataremos- dijo una voz vieja y tosca.
- Me gusta esa actitud, la falta de respeto demuestra que no tiene miedo-

Toda la habitación se ilumino, revelando un gigantesco cuarto con mapas en todas las paredes, un gran estandarte de una lanza rodeada por un círculo de estrellas y sobre el globo terráqueo una gran pantalla de alta definición. El rubio de la armadura de dragon comenzó a caminar hacia la mesa y al llegar se sentó justo entre los 4 generales, miro el globo terráqueo y le apunto con su dedo a un gigantesco continente.

- Serena… comenzaremos la campaña pata conquistar a ese continente y modernizar a los salvajes que habitan en él-
- Mi señor, Hal Yaggadrasil hijo de Hal Sogg, descendiente de Hal Matriach, ese plan es estupendo-

La iluminacion mostro a un anciano muy alto y delgado, tan delgado que sus brazos parecían un par de palos delgados y secos, su cara tenía un mostacho negro y usaba una gorra militar verde, traía un chaleco verde con varias medallas y usaba una falda escocesa con un pequeño cuchillo y unas zapatillas blancas informales. Hal Yaggadrasil mira al anciano y suspiro, ese viejo solo le chupaba las medias cuando le era conveniente y resultaba muy molesto tener que vivir con su vida de lamebotas eterno.

- Wueno… if you ask me, esto eta lleno de Bullshit… como vamo a ataca that fucking shit without getting rapped? Recuerden que ejos cabrones tiene magicians and alchemist y eje tipo de bullshit-

El general que tenía sus pies sobre la mesa tomo la palabra, era un hombre joven probablemente no mayor de los 30 años, de piel negra, lentes oscuros, rastas que llegaban hasta sus talones y vestía un uniforme militar blanco, gorra blanca con la insignia de la lanza, un chaleco blanco que estaba abierto en el pecho revelando un par de bien tonificados pectorales, pantalones blancos y un par de zapatos de cuero blancos con suela de color amarilla.

- Me alegra que preguntes, ¿recuerdan el proyecto Mjolnir?-
- No me digas que vas a reiniciar ese proyecto… recuerdo que tú mismo dijiste que era la pesadilla de todo físico y que podía poner en peligro al mundo entero- dijo Oppenhaimer.
- Descuida Richard… no tengo pensado reiniciar nada, porque ese proyecto ya está terminado y esperan mis órdenes para usarlo- dijo Hal.

Oppenhaimer abrió sus ojos en shock y trato de olvidar lo que sucedió la última vez que usaron al Mjolnir, fue una catástrofe que se vio desde la atmosfera y se dice que su rugido hiso que el mundo entero temblara. Otro de los generales levanto su mano, Hal Yaggadrasil le miro y le hiso una seña positiva con su cabeza. El general se puso de pie, era una mujer de cabello rubio, pequeña de estatura, usaba un uniforme militar azul lleno de medallas y una boina con el símbolo de la lanza, tenía un parche en su ojo derecho.

- Yo quisiera saber si una vez que usemos a Mjolnir, haremos alguna especie de ataque sorpresa sobre alguno de los 3 reinos restantes, porque es bastante obvio que el reino que sea impactado será destruido por completo- dijo la mujer.
- No, al menos no hasta que haya pasado un tiempo, dejaremos que el viento arrastre el veneno de Mjolnir por todo el continente, después tomaremos las decisiones necesarias para limpiar el lugar-
- Sounds good pa mi… vamo a pichasear a esos motherfuckers-
- Siendo así, quiero que cada uno de ustedes preparen sus batallones y este listos para cuando de la orden, de aqui en menos de un par de meses, atacaremos a Serena- dijo Hal.
- General Xelenion Apeman acepta- dijo el general negro.
- General Richard Oppenheimer acepta- dijo Oppenhaimer.
- General Jackael Piers acepta- dijo el anciano.
- Generala Claudia Ovet acepta-
- Una vez aceptado los términos para la declaración de guerra, se termina la reunión- dijo Hal.

Tras decir esto, todas las luces se apagaron y la imagen de una antena parabólica se mostro ante ellos en la gran pantalla que tenían en la mesa.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tras unas horas de haber destruido al Tánatos, Kup ahora viajaba sobre la espalda de Alexa, completamente dormido, con el pequeño overol de Rio cubriéndole las partesnobles y echando baba sobre la pobre mujer… otra vez. Alexa cerró sus ojos y emitió un sonido de asco seguido de que su piel se pusiera como de gallina, realmente que odiaba las cosas babosas y asquerosas como cualquier secreción del cuerpo que no fuese sangre. Tras caminar varios metros por la incinerada jungla, por fin llegaron a una gran estepa verde llena de césped, varios arbustos y vientos muy fuertes.

- ¿Cómo es posible que exista este lugar tan cercano a Ciudad Industrial?- dijo Rio.
- No tengo idea, pero una vez que lleguemos a “Ciudad Investigación” nos encontraremos con mi contacto y podremos abandonar este continente- respondió Alexa.
- ¿tu contacto?... ¿Qué hacias en Ciudad Industrial, jovencita?- dijo la abuela.

Alexa no contesto y ni siquiera siguió avanzando, se detuvo unos segundos despues de la pregunta y dejo caer el cuerpo de Kup en el suelo. La abuela miro a Alexa confundida y al mirar hacia adelante, abrió su boca y dejo que su quijada tocara el suelo. Delante de ellos se encontraba una manada de animales gigantescos, grises y mal olientes.

- Ta… Taurontes- dijo la Abuela.
- ¿Tau que?- dijo Rio.
- Son esos monstruos… hace 20 años una manada le provoco pérdidas millonarias a los directores de Ciudad Industrial, muchos esclavos y soldados murieron y hasta se necesito de más de 4 Tánatos para detenerlos- respondió la abuela.

A diferencia de los Rinocerontes o lo grandes Toros que estamos acostumbrados a observar, estos enormes animales de hasta 15 metros de altura con 7 de ancho, son una especie de cruce entre ambos, su cuerpo esta hecho de capas y mas capas de músculos, tienen 3 cuernos en su rostro, uno muy grande sobre su nariz, uno mediano entre sus ojos y uno muy pequeño en su frente, para rematar, tiene un par de cuernos como de toro justo detrás de sus orejas que apuntan hacia adelante.

- ¿Qué hacemos?- dijo Rio.
- Bueno, los Taurontes son criaturas ciegas, usan visión termal para detectar a sus enemigos y con su lengua calculan la distancia que deben tomar para una embestida poderosa, por ende si no hacemos mucho ruido, lo mas probable es que ni se fijen en nosotros- respondió la abuela.

Alexa sujeto a Kup del pie derecho y comenzó a arrastrarlo por el suelo, hasta que su cabeza se golpeo con una pequeña piedra, hiso el típico sonido de “auch” y de repente todos los Taurontes dirigieron sus cabezas hacia los 4.

- Bien hecho nieto- dijo la abuela.

Un Tauronte rugió fuertemente y a los pocos segundos, toda la maldita manada se volvió loca y comenzó a correr hacia ellos. Alexa sujeto a Kup y lo arrojo como una garrocha hacia el horizonte, tomo aire y corrió tan rápido como sus piernas se lo permitieron, sujeto a Rio y a la abuela y grito muy fuerte. Las pisadas de los Taurontes sonaban como bombas de mano explotando y producían pequeños temblores con cada pisotón.

- ¡No me voy sin luchar!- grito Alexa.

La pelirrojo saco su espada con su boca y ante la mirada de terror de Rio y la abuela, salto varios metros en el aire y moviendo su quijada golpeo el cuerno mas de uno de los Taurontes con su espada… cabe decir que a pesar de conseguir cortarlo, todos los demás se cabrearon y se lanzaron contra ella. Rio cerro sus ojos, la abuela repaso su testamento y Alexa mordió su espada con más fuerza, cuando los Taurontes estuvieron a escasos centímetros de aplastarlos, todos se paralizaron.

- ¿Qué?- dijo Alexa.
- ¡Ufff… eso si que estuvo cerca!-

Todos miraron a la derecha y encontraron a un hombre calvo, de piel negra, una barba candado, una camisa blanca, una gabardina negra y unos pantalones grises y sandalias negras. El hombre estaba formando un triangulo con los dedos índice y gordo de ambas manos y apuntaba con el triangulo a todos los Taurontes. Alexa dejo caer a Rio y a la abuela y camino hacia el Tauronte con el cuerno cortado, lo miro a los ojos y golpeo la frente de este con una sonrisa en su rostro.

- ¡JA… ¡¿Quién te tiene miedo?!-
- Oye, no tientes a la suerte, me estoy quedando sin energía por aquí, te recomiendo que te vayas ahora- dijo el hombre.
- Esta bien… ¿pero hay algún lugar donde podamos huir de estos monstruos?-
- Bueno, ve a mi casa, esta a solo unos cuantos metros, metida en el bosque-
- ¿bosque?... pero… aquí no hay…-

El extraño apunto con su cabeza hacia un pequeño grupo de arboles, pequeño en comparación con la gigantesca selva que habían atravesado, pero lo suficientemente grande como para camuflar la casa de ese sujeto. Claro, Alexa no sabia si confiar en él o no… pero que otra oportunidad tiene, a lo que la abuela le dijo, se necesita de mucho poder para parar a toda una estampida de ese tamaño… eso y además el sujeto que los salvo ya estaba sudando la gota gorda y se veía cabreado porque todavía no se movían.

Alexa hiso un saludo militar al sujeto, tomo a Rio como si fuera un muñeco y después se acerco a Kup, que estaba con los pies clavados en la tierra como una jabalina, lo saco y camino hacia el bosque. Una vez que se adentraron en los arboles y ya no era visibles, el extraño solto sus manos y los Taurontes volvieron a correr.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Era tan extraño, un bosque, una meseta, para resumirlo… verde… mucho verde justo al lado del lugar donde la tierra era tan pegajosa como el petróleo y el aire casi tan toxico como la radiación, no tenía mucho sentido y ninguno de los presentes lo entendía. De entre todos esos árboles, encontraron una pequeña cabaña hecha de troncos y una chimenea de piedra, al lado de la cabaña se encontraban unos cuantos troncos y un hacha clavada en el suelo.

- Mmm… ¿Quién era ese sujeto?-dijo Rio.
- No lo sé, pero nos salvo- respondió la abuela.
- ¡Ya estuvo!-

Al mirar hacia su derecha, encontraron al mismo sujeto, respirando profundamente y rápido, como si hubiese hecho un severo ejercicio. El hombre se limpio el sudor de su frente y les sonrió a sus invitados. Alexa desconfio en las intenciones del hombre, asi que volvió a clavar el solido cuerpo de Kup en el suelo, saco su espada y le apunto con esta a la cabeza del extraño.

- ¡GUO, GUO!- grito el hombre.
- ¿Quién eres?... ¿Por qué nos salvaste?-
- Mi nombre es Red Wellscraft y por favor… ¡Aparta esa maldita cosa de mi rostro!-
- No lo hare hasta que me digas tus verdaderas intenciones- dijo Alexa.
- Bueno, ¿acaso no eres Alexa Bundertal?- dijo Red.
- Si... ¡¿tu eres mi contacto en este continente?!-
- Si, ahora apartemos esa espada-

Red le apunto con su dedo y la espada comenzó a moverse por si sola, sin que Alexa hiciera algún esfuerzo y tras unos segundos, esta levito y después salió disparada como un proyectil contra el suelo, justo al lado del inconsciente Kup. Alexa parpadeo un poco y sonrio, ese tipo de poder solo le pertenecía a un tipo de guerrero o estudioso de Serena.

- Vaya, un mago- dijo Alexa.
- ¿un que?- dijeron Rio y la abuela.

- Un mago es un tipo de persona que consigue dominar el poder que rodea lo invisibles, pueden levitar, leer mentes, manipular los elementos y los mas poderosos hacen magia espacio temporal, pero me entro curiosidad… ¿Por qué el Rey Solomón enviaría a alguien del reino mágico a auxiliarme?- respondió Alexa.

- Jaja… veras yo no nació en Serena- respondió Red.
- Pero solo los de ese reino son capaces de…-
- … te equivocas, el poder para ser mago cualquiera lo tiene, solo se necesita voluntad y listo, yo soy el primer mago que no ha nacido en el reino de la reina Minerva CraftLove-
- Con razón… los reinos de Minerva y Solomon jamás se han llevado bien, o bueno, ya que nos encontraste… ¿Cómo tienes pensado sacarnos de este lugar?- dijo Alexa.
- Bueno… primero debo llevarlos a “Ciudad Investigación” y ahí les tengo preparado un barco que los llevara a Serena-

En caso de que te estés preguntando… el continente de Aralea dividido en varias ciudades estados que tienen autonomía entre sí, pero mantienen lealtad al imperio de la dinastía Hal. Cada una de ellas tiene a un general del ejército imperial a su mando y para pagar su independencia, cada una de ellas funge una función específica para el imperio: Industrial es esclavista pero es la que le saca el mejor provecho posible a los recursos del continente, Investigación es una ciudad hecha solamente para los avances científicos, Militar fue creada para concentrar todas las fuerzas en un solo punto y por ultimo tenemos a Ciudad Capital, el sitio mas importante del esplendoroso imperio Hal.

Red se rasco la cabeza y se puso de pie, era poco lo que podía hacer por esa gente, pero iba a hacerlo por honor, porque es lo correcto y porque le pagaron bastante bien como para no ayudarles. El silencion fue interrumpido por un tenebroso sonido de ahoga que emitió Kup, sus ojos aun estaban en blanco pero sus manos se sujetaban su propio cuello como si hubiese tragado veneno.

- ¡Hermano!- grito Rio.
- ¡Kup!- dijo la abuela.

Kup se arrojo al suelo de rodillas y abrió su boca, lentamente comenzó a vomitar hasta que de su boca salió un pedazo de metal muy grande. Al revisar más de cerca, notaron que Kup había vomitado a Hefestos. El muchacho comenzó a respirar lentamente y después, volvió a caer dormido en el suelo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Varios Kilómetros al norte del continente.

En medio de un mar tormentoso, un enorme portaviones se mueve al ritmo del oleaje. Un relámpago golpeo la plataforma y dejo una mancha negra y uno que otro avión en llamas. Mientras los marineros trataban de apagar las llamas que estaban en la cubierta, en el interior del portaviones se encuenra un pequeño cuarto con calefacción, muchas botellas de vino, varios libros y un televisor de pantalla plana, el dueño de la habitación tomo un trago de una botella de vino tinto y lanzo una risotada al darle vuelta a una página de un libro que tenía en mano.

- ¡JAJAJAJA… estos mother fuckers están bien loco-

La puerta de la habitación se ario y un marino entro en ella, hiso el saludo militar y dijo:

- ¡Señor, lo encontramos!-
- O Fuck… i hate when utede me interrumpen-

El dueño de la habitacion revelo tratarse del General Xelenion Apeman, mejor conocido como la pesadilla de metal. El General camino por los pasillos hasta salir a la plataforma de despegue, miro a su alrededor, todos esos patéticos marinos tratando de apagar el fuego con baldes de agua y sus pequeñas manitas, eran tan débiles, tan pequeños y pateticos. Apeman tomo aire y soplo contra el fuego, este se apago de inmediato.

- Dejen que arda… if that bullshit doens´t vuela para tomorrow… lo enviamo a la charrateria-

Un relámpago volvió a caer y este golpeo a Apeman justo en su cabeza, todos los marinos cerraron sus ojos y algunos hasta sonrieron de felicidad, mas esa sonrisa no les duro ya que a los pocos segundos, Apeman estaba ahí sin un rasguños y con un poco de humo saliendo de su cabeza. El General hiso un aro de humo con su boca y sonriendo se fue caminando hacia el borde del portaviones.

- So there it is… vaya problemas me has dado and you are being protected por Samaheda el Tiburon legendario-

A unos cuantos metros del portaviones, se encontraba una gigantesca roca que estaba justo en medio del mar y sobre la roca, un pequeño recipiente de cristal con una katana dentro. De entre las aguas surgió una enorme aleta de tiburón, tan grande como un tanque de guerra. Apeman sonrió y miro a sus marinos, todos estaban asustados y ninguno parecía estar interesado en bajar aun estando armados.

- Cobardes-
- Lo sé señor… ¿desea que lo acompañe?-

Un hombre musculoso, de cabello largo y negro que llegaba hasta su cintura y que solo usaba un kimono rojo se paró a su lado y miro al general. Apeman se rasco la nuca y le sonrio, siempre podía confiar con su más preciado bien humano, el capitán Roderick Susano de la división desarmada.

- No hará falta, my good friend, yo mismo iré a patearle su fishie culo-

Otro relámpago cayo y al siguiente instante, Apeman ya estaba el aire, dio un giro de 360 grados y se clavo justo en el océano. Una vez bajo el agua, miro a su alrededor y encontró a un enorme tiburón gigante, tan grande que solo alcanzaba a ver su cabeza, sacando cálculos tal ves era de unos 60 metros en total. Apeman se trono los nudillos y sonriendo le saco el dedo del centro al enorme tiburón.

- Jajaja is bigger than a ballena azul… esto será divertido, Come here nigger-

Samaheda se movió como un torpedo a máxima velocidad, cortando inclusive el agua que tenia a su alrededor. Apeman sonrió y cuando la cabeza de Samaheda estaba a pocos metros de él, le lanzo un puñetazo directo al hocico. El monstruo marino dio un par de vueltas en el agua y choco contra un arrecife de coral que se encontraba en la parte baja de la roca. Apeman sonrío nuevamente y le apunto con su dedo índice izquierdo, de su antebrazo salieron un montón de pequeños cables que fueron disparados hacia Samaheda, al hacer contacto con la piel del gigantesco tiburón, comenzaron a descargarle una gran cantidad de voltios por todo el cuerpo.

- Vamos… no eres tan débil-

El tiburón se sacudió y removió todos los cables, miro hacia arriba en donde Apeman y abrió su boca, dos pequeños agujeros carnosos se encontraban cerca de su mandíbula y a los pocos segundos una fuerza invisible golpeo a Apeman y lo mando a volar fuera del agua, varios metros sobre el mar.

- Mmm… un disparo de aire comprimido… no problemo-

Samaheda salto y abrió sus mandíbulas, disparo un segundo chorro de aire comprimido la diferencia es que esta vez, Apeman junto sus brazos y se cubrió del ataque formando una “X” delante de su pecho. Tras defenderse del ataque, Apeman miro enfadado al tiburón, estiro sus brazos y de sus manos surgieron un par de cierras circulares, se lanzo dentro de la boca del monstruo marino y mutilo por completo los agujeros.

Ambos volvieron a caer dentro del agua, pero esta vez esta se tiño del rojo de la sangre de Samaheda. Una ola golpeo el portaviones y de la ola surgió Apeman cubierto por la sangre del animal, se lamio los labios y sonriendo se dispuso a observar la sangre que parecía bailar con la marea.

- ¿todo listo, señor?- dijo Susano.
- Not yet… el bato acaba de llamar a sus amigos- respondió Apeman.

Tres enormes tiburones megalodontes de 30 metros de largo surgieron de las aguas. Apeman comenzó a reírse tan fuerte que opacaba el ruido de los relámpagos, esto era un reto, esto era el motivo para el que nació, el despedazar a sus enemigos con sus manos y darle batalla hasta el ser mas poderoso del planeta Gaia. El general tomo aire e inflo su pecho hasta deformarlo, acto seguido abrió su boca y pareció gritar, salvo que no salió ningun ruido de su boca y sin embargo, todos los tiburones estaban volviéndose locos y atacándose entre si.

- ¿Qué rayos es esto?- dijo un marino.
- Es un onda ultrasónica que emite el general Xelenion Apeman, ese hombre tiene mas poderes de lo que puedas imaginarte, tantos que le darían pelea a ejércitos enteros, por eso lo llaman la cabecilla de la invasión… porque es el primero en atacar al enemigo, sin importar el numero y es el ultimo en dejar de golpear al enemigo, es la primera línea de defensa del imperio- respondió Susano.

Los pedazos destazados de los megalodontes salieron flotando en el agua, Samaheda surgió una última vez y salto sobre la plataforma de despegue del portaviones, Apeman sonrío y mostro sus colmillos con chapas de oro, salto y golpeo al enorme monstruo justo en el estomago, este se partió en dos, su aleta cayó en el agua y la mitad de su cabeza quedo en la plataforma.

- Well… pareciera que tenemos la cena lista- dijo Apeman.
- Si señor… enviare a un helicóptero para que enganche el cristal que tiene a Kusanagi dentro, no dejare que nadie pierda sus brazos por no ser los dueños de Hefestos- dijo Susano.
- Sounds good… aaa… y será mejor que te acostumbres a ver monstruos como ese, las armas legendarias están protegidas por mother fuckers como esos-

El general camino hacia el interior del portaviones nuevamente, habia dejado perdida la pagina de su comic favorito e iba a terminarlo pronto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
chainsaw

avatar

Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 13/06/2010

MensajeTema: Re: Gaia Destruction   Lun Jul 19, 2010 2:58 pm

listo, buen cap, esperaba a apeman, es rudo como siempre eh dicho, a ver que mas hara, esperare mas de sus aventuras, lol.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jack

avatar

Mensajes : 562
Fecha de inscripción : 14/06/2010
Edad : 28
Localización : ¿Realmente importa?

MensajeTema: Re: Gaia Destruction   Dom Jul 25, 2010 8:08 pm

Algunas aclaraciones:

El planeta donde estan se llama Gaia y los continentes mencionados hasta ahora han sido solo 2... Serena y Aralea.

Los personajes estan en Aralea y si, ese continente es muy pequeño, del mismo tamaño que Europa occidental. Mientras que Serena por el otro lado, es mas grande que Pangea XD

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un ave se poso justo en un árbol de pétalos rosas, un cerezo. Este es el único árbol que se encuentra en toda la meseta y puedo asegurarlo, ya que ha diferencia del pequeño grupo de arboles que rodeaba la pequeña casa de Red, este árbol producía unos extraños frutos tan pequeños como la pupila de un bebe. Cada 2 horas, uno de esos frutos caía en el suelo y se partía, liberando unas extrañas plumas blancas que volaban con el viento.

Justo cuando el grupo de fugitivos se detuvo frente al cerezo, Red hiso una pausa con su mano y miro el árbol.

- ¡Esperen!-
- ¿Qué sucede?- dijo Alexa.
- ¿ven ese árbol?-

Los antiguos esclavos posaron sus ojos en ese árbol, Kup habia despertado de su inconsciencia después de haber vomitado a Hefestos, ese árbol de color rosa era hermoso, en ningún lugar cercano a Ciudad Industrial se podían encontrar ese tipo de cosas. La mente de Kup divago por un rato y fue entonces que se le aparecio la imagen de un árbol de llamas y las palabras de Oppenhaimer resonaron en su mente.

Quema todo eso, no queremos inspirar ideas revolucionarias

Todos los arboles de CI fueron quemados para evitar un alzamiento idelogico, ya que se sabe que la belleza inspira a la gente. Red sonrió y toco el tronco del árbol.

- ¿saben por que hay tanta vegetación en este lugar, aun estando justo al lado de CI?- dijo Red.
- No, por favor explícate- dijo Kup.

- Porque… hace muchos años, CINV creo una fuente de energía renovable para mantener sus experimentos en un continuo total, sin interrupciones, como consecuencia, se creo un residuo toxico que afecto a todo este lugar… yo era un joven que practicaba hechizeria para aplicarla a la ciencia moderna, fue así que tras años de investigación desarrolle un suero que al evaporarse, permitía que la fotosíntesis en un nivel mas avanzado y rápido, dejándolo en un estado natural… el primer árbol que nació de ese suero, fue este cerezo- dijo Red acariciando el tronco del árbol.

- Vaya… ¡Ese suero daría mejores condición de vida a los de CI!- dijo Kup.
- No te hagas ilusiones… los de CINV me desacreditaron y me empujaron fuera de la comunidad científica por considerarlo un método “New Age” sin sentido-

El viento soplo con fuerza y movió el cabello de Alexa al punto de dejarla sumamente despeinada. Kup se cubrió con una mano y noto que Red estaba corriendo contra el viento, sin perder mas tiempo lo siguió corriendo hasta llegar a un enorme precipicio, de unos 200 metros de altura y en el fondo de este se veían un montón de lagunas y cascadas que bajaban por las paredes de pequeñas quebradas. En medio de todo ese paisaje, flotando sobre la laguna mas grande de todas, se encontraba un extraño edificio gigantesco con forma de capullo de rosa.

- ¡Increíble, es más bonita que CI!-grito Rio.
- ¡Todo es más bonito que CI, nieto!- respondió la abuela.
- ¡Una vez dentro, los llevare a un puerto subterráneo y conseguirán el bote que los llevara a Serena!- grito Red.

El viento hiso que le cabello de Alexa golpeara a Kup y este trago un par de pelos de esta. Alexa se sonrojo y saco su cabello, miro a Red enfurecida y grito:

- ¡¿de dónde rayos viene todo ese viento?!-
- ¡YA LO VERAN, AHÍ VIENE!-

De repente, delante de ellos surgió un gigantesco vehículo de metal reluciente y con la forma de un bulbo, con 4 turbinas en su parte inferior y una extraña cabina en donde se veía al piloto saludar con una sonrisa a sus espectadores. Kup sonrió tan fuerte como pudo, era el primer gesto de amabilidad que veía en su vida, fuera de otro esclavo.

- Vamos, ese vehículo nos llevara directamente a la ciudad - dijo Red.

Una compuerta se abrió y todos dieron pasos dentro del lugar, era como estar en un autobús, pero con ventanas que dan al barranco y ofrecen una panorámica imagen de todo el valle. Kup pego su rostro a la ventana y le pregunto a Red:

- ¿Cómo se llama este valle lleno de lagunas?-
- Se llama el Valle del Inicio… fue aquí donde el primer soberano del Imperio llego después de ser expulsado de Serena- respondió Red.
- ¿expulsado?- pregunto Alexa.
- Hace miles de años, Hal Matriach fue expulsado Serena por traicionar a su reino y llego a Aralea en un pequeño barco, fundó la CINV y con los habitantes de este continente se creó la primera etapa del imperio- respondió Red nuevamente.
- Impresionante- dijo la abuela.

La nave voló hasta llegar a un hangar repleto de naves iguales, de todas ellas bajaban varias personas, todas usaban el mismo tipo de vestimenta, una extraña bata que cubría todo el cuerpo y zapatillas azules, curiosamente, tenían colores en el cuello que variaban entre rojo, amarillo y verde. Kup bajo de la nave y miro a su alrededor sorprendido, habían grúas por doquier y gente sonriendo, ansiosa de trabajar.

- ¡Esto es algo único, de donde yo vengo todos queremos dejar de trabajar!- dijo Kup.

Unos extraños autobuses subían a todos los recién llegados y se iban por calles transparentes, como si en lugar de cemento o asfalto, estuviesen hechas de plástico o cristal. Kup toco la superficie de esas carreteras, eran muy duras y para su suerte eran frías, ya estaba harto de las calles de metal que se tornaban rojas por el calor. Alexa sujeto a Kup del brazo y lo obligo a subir en el autobús y en el momento en que el vehículo entro en la ciudad… todos los presentes quedaron deslumbrados por su majestuosidad.

- ¡Este lugar es increíble!- dijo Rio.
- ¡Impresionante!- dijo Kup.
- Guau- dijo Alexa.
- Y pensar que CI es una porquería comparada con este sitio- dijo la abuela enfadada.
- Bienvenidos a Ciudad Investigación (CINV)- sentencio Red.

Todos los edificios eran enormes y cambiaban de color entre verde, turquesa y blanco. Habían pantallas con estadísticas, reportajes de canales de ciencia, ingeniería, arquitectura e inclusive autopsias en vivo. Las calles trasparentes tenían aceras con extraños sillones que levitaban y traían a los ciudadanos de aquí para allá, evitándoles la molestia de caminar (y generándoles un estomago del tamaño de una vaca). En el techo de la ciudad, había un cristal que daba la localización de cada constelación y planeta descubierto por los astrónomos de la ciudad.

- ¡es… es increíble!- dijo Kup.
- Jaja… lo sé… y eso que debiste ver este lugar en su época de oro- respondió Red.

Alexa se fijo en una gigantesca antena parabólica en medio de la ciudad que apuntaba hacia el cielo. Red noto la fijación de la pelirroja, así que le dijo:

- No tengo idea de que sea… se que Ciudad Militar (CM) y CINV trabajaron en conjunto para su creación y es bastante obvio que eso me pone nervioso, aun si ese proyecto fue abandonado hace varios años-
- No lo sé… esa cosa me causa mala espina-

El autobús se detuvo justo frente a un enorme edificio que tenía un holograma de 2 metros en un pedestal del Emperador Hal Yaggadrasil mirando hacia el cielo. Cuando todos se bajaron, Kup fue el primero en correr hacia el holograma y leer el nombre del emperador grabado en la piedra del pedestal, creo que ese objeto era lo único de piedra en ese lugar.

- ¿este es el emperador?... ¿el dueño de los esclavos de CI?- dijo Rio.
- No… el no es el dueño de nadie- respondió Kup.
- Tu hermano tiene razón… sin embargo, si, ese es el emperador Hal Yaggadrarsil, hijo de Hal Sogg el emperador que forjo la paz con Serena hace 70 años, descendiente de Hal Matriach, fundador de la ciudad- respondió Red.
- ¿paz con Serena?- pregunto Kup.

- Hace unos 150 años, el imperio trato de expandirse y conquistar Serena, en esa época no tenían el tipo de tecnología avanzada que tienen hoy en dia y solo por ello fueron expulsados del continente… Hal Sogg decidió que debía terminar con la guerra que su padre había iniciado y fue con ello que todo termino y hubo paz- respondió Alexa.

- Si así es… ¿Por qué estás aquí?... ¿Por qué el interés de obtener las armas legendarias?- pregunto la abuela con un tono de voz que sin duda alguna revelaba toda intención que tuviese la pelirroja.

- Bueno… hace unos años, El imperio probo un arma que hiso que toda Serena se estremeciera y mi deber es obtener esas armas, reclamarlas para los reinos de Serena y mantener un balance con la nación Imperial- respondió Alexa.

- ¿Qué tipo de arma?- dijo Kup.
- Una que revelo una luz que se vio desde el espacio- dijo Red.

Un extraño robot con forma de araña se presento frente a ellos e emitió un sonido como de chillido, Red miro a la maquina y se disculpo con ella, como si fuera un ser vivo normal y después empezó a empujar a sus amigos, el robot agradeció mostrando una carita feliz pixeleada en un monitor que tenía en su lomo y en cada una de sus piernas surgieron unos cepillos y mucha espuma.

- ¿Qué pasa?- dijo Kup.
- No me gusta molestar a los Limpiatrones… los pobres no reciben paga y lo limpia todo aquí-

Red toco uno de los sillones flotantes que estaban en la acera y de repente una bola de algodón salió de este. La bolita de algodón se transformo en mas bolas de algodón y tras unos segundos, esas bolas se juntaron hasta formar 5 colchones y estos se juntaron hasta transformarse en un sofá de color rojo. Ante la cara de atónitos de todos los presente, Red solo pudo sonreír. El sofá los llevo por un tour general de la ciudad, la enorme e imponente “Ciudad Investigacion”.

- ¡¿Qué es ese edificio?!- grito Rio.

El niño apunto a un enorme edifico de hasta 300 metros con la forma de una cadena de ADN, delante del gigantesco edificio habían varios hologramas de la cadena de ADN y las personas con cuellos rojos entraban en ese lugar, alrededor del edificio habían edificios más pequeños que variaban entre los 4 pisos y los 50 pisos, todos con un símbolo distinto.

- Esa es la sección de Genética, medicina y biología de la ciudad… en sí, hay más 40 edificios donde se desarrollan cientos de experimentos genéticos y avances médicos… también hay una zona residencial para sus habitantes, calculo unos 500 o 550 trabajadores en esta parte de la ciudad, el gran edificio es la zona administrativa de esta sección y es donde se llevan a cabo los proyectos más importantes de la ciudad- respondió Red.

- ¡¿Qué hay de ese lugar?!- grito Kup.

Del otro lado de la calle se encontraba un enorme edificio del mismo tamaño que el anterior, este tenía la forma de la tabla periódica y al igual que el anterior, tenia imágenes holográficas de lo que parecía tratarse pepitas de oro, lingotes de plata y un tubo de ensayo.

- Esa es la zona de investigación cibernética, ahí se analizan las reacciones del cuerpo humano a ciertos elementos… no es como la alquimia, pero se acerca-

Si bien la ciudad tenia miles de edificios por doquier, algunos grandes otros medianos pero ninguno pequeño, mas allá de esos que habían sido descritos, todos los demás eran para entretenimiento, centros comerciales, bares y discotecas. El sofá floto hasta una zona donde se encontraban varias cajas metálicas de 5 metros de alto y de casi 8 de ancho, sobre las cajas habían extrañas antenas.

- Son generadores de energía, síganme- dijo Red.

Tras caminar entre todas esas cajas metálicas, llegaron a un lugar donde un extraño robot con forma de serpiente y un solo ojo rojo que funcionaba como escáner, protegían una extraña puerta de metal con forma de engrane. Red se le acerco y mostro una extraña placa al escáner, el robot emitió un sonido que parecía tratar de imitar el “Autorizado” de la voz humana. La puerta se abrió y todos los presentes dieron paso dentro de un túnel oscuro.

- Vamos- dijo Red con un tono más serio.

El túnel tenia agua en el suelo y cada paso mojaba los pies de los presentes, tras recorrer una larga distancia, llegaron a un zona rocosa que comunicaba el túnel con una caverna y dentro de esta, un rio subterráneo muy caudaloso con un pequeño bote.

- Este lugar es un rio que está bajo la tierra, en cuanto suban podrán irse de este lugar- dijo Red.
- ¿Por qué no irnos ahora?- dijo la Abuela.
- Porque todavía falta ir por la segunda arma que esta en este continente y es precisamente que vinimos a esta ciudad- respondió Alexa.
- ¿otra arma?- dijo Kup.
- Si… Xelenion Apeman, el general y líder de esta ciudad encontró esa arma hace unas horas atrás y es nuestro objetivo robarla sin que las autoridades del imperio se den cuenta que fuimos enviados por los reinos de Serena-
- ¿entonces para que vinimos hasta aquí?- dijo Kup molesto.
- Porque en caso de que seamos descubiertos, al menos uno de nosotros pueda salvarse- respondió Alexa.
- ¿Descubiertos?... ¡¿de que estan hablando?!- dijo Kup impaciente.

Todos se mantuvieron en silencio y una pequeña ola golpeo un borde del bote, nadie quiso responder la pregunta de Kup, por mas molesta que fuera su berrinche.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
En otro lado de la ciudad:

Un gigantesco portaviones se estrello contra un barco de un puerto y lo hunde, todos los que están en el puerto miran enfurecidos y comienzan a gritar improperios contra la fuerza militar de Aralea. Las escaleras son bajadas y el General Apeman comienza su descenso hacia el muelle y es entonces que todos los gritos se detienen. Apeman mira a su alrededor y se estira lo mas que puede, ese viaje fue agotador.

- Well… i’m finally home, ahora me podre divertí- dijo Apeman.
- ¡Señor!- grito un soldado que se detuvo frente al general e hiso un saludo militar.
- ¿Qué pasa? Talk already, bato-
- Bueno… el general Oppenhaimer me ha enviado un comunicado, el dueño de Hefestos se dirige a esta ciudad y hay reportes que dan un alto porcentaje de que ya estén aquí-
- O fuck… i hate this… justo cuando etoy llegando me paja eto… figures-

Apeman chasqueo los dedos y del barco salieron corriendo varios marinos con cuadernos.

- Apunten eto… first, quiero que usen a todos lo robots de la ciudad para que vigilen el sitio, tenga special carefull con las zonas del desagüe, ese es un buen sitio para que un enemigo escape-
- ¡Si señor, apuntado Señor!- dijeron ambos marinos.
- Second, look for all the edificios que estén alejados de las zonas gubernamentales-
- ¡Si Señor, Apuntado señor!-
- Good… y lo último, i want a very especial escuadrón para proteger a Kusanagi, mi buen amigo el capitán Roderick Susano se hará cargo de formarlo-
- ¡SI SEÑOR, APUNTADO Y LISTO PARA EJECUTARSE SEÑOR!- gritaron ambos marinos.

Y ante la extrañada vista del soldado, los 2 marinos salieron corriendo tan rápido que parecían balas de ametralladora, una gota bajo por su cabeza y regreso su mirada a la de Apeman. El general miro hacia atrás y miro horrorizado el buque destruido, corrió hacia el barco y grito:

- Who did this to a ship in el muelle de mi adorada Ciudad?!... ¡Sea quien sea el que haya sido, i kick your ass, motherfuker, te hare pagar!-

Tras gritar eso, el general desapareció delante de los ojos de todos y desde luego, el dueño del barco se hecho a llorar con su cuerpo en posición fetal. El soldado se toco el brazo y suspiro, ese debía ser el general más extraño que sus ojos hubiesen tenido la desgracia de conocer y aun así, recordó lo que le dijo su general (Oppenhaimer) en Ciudad Industrial, “Apeman es el general más fuerte del ejercito, quisiera que evitaras todo malentendido, no quisiera tener que responderle después”.

- Es imposible… ¿o no?- se pregunto el soldado.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
De regreso con los héroes:

Todos se encontraban descansando en una pequeña taberna de la ciudad, era diminuta, tanto que en la barra solo cabían 3 personas estrujadas y solo habían 2 mesas, el cantinero era un robot que estaba pegado a la pared y se movía por una red de pequeños túneles hechos en la pared. Kup estaba sentado junto a Red, le bombardeaba preguntas para no tener que perderse en la ciudad, cosa que hacia sonreír al mago, sin duda alguna era muy entretenido ser toda una fuente de conocimiento para el curioso muchacho.

- ¡¿Hay maquinas que reciclan el aire más eficientemente que las plantas?!... GENIAL-grito Kup.
- ¡AAA… no hagas tanto escándalo!- dijo Alexa.
- ¡Lo siento, pero si es genial!-
- Jajaja- sonrió Red.

La puerta se abrió y 2 personas entraron en el bar. Una de esas personas eran un hombre gordo con googles, el típico traje de los habitantes de la ciudad y un cuello amarillo, la otra mujer era una jovencita de cabello rubio y ojos negros, al igual que el otro, ella era científica, pero traia consigo un cuello rojo. Red se puso de pie y les saludo a los 2, los cuales asintieron con la cabeza.

- ¿Qué sucede?- dijo Kup.
- Ellos son Riccku de la zona de investigación cibernética y Bob de la zona de genética-
- Mucho gusto- dijo Bob.
- Hola- dijo Riccku.
- Vayamos al grano- dijo Alexa acercándose a la mesa.
- Nosotros somos los asistentes de los líderes de los laboratorios más importantes de CINV- dijo Riccku.
- Somos su conexión en esta ciudad, les ayudaremos a entrar en el edificio más importante de la ciudad, tenemos la idea de que Kusanagi podría ser llevada a la zona de genética antes que a un banco o fuerte- dijo Bob.
- ¿Por qué?- pregunto Alexa.

- Porque Kusanagi es la más volátil de todas las armas legendarias, no sabría explicarte esto, pero de cualquier forma los científicos genetistas prefieren revisarla y averiguar su estructura antes que cualquier otra cosa… además, se sabe que las armas legendarias más que simples herramientas, son órganos externos de su dueño, si consiguen la secuencia genética de Kusanagi, encontraran a Kup y a Hefestos- respondió Red.

- El punto es que no podemos averiguar a cual zona del edificio la van a llevar, ya que ese lugar está dividido en varias secciones, no hay forma de hackear las computadoras principales y tampoco podemos acercarnos a los líderes de los proyectos y preguntarles donde van a poner a Kusanagi, se levantarían sospechas- dijo Riccku.

- ¿Qué podemos hacer entonces?- dijo Alexa.

Red sonrio y sus ojos brillaron como estrellas, Alexa trago saliva, esa mirada siempre simbolizaba el inicio de algo muy malo.

- Lo que debemos hacer es enviar a “alguien” al edificio de Cibernética, que este “alguien” se vuele el sistema de operaciones de todos los robots en CINV y con ello se hara un caos por doquier y desde luego, la seguridad del edificio será reducida drásticamente- dijo Red sonriendo y mirando matadora mente a Alexa.

- ¡YA ENTENDI, YA ENTENDI, ME TOCA A MI!-
- Es entonces que 2 de ustedes, Red que ya conoce el edificio y Kup, el dueño de Hefestos, entraran y robaran a Kusanagi, con suerte la misión habrá finalizado y no tendremos heridos- dijo Riccku.
- Bien… en ese caso, estaremos listos para…-
- ¡MOMENTO!-

Todos miraron a Kup, el cual había interrumpido a Alexa con un grito bastante poderoso. El joven moreno no se veía convencido con lo que estaba escuchando, el solo quería ser libre con su familia y no meter a nadie en problemas, Kup jamás fue del tipo aventurero y de hecho era muy conocido por su gusto por la paz y la tranquilidad.

- ¡No voy a seguir este jueguito y lo más importante aun, no meteré a mi familia en peligro!- dijo Kup.
- Kup… cállate- dijo Alexa.
- ¡¿Qué?!-
- Mira amigo… no es por hacerte enojar ni nada, pero esto no lo puedes evitar, Hefestos ya es parte de ti y si no lo complementas con las demás armas, el nunca te dejara vivir en paz- dijo Red.
- ¡No, no, mi abuela, mi hermano, no los puedo perder a ellos también!-

Una mano arrugada sujeto la mano derecha de Kup y al levantar la mirada, se encontró con su abuela. La anciana le sonrió tiernamente y le dijo:

- Escúchame Kup… te he visto crecer y se que eres un hombre de paz, un hombre valiente que rompe con los esquemas, inclusive los que te autoimpones, para poder proteger a sus seres amados-
- Abuela- dijo Kup.
- Lo que debes hacer ahora, ahora más que nunca, aquellos seres queridos que dejaste atrás te necesitan… esos esclavos esperan a un libertador y no se si ese libertador eres tú, pero si se que ese martillo no llego hasta ti por mero accidente-

Los ojos de la anciana no mentían, en ellos Kup encontró autentica fe, tal vez sea demasiada responsabilidad, pero sin mentirles, no hay nadie que conozca mejor el infierno que alguien que ya ha pasado por él. Kup trago saliva y miro a los demás…

- Lo hare-

Pero a diferencia de los demás que lo hacían por miedo a un enemigo miles de años mas avanzado… Kup lo hacia porque su abuela se lo estaba pidiendo, lo hacia para transformar esa ilusión en una realidad.

- Entonces, que descansen empezaremos todo mañana en la noche… muy probablemente las fuerzas de la ciudad ya fueron avisadas de su presencia así que… protéjanse sus espaldas- dijo Bob.

Y ambos científicos salieron del bar, Alexa noto que Kup evitaba contacto visual con toda persona que no fuera su abuela y fue entonces que se dio cuenta… si querían sacar esta misión adelante iban a necesitar proteger a esa anciana.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Gaia Destruction   

Volver arriba Ir abajo
 
Gaia Destruction
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» NECESÍTO UN FAVOR CHAVALES
» Inferno Guardians: Invasión de Gaia (tema cerrado)
» Capitul 2: Brother of Destruction
» El feroz entrenamiento de Isaac!!
» Gaia Denisse

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
The Fraternity :: Escritos :: Original Stories-
Cambiar a: